19.4 C
Pereira
sábado, octubre 1, 2022

¿Por qué en Pereira?

Por: Danilo Gómez Herrera

Pregonero de tu historia

 

Ahora que nuestra ciudad llega a sus 159 años de fundación quiero compartir mis sensaciones sobre este terruño que aprendí a querer gracias al recio empuje de los titanes.

 

“Así no vamos a llegar a ningún Pereira”: esta frase viene desde la fundación en 1863, en los tiempos del arriero, la fonda y el carriel; y todavía se escucha en otros lares “como frase de batalla” para invitar al esfuerzo y lograr los objetivos. Lo más inquietante es que el estribillo ya se usa también en Pereira.

Cuando los dirigentes de la querendona y morena Pereira decidieron dotar a la ciudad de un Monumento al Libertador, hubo alegría y revuelo, pero la gran polémica se armó cuando se informó que sería un Simón Bolívar desnudo, al frente de la Catedral, así, al natural, como muchas veces montó el General a Palomo y tantos de sus ejemplares en su gesta libertadora.

Opinadores de América y Europa se pronunciaron frente al hecho, cada uno de ellos tomando partido, manifestando que la obra presidiría la plaza principal de una ciudad en Colombia llamada Pereira.

El escultor Rodrigo Arenas Betancur estalló en cólera cuando los mojigatos de la época le propusieron instalar la colosal obra en el Parque Olaya Herrera porque se consideraba un insulto a la moral ubicarlo frente a la casa de Cristo.

“Prefiero no hacerlo. Mi Bolívar debe quedar en la plaza principal para presidir todos los actos importantes que tengan lugar en Pereira”, señaló el escultor, quien le dio forma al Monumento en su taller ubicado en México, desde donde fue trasladado hasta Buenaventura en barco, para su destino final en la Villa de Cañarte.

Han pasado décadas y el regalo que recibió la ciudad con ocasión de su Centenario en 1963 sigue siendo símbolo imponente para rendir honores al Libertador. Es un Bolívar distinto, libre, como tantas veces lo vieron en la monta de sus ejemplares, lejos del hombre ataviado del traje militar que preside muchas plazas en los países bolivarianos. ¿Por qué el Bolívar ubicado en Pereira es diferente? Porque así es Pereira.

 

En mi condición de periodista deportivo llevo 8 años laborando en Medellín en la emisora Múnera Eastman Radio. Expreso mi gratitud por permitirme desarrollar mi tarea aquí. Pero no me desligo de Pereira. Y no hay que escarbar mucho en la memoria para compartir con mis lectores algunas pinceladas de la ciudad que me vio crecer y que ahora está cumpliendo 159 años de fundación.

 

La Villa de Cañarte, la casa del padre Valencia y del poeta Luis Carlos González.

 

 

Pero no solo hay hechos del lejano pasado que pintan a la clase dirigente de Pereira. Hoy la ciudad disfruta del más hermoso y funcional estadio de fútbol, el mismo que fue construido para los Juegos Atléticos Nacionales de 1974. Su deterioro fue evidente con el paso del tiempo. Cuatro décadas después de su inauguración fue sometido a renovación para el Mundial de fútbol sub 20 en el año 2011.

 

Allí estuvo la gestión de hombres como John Jairo Velásquez, el director de la sub sede y el Ingeniero Álvaro Daniel García, director de las obras. De todas las ciudades designadas en Colombia para ese evento orbital Pereira fue la que más aprovechó la ocasión para cambiarle la cara al principal escenario deportivo de la capital del EJE. Hoy tenemos el Monumental “Hernán Ramírez Villegas”.

 

Ahora que vemos en la camiseta del Deportivo Pereira el aviso del Parque Ukumarí es inevitable recordar que cuando surgió el Zoológico Matecaña en 1959, en nuestra ciudad se recurrió al civismo de sus gentes para dotar el nuevo parque de los animales requeridos. Y cuando se solicitó la ayuda, de inmediato los dirigentes del equipo Matecaña en aquella época aportaron el dinero para que fuera adquirido un tigre. Si señores, el Pereira aportó un tigre para el Zoológico Matecaña.

Muchas de esas especies fueron traídas desde México.

 

El Club Independiente Santa Fe se identifica con la imagen de su León “Monaguillo” que fue adquirido en el Zoológico Matecaña por Daniel Samper Pizano en 1975. El cachorro, que era el más hermoso de esa camada según me contó el veterinario Wilson Ospina, costó dos mil pesos, fue paseado con su imponente figura en el estadio El Campin durante algunos meses, y después de su muerte, permanece vivo en la memoria santafereña con los peluches de felpa que exhiben los hinchas cardenales.

 

Con estas pinceladas de historia sin un orden cronológico quiero resaltar ese impacto que causan: Pereira la ciudad, y Pereira el equipo en todo el país. Y un ejemplo claro de ello es que en 2019 cuando el onceno Matecaña ganó el torneo de ascenso hubo una manifestación general de aprobación y alegría por el regreso a primera división de este actor en la escena futbolera nacional.

El mismo equipo que les brindó la oportunidad a un gran número de futbolistas quienes tras lucir la divisa ROJIAMARILLA se proyectaron al fútbol internacional.

Mauricio “Chicho” Serna se inició en el Pereira en 1990, y una década después levantó la Copa Intercontinental de clubes con Boca Juniors de Argentina. Mientras tanto Jairo Arboleda figura como uno de los grandes futbolistas criollos con estreno en el Deportivo Pereira dirigido por César López Fretes en 1968. Los dos valores integraron la Selección Colombia.

 

El pereirano Alonso Zapata se convirtió en el primer Gran Maestro de Ajedrez que tuvo Colombia.

 

Pereira fue la primera ciudad que le cumplió al país al inaugurar los Juegos Nacionales de 1974 en la fecha señalada. Allí surgió aquella bella frase que decía…! Pereira nunca falla!

Y en 1987 Pereira fue la sede principal del Torneo de fútbol Juventud de América, bajo la dirección de Carlos Arturo Mejía Gómez, con un modelo de exclusividad en derechos de transmisión que dejó utilidades millonarias por primera vez. En aquella ocasión en Pereira nuestra Selección Nacional logró el primer título suramericano de su historia.

Siempre me he preguntado por qué en Pereira pasan estas cosas. Por qué la ciudad marcó hitos en su historia, el civismo por ejemplo, con unos dirigentes pioneros de una gran dimensión, quienes

generaron hechos relevantes, tantos, que no caben en este pequeño registro de nuestra querendona y Morena Pereira. Todo esto es en defensa de la memoria. Datos contra el olvido. ¿Por qué en Pereira se instaló la primera planta telefónica automática del país? Además, ¿Por qué en Pereira se han producido las mejores camisas del país?

 

Coletilla: ¿Por qué en Pereira? Sí señores, hasta el Papa Juan Pablo II dejó para la posteridad un hermoso saludo tras su visita pastoral en 1986, cuando expresó su emoción en el Aeropuerto Matecaña, respondiendo al cálido coro de los feligreses: “Juan Pablo, hermano, hoy te haces pereirano…adiós…”

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Al menos esperanzador

Miscelánea

Supositorios

- Advertisement -