Manifestantes estarían portando de manera ilegal indumentaria de la Cruz Roja

Desde 1859 la Cruz Roja viene realizando una labor humanitaria a lo largo de todo el mundo con el fin de brindar medidas de protección en favor a las víctimas de la guerra, su emblema ha sido utilizado de manera responsable por más de 160 años.

 

El pasado 20 de julio durante las manifestaciones, se presentaron varios inconvenientes de orden público en diferentes sectores de la ciudad donde lograron detectar personas que portaban vestimentas con la insignia de esta reconocida institución.

 

El Diario en entrevista exclusiva con el Presidente de la Cruz Roja Colombiana – Seccional Risaralda, Juan Carlos Toro Cárdenas, logró identificar que nunca se envió personal a intervenir en dichas manifestaciones, lo que según la ley se le puede catalogar como delito de guerra definido por el derecho internacional y los convenios  de Ginebra de 1949.

 

“El uso de nuestro emblema es único, exclusivo y restrictivo de personas autorizadas miembros de la Cruz Roja, porque este emblema que portamos con gran orgullo desde hace 106 años está protegido por leyes internacionales y nacionales”, expresa Toro.

 

“Nosotros ayer estuvimos en alistamiento, atentos a requerimientos y necesidades que se nos hicieran y que previo a verificación de que las condiciones son seguras para nuestro personal pudieran asistir, tuvimos 2 ambulancias, 2 camionetas y personal en sede atento y dispuesto a atender alguna necesidad, no se presentó un llamado al cual acudir, por tanto la Cruz Roja, no responde por la actuaciones de ese tipo de personas en la avenida la Independencia”, puntualizó el presidente de la Cruz Roja de Risaralda.

Por otro lado a nivel penal siempre se ha decretado este uso indebido de vestimentas de esta institución como un crimen de guerra siempre y cuando se sitúe en un escenario de conflicto internacional, por lo que una sanción de este tipo no aplicaría, pero si aplicarían sanciones por ser un hecho excepcional, que a la luz del derecho internacional humanitario, aqueja “que se “pierda la confianza ante las instituciones internacionales, que no haya una claridad a la hora de apoyar y ayudar a las víctimas o a los posibles ciudadanos y por ende que haya una deslegitimación del derecho internacional”, expresa Mónica Pérez Alarcón, consultora y docente en Derecho Internacional y Derecho Informático.

 

También indica la importancia de los emblemas en temas de atención humanitaria como lo es la Cruz Roja, en la que se tienen dos funcionalidades, “una de protección, respecto a las víctimas, población civil, grupos religiosos, medios de socorro y depende del escenario y cuando hablamos de un indicativo (en este caso Cruz Roja Colombiana) donde se indica que hace parte de este movimiento y además de esto tener una identificación plena de hacer parte de la institución y quien no la tenga por ende lo está haciendo de manera irregular”, puntualiza Pérez Alarcón.

Según lo indica el Artículo 143 del Código Penal Colombiano se podría referenciar esta situación a un delito de perfidia el cual indica que si dentro de un conflicto con el propósito de dañar o atacar a su adversario y simule o utilice indebidamente signos de protección como la Cruz Roja o la Media Luna Roja, la bandera de las Naciones Unidas o de otros organismos Intergubernamentales, podrá llevarse desde una multa económica hasta casi 10 años de prisión.

 

La Cruz Roja Colombia siempre se ha destacado por hacer presencia para la atención de todo tipo de situación de conflicto armado y de atención de emergencias por lo que indica puntualmente que no toma parte de ningún grupo en específico, labor que continuara desarrollando bajo su filosofía si así la situación lo requiere.

 

DATO

La conducta si se llegase a presentar el delito de perfidia incurriría a ir a prisión de tres (3) a ocho (8) años y multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes

 

FUENTES

 

Juan Carlos Toro Cárdenas

Presidente de la Cruz Roja Colombiana – Seccional Risaralda

 

Mónica Pérez Alarcón

Consultora y docente en Derecho Internacional y Derecho Informático y Jefe de Área de Ciencias Sociales e Investigación de la Universidad Libre.

Compartir