26.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

Padre Nelson Giraldo Mejía misionero, cívico y polifacético al servicio del prójimo

 

Este servidor de Dios, es pereirano, nació el 7 de julio de 1954, es historiador, amante de su tierra natal, de la región cafetera y sus gentes, así como un fiel amigo y apoyo constante de los periodistas. Por su trabajo y compromiso con las causas sociales ha sido reconocido por la sociedad y ocupa un destacado lugar en su tierra natal y en el país. En el ejercicio de su labor pastoral ha sido sacerdote de la Diócesis de Pereira desde el año 1992, capellán de la Universidad Tecnológica de Pereira, de Indeportes, del Aeropuerto Internacional Matecaña, vicario de la Iglesia Nuestra Señora de la Pobreza Catedral de Pereira de 2008 a 2013. Párroco actual de El Divino Maestro desde el año 2003, capellán del Deportivo Pereira, vicario cooperador de la parroquia Santa Ana y a nivel internacional en la misión Ad-Gentes en Maputo, párroco de la Parroquia Nuestra Señora de las Victorias en Mozambique (África) entre los años 1993 a 1998, parroquia de San Patricio y la Catedral Cristo Rey de Johannesburgo South- África en el año 1998. Su servicio a la comunidad, liderazgo y entrega a los más altos ideales del cristianismo, al servicio de la comunidad y la ayuda al prójimo, le han valido el reconocimiento y aprecio de quienes lo han rodeado. Ha dedicado su vida al servicio de la gente, a los sectores más desfavorecidos, desde niño como Boy Scout hasta llegar a ser miembro de la corte de Honor Regional de la Asociación Scout, llevándolo esta vocación a Johannesburgo 8 años a trabajar por los desvalidos con las Naciones Unidas. Así mismo fue vicepresidente del Consejo Scout Regional Risaralda en el año 2010, fue capellán del Hospital Universitario San Jorge de Pereira en el periodo comprendido del año 2000 al 2008, presidente del Club Rotario de Pereira entre los años 2008 y 2010, además fue vicepresidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Pereira entre los años 2012 y 2015. Ha sido miembro distinguido de las Academias de Historia Pereirana y Eclesiástica, además ha realizado innumerables publicaciones de libros de su autoría durante los últimos 25 años.

¿Cómo recibe esta máxima condecoración que otorga el Congreso de Colombia?
Para mí fue una sorpresa muy grande que el senador Alejandro Corrales y Gabriel Jaime Vallejo pidieran este reconocimiento, solo me falta la medalla de la salvación si la merezco, yo no espero nunca que me reconozcan lo que hago, toda la vida me he dedicado al servicio, primero a Dios desde su llamado a convertirme en sacerdote, desde pequeño y en las instituciones que he prestado mis servicios respetando la filosofía de cada entidad, valoro todo lo que he aprendido, entregando mis servicios con lo que Dios me ha regalado. Gracias a Dios ya estoy sano, tuve complicaciones de salud debido a una celulitis infecciosa que tenía en uno de mis tobillos, desde principios de enero, pero ya superé cama, silla de ruedas, bastón y caminador, gracias a la ciencia médica y a los profesionales de la salud que me atendieron. Aprendí que del dolor viene la alegría de enfrentar esta situación, y qué bueno que lo sentí para comprender el dolor de los demás.

¿Quiénes han sido sus mentores?
Quiero resaltar a mi familia pereirana, a mi padre un servidor público en el Concejo Municipal, mi madre una dama de hogar, junto a nosotros sus 8 hijos, agradezco a mis padres por la formación cristiana, en valores, en amor por la patria, sentido de pertenencia por la ciudad, la comunidad, la familia, por engendrarme hacer el bien, Estoy agradecido con Dios por su llamado a ser sacerdote, a mi me ordenó Monseñor Darío Castrillón Hoyos y han sido mis obispos Monseñor Fabio Suescún Mutis, Monseñor Tulio Duque Gutiérrez y Monseñor Rigoberto Corredor Bermúdez, con el don de ese empuje, y del servicio a la iglesia que han tenido desde las misiones y con la evangelización para todas las gentes.

¿Qué es lo que más resalta de su trabajo?
Poder dar ejemplo con acciones, siendo muy niño me inicié en el grupo Scout, donde llegué a ser jefe del grupo N° 8 del colegio Salesiano y me formé en grandes virtudes, aprendiendo la Ley y guía Scout, practicando la buena acción diaria, sirviendo a los más necesitados y es gratificante haber acompañado a los muchachos que hacían su primera salida al campo. Recuerdo que sus padres y las directivas del colegio me los entregaban en la Plaza de Bolívar o en la puerta de mi casa y hoy son grandes profesionales y hombres de bien. Más adelante estuve como socorrista e instructor y jefe de campo en muchas de las actividades, en la Cruz Roja de Risaralda un año después de fundada, también estuve prestando apoyo en la Defensa Civil Juvenil, participé en la inauguración del Estadio Hernán Ramírez Villegas con los Juegos Nacionales; después como sacerdote voluntariamente me fui para la misión Ad-Gentes en Maputo, allí contribuí a la fundación de una Escuela, comencé alfabetizando con unas italianas a gente mayor de edad y hoy existe esta institución educativa y evolucionó a nivel superior, también estuve en Johannesburgo atendiendo a la comunidad portuguesa. En las instituciones que he estado en Pereira en servicio a la comunidad en el Club Rotario, en el espíritu de la verdad, de servir, a lo que corresponda en el mundo; actualmente soy el presidente del Consejo Scout Regional Risaralda, soy miembro fundador de la Academia Eclesiástica de Historia Baltasar Álvarez Restrepo en la cual soy el vicepresidente, soy miembro de la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica capítulo Bogotá de la cual mi presidente es el padre Diego Uribe Jaramillo y en las instituciones de muchos colegios y entidades educativas me convocan a hablar de historia.

¿De dónde nace el amor por la historia?
Desde siempre he querido la historia de mi ciudad, mi padre como gran lector me inculcó la lectura a mis hermanos y a mí desde muy pequeños, él conservó una historia de la ciudad muy bonita, yo me sentaba horas y horas en la biblioteca a leer libros de historia a ver fotos viejas y conocí a Pereira en un pequeño círculo, el Matecaña quedaba lejisimo, la UTP eran unos campos enormes, Dosquebradas eran mangas, Cerritos era solo unas cuantas casas, entonces he venido viendo el crecimiento de mi ciudad progresivamente, actualmente tengo una colección de más de 2500 fotos antiguas; y por eso he escrito varios libros, siendo capellán de la UTP, escribimos el libro titulado Visión Cosmopólita Jorge Roa Martínez, en colaboración con Álvaro Acevedo Tarazona y Diana Rodríguez en el año 2009. Pertenezco a la Academia Pereirana de Historia, donde he contribuido en la Revista Pindana de Zerillos con varios artículos de historia de Pereira, escribí también el libro Salve Regina, la historia de la patrona de la Diócesis de Pereira, también soy autor del libro titulado Antigua Cartago-Pereira – Catedral, tengo en preparación un libro al cual titulo ‘Tras la huella’, con motivo de los 70 años de la Diócesis de Pereira erigida el 17 de noviembre de 1952 y en la cual toma posesión Monseñor Baltasar Álvarez Restrepo en el año 1953 libro que aspiro publicar en este mes de noviembre. Mi mensaje es que hay mucho que compartir e investigar, la historia no para.

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -