¿Vuelven las interceptaciones ilegales en Colombia?

Uno de los hechos más polémicos de los últimos años en Colombia, fueron las denominadas ‘chuzadas’; interceptaciones telefónicas a personajes de la política del país, de las altas cortes, entre otros.

Aunque este tema parecía superado, en los últimos días un medio de comunicación nacional, dio a conocer una información en la que supuestamente integrantes de las Fuerzas Militares del país, estarían realizando este tipo de acciones delictivas.

En su visita a Pereira, el ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo, se refirió a este tema y aseguró que “desde el Ministerio de la Defensa por instrucción del presidente, Iván Duque, solicitamos que se inicie de inmediato las investigaciones internas correspondientes, además hacemos un llamado a las autoridades competentes, para que adelanten, de forma expedita, las investigaciones a las que haya lugar, las cuales contarán con todo el apoyo del Ministerio y de los mandos militares”.

Aunque el alto funcionario señaló que las personas que fueron señaladas de realizar esta actividad, como cualquier colombiano, tienen derecho a la presunción de inocencia y el debido proceso, también fue enfático en manifestar que “en caso de comprobarse la participación de miembros de la fuerza pública en hechos que no estén acorde a la Ley, los responsables deberán responder de manera individual ante la Justicia colombiana”.

Auditoría
Sí bien dichas afirmaciones del Ministro, vienen después de las publicaciones periodísticas, al parecer ya había ciertos indicios, ya que desde el 12 de diciembre de 2019, Holmes Trujillo solicitó una auditoría.

“El 12 de diciembre de 2019, siguiendo instrucciones del Presidente de la República, quien les habla solicitó el adelantamiento de una auditoría a las actividades de inteligencia y contrainteligencia que se han venido efectuando en los últimos 10 años”, acotó el encargado de la Cartera de la Defensa.

Hay que tener en cuenta que ese pedido de auditoría se hizo con el fin de verificar y evaluar el cumplimiento de la Constitución, la Ley, los planes, programas, proyectos, objetivos, procesos y procedimientos en todos los niveles de la organización, en las actividades de inteligencia y contrainteligencia.
Esta nueva novela de las ‘chuzadas’, promete tener varios capítulos, falta esperar es sí se conocerán los supuestos verdaderos responsables.