24.5 C
Pereira
miércoles, octubre 5, 2022

Sin fin la novela del pago de las estampillas

Lo primero que hay que decir es que en el 2017 el Aeropuerto Internacional Matecaña y la Operadora Portuaria (OPAM) celebraron el contrato de concesión, para el 2018 se realizó la liquidación oficial de las estampillas mencionadas que ascendía a los $10.055 millones aproximadamente, tomando como base gravable el valor total del contrato, según lo establecido en el estatuto tributario de Pereira.

Transcurridos 4 años desde la liquidación, OPAM no ha pagado las estampillas, situación que ha llegado hasta los juzgados, incluso ya hay un dictamen de segunda instancia proferido por el Consejo de Estado.

En entrevista con El Diario, James Fonseca, director de la corporación Vigía Cívica, aseguró que “en concreto el Consejo de Estado le dice al municipio de Pereira, entidad demandada por OPAM, que están probadas la oportunidad de la fijación del decreto, la legalidad del tributo, en fin todos los elementos que conforman el tributo, pero le dice que lo cobró mal porque debió haberlo hecho sobre la retribución que recibiría OPAM, en este caso es una retribución que recibiría un tercero porque el lío inicial del asunto es que en el estatuto tributario del municipio de Pereira no estaba contemplado cómo cobrar el impuesto de las estampillas cuando no fuera el municipio quien entregará la plata”.

Aunque este falló no señala que OPAM esta exento de pagar las estampillas, este concesionario pidió una aclaración al Consejo de Estado, en la que busca que le digan que no debe pagar este tributo, según dijo Fonseca.

Desde la Alcaldía de Pereira emitieron un comunicado en el que señalan que “los recursos por el pago de las estampillas no se han perdido, la Secretaría de Hacienda hará una nueva liquidación conforme al fallo del Consejo de Estado, que a la fecha asciende a $3.500 millones aproximadamente, correspondientes a la ejecución del contrato entre los años 2017 y el mes de junio del 2022, dejando claro que OPAM deberá seguir haciendo el pago por estampillas de la remuneración periódica al municipio de Pereira hasta el mes de agosto del año 2037”.

 

Argumentos
Según señalan desde la administración municipal de Pereira, entre los argumentos presentados pro OPAM estaban: Que el municipio no era la entidad competente para liquidar la estampilla. Que no había un procedimiento claro sobre el cobro de estampillas para contratos de concesión. Que no había una estampilla física adherida al contrato firmado en el 2017. La base gravable no era el valor total del contrato si no la remuneración periódica del mismo.

La respuesta a estos interrogantes, según información suministrada por la Alcaldía fue: El municipio de Pereira sí es competente de liquidar las estampillas. Sí hay un procedimiento claro para el cobro de estampillas en contratos de concesión. No se requiere estampillas adheridas a los contratos. El Consejo de Estado consideró que la base gravable no es el valor total del contrato, sino la remuneración periódica el mismo.

Para Vigía Cívica hubo improvisación del municipio de Pereira en el momento de firmar el contrato con OPAM, teniendo en cuenta el novelón que se está presentando actualmente con el cobro de las estampillas. “Desde el punto de vista de la corporación Vigía Cívica no deja de ser un atropello por parte de un socio que se ha vuelto incómodo por todas las situaciones que ha rodeado el desarrollo de este contrato, especialmente en el pago de las estampillas, ya que en nuestro concepto el comportamiento de OPAM no ha sido el más amistoso”.

 

Concesión polémica

Con el propósito de construir una nueva terminal de pasajeros en el aeropuerto Matecaña y otras obras, en Pereira se recurrió a una Alianza Público Privada, para que un privado hiciera la infraestructura mencionada colocando los recursos correspondientes para el proceso de construcción, a cambio recibiría en concesión el aeródromo. Desde que se anunció esta situación hubo una fuerte polémica en la ciudad, sin embargo en el 2017 se celebró el contrato de concesión.

Pero la construcción de la nueva terminal de pasajeros se extendió hasta el 2020, fue justamente el 30 de agosto de dicho año cuando se inauguró la nueva infraestructura cuando se vivía uno de los momentos más críticos de la pandemia del Covid.

Hay que recordar que la nueva terminal de pasajeros ha registrado algunos inconvenientes como la caída de chorros de agua al interior de la infraestructura y con uno de los puentes de abordaje.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -