26.4 C
Pereira
domingo, enero 29, 2023

Ríos, víctimas de la suciedad humana

En Colombia, según datos del Ministerio de Vivienda, solamente el 54,30% de las aguas residuales urbanas que llegan los ríos son tratadas. Esto hace que muchas de las cuencas de los ríos presenten un estado crítico.

Recientemente el Plan Nacional de Manejo de Aguas Residuales Municipales dio a conocer cuáles son las cuencas hídricas más contaminadas del país. Aunque la cuenca del río Otún y Consota no están entre las 5 más afectadas de Colombia, sí es una de las que está priorizada dentro del programa Saneamiento de Vertimientos (Saver).

Hay que tener en cuenta que para darle un respiro al Otún y al Consota, desde hace años se viene hablando de la construcción de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), sin embargo hasta el día de hoy no ha sido posible sacar adelante este proyecto.

Amenazas

Ramón Gabriel Aguilar, docente de la Tecnología en Gestión Ambiental del Politécnico Grancolombiano, señala cuales son las principales amenazas que afrontan los ríos en el país.

Asegura que “la principal problemática que tenemos en Colombia es que no comprendemos que los ríos son parte fundamental del crecimiento humano, se relacionan con los ecosistemas estratégicos desde su nacimiento, con nuestros páramos, con los humedales, con los acuíferos, con el ciclo hidrogeológico y con los océanos”.

Otro de los riesgos para estos cuerpos de agua tiene que ver con la contaminación química, que está asociada a actividades extractivas como la minería y que contamina no solo los ríos, sino también los suelos, el aire, e inclusive los peces que son consumidos por las personas.

Adicionalmente, están los 2.133 incidentes y derrames de hidrocarburos que se han presentado en el país entre 2015 y junio de 2022, según la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA). Esto fue comprobado gracias a expertos que analizaron las aguas de los ríos, sus lechos y los peces, al sospechar que un grupo de metales conocidos como elementos potencialmente tóxicos estaban causando consecuencias graves.

Así mismo recalcar que aproximadamente 9 mil toneladas de materia orgánica contaminante en muchos casos terminan siendo arrojada en los cauces de los ríos, así como las aguas residuales que llegan como si estos fueran el sistema de alcantarillado. El 90% de los contaminantes es transportado por los ríos al mar. Por ejemplo, el Magdalena es uno de los 20 ríos del mundo que más le lleva plásticos a los mares.

 

Mitigación de las problemáticas
A pesar de que el estado de ‘salud’ de los ríos en Colombia, entre ellos el Otún y el Consota, es crítico, se vienen efectuando algunas acciones que mitigan levemente estas graves situaciones.

Por ejemplo, en Pereira desde hace varios años se viene implementando el proyecto “Vivamos la Cuenca”, liderado por entidades como Aguas y Aguas y en el que la comunidad juega un papel fundamental en la concientización de la importancia de estos cuerpos de agua para la vida, llegando también a la zona urbana.

Así mismo se están realizando otras acciones para proteger la cuenca alta del río Otún. En entrevista con El Diario, el gerente de Aguas y Aguas, Leandro Jaramillo, manifestó que “seguimos haciendo monitoreo a la cuenca alta, estamos hablando de la cuenca más monitoreada del país, tenemos 17 estaciones hidroclimatológicas telemétricas lo que nos permite conocer en tiempo real el comportamiento de la cuenca. Tenemos 5.600 hectáreas dedicadas exclusivamente a la protección de la cuenca alta del río Otún, las cuales se suman a las de la Carder, Parques Nacionales Naturales, la Alcaldía de Pereira para tener alrededor de 26.000 hectáreas para la conservación y protección del recurso hídrico”.

A nivel nacional, según menciona Aguilar, para tratar este problema histórico, debe existir articulación entre las distintas entidades, pero a su vez se necesitan nuevas y estrictas regulaciones a las entidades públicas para que den soluciones a problemáticas como la minería y la deforestación del bosque que influyen en la degradación ambiental crónica que padecen los ríos. Además, se necesita una correcta gestión de la información, suministro de datos y elementos esenciales necesarios para tomar decisiones informadas y transparentes.

Y en cuanto a la población colombiana, el experto asegura que se requiere de una serie de acciones y programas educativos enfocados en la sensibilización ambiental, que generen un cambio de comportamiento que apoye los objetivos de acceso y beneficios equitativos sostenibles para la sociedad, a partir del uso del agua.

 

Túnel trasvase

Actualmente el río Consota está más limpio que hace unos años, esto por la construcción del denominado túnel trasvase que lleva las aguas residuales que caen a este cuerpo de agua hasta el río Otún, pero al pasar el líquido de un afluente a otro, no está acabando con la contaminación, lo que se hace es pasar de un río a otro el problema. Este proyecto será parte de una solución de fondo cuando se construya la PTAR.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -