23.4 C
Pereira
sábado, noviembre 26, 2022

El víacrucis de los marselleses 

Liliana Cardona Marín

Lo que tiene Marsella de hermoso y verde, lo tiene en igual medida en problemas viales, no es solo en la salida de Pereira, el paso por Combia o La Porcelana, de lo que ya mucha tela se ha cortado.

 

Se trata de las vías de sus veredas, de las dificultades que tienen los campesinos que día a día deben tratar de entrar abonos, semillas o alimento para los animales y que después se convierte en una cosecha que debe salir por el mismo tortuoso camino, para llegar a la mesa de los pereiranos que ni se enteran de la odisea.

 

¿Qué es lo que pasa?

Es innegable que la gobernación de Risaralda ha realizado algunas intervenciones viales en el territorio de Marsella, sobre todo cuando la salida del municipio quedó a través de Chinchiná. Hace poco este medio se enteró de que algunos campesinos marselleses podían salir a Dosquebradas a través de la ruta por la vereda La Argentina, pero esto cambió radicalmente hace casi un mes, cuando por un problema de aguas hubo pérdida de banca y solo quedó paso para vehículos pequeños.

 

La comunidad hace el trabajo que le toca hacer al gobierno local en gestiones, departamental en inversión y nacional en veeduría de los contratos. 

 

De Marsella a Chinchiná, a casi medio kilómetro del casco urbano, se encuentra el derrumbe de Milancito y que se podría catalogar como más problemático que el de La Porcelana, pero menos llamativo para los periodistas pereiranos. La población conoce de la presencia de una falla en el lugar y por eso no comprenden cómo le invirtieron recursos a ese lugar, en el que claramente se iban a perder.

 

Dos kilómetros después, está el otro problema por el cual los habitantes presentaron una solicitud desde antes de 2020, porque en esta zona requerían que les destaparan un box culvert o transversal, como ellos lo conocen. 

 

Los contratos 

La pavimentación de la vía hasta el río San Francisco, que son cuatro kilómetros quedó consignada en un contrato por $25 mil millones, en el que también quedaron incluidos que ese mismo consorcio al que le fue adjudicada esta importante suma debía hacer la vía de Frailes en Dosquebradas y otro contrato en Apía. 

 

El consorcio no ayudó a estos campesinos en su petición de despejar la transversal y por el contrario, según ellos, le echaron más tierra para hacer dos nuevas, una a cien metros y otra más abajo. La negligencia de no destapar el box culvert es lo que ha ocasionado los derrumbes y posterior taponamiento de la vía hace mucho tiempo.

 

Así les quedó, es un trabajo improvisado pero al menos da aviso de la anomalía vial.

 

En días recientes desde la Secretaría de Infraestructura, aseguran los denunciantes, se han hecho tomas con un dron para conocer la magnitud del problema. Una de esas nuevas canaletas no cuenta con los bajantes suficientes y el agua ya hizo su trabajo, lo que generó un movimiento de tierra bajo la misma. La comunidad desconoce el estado del contrato y qué fue lo que entregó el consorcio a la gobernación, porque nunca fueron invitados a una socialización de culminación de obras.

 

Afectaciones al comercio

Marsella es el segundo productor de plátano del departamento, el transporte de carga se hace por esa vía en busca de destinos como Antioquia, pero ante la situación los camiones deben hacer trasbordo de los productos a vehículos más pequeños o dar la vuelta por Pereira, con todos los inconvenientes que hay tras el cierre del puente Curtimbres y ni qué decir sobre la Romelia – El Pollo, lo que incrementa los costos.

 

No es deporte extremo, son los campesinos de Marsella, quienes arriesgan la vida ante el abandono estatal.

 

 

 

 

 

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -