Voraz incendio dejó sin hogar a 18 familias

A eso de las 5:00 de la tarde del domingo, se registró una voraz conflagración en el sector El Otoño de la comuna Villa Santana, la cual dejó prácticamente en cenizas 16 viviendas y causó la muerte de algunas mascotas.

Aunque el incendio no causó pérdida de vidas humanas, sí dejo sin casa a 18 familias que perdieron todo por lo que habían trabajado.

Tras la tragedia de estas personas, desde la Dirección de Gestión del Riesgo (Diger), visitaron la zona afectada para efectuar el respectivo censo y posteriormente hacer entrega de las ayudas humanitarias a las familias afectadas.

Censo y ayudas
En total fueron 54 personas afectadas, de ellas 17 menores de edad que colaboraron con sus padres y demás familiares a buscar lo muy poco que dejó la conflagración.

Colchones, frazadas, mercados, kits de aseo y cocina, así como el certificado de afectación para sacar los documentos respectivos y así acceder a un subsidio de arriendo por 3 meses, fueron entregados por las autoridades a las familias afectadas.

Además los damnificados recibieron la solidaridad de sus vecinos, quienes ante la magnitud de la tragedia, ayudaron dando alimentos, prestando baños y otros elementos.

Muchas de las familias afectadas por el incendio tuvieron que pasar la noche en las casetas comunales de la zona, donde también recibieron ayudas por parte de sus vecinos.

Falta la estación
A pesar de que al cierre de esta edición no se conocían las causas del incendio, en lo que sí había un consenso general en Villa Santana, es la necesidad de construir una estación de bomberos en el lugar, teniendo en cuenta lo difícil que es que las máquinas de este cuerpo de socorro, accedan fácilmente y oportunamente hasta la comuna.

La construcción de dicha infraestructura está dentro de los planes de la administración municipal, sin embargo, será potestad del próximo Alcalde de Pereira destinar los recursos y hacer realidad el sueño que tienen muchos habitantes de Villa Santana.

Opinan los afectados

Rosalba García
“Cuando llegamos ya toda la casa estaba vuelta nada. Nos tocó ver cómo las llamas acababan con todo lo que habíamos conseguido. Una vez se apagó el incendio vinimos a ver qué podíamos rescatar, pero prácticamente todo quedó en cenizas”.

Luisa Tobón
“Es muy dura esta situación porque lo perdimos todo, solo quedamos con lo que llevamos puesto. En el incendio murieron mi perro, unas aves que tenía y unos peces. La verdad es que quedamos en la calle y aunque hemos recibido ayudas, faltan más”.

John Varela
“Hacemos un llamado a la ciudadanía para que nos ayude con lo que puedan, lo perdimos todo y estamos prácticamente en la calle, porque decir que podemos recuperar algo es una gran mentira, ya que todo quedó calcinado, en cenizas”.

María Tobón
“No hay nada que sacar, el incendio nos dejó todas las cosas calcinadas. Hemos recibido algunas ayudas y la colaboración de los vecinos, pero esta tragedia nos da muy duro porque perdimos todas nuestras cosas, solo nos queda limpiar la zona”.