Problemas adicionales por el consumo de heroína

El uso de esta sustancia psicoactiva no solo provoca graves afectaciones a la salud mental y física de quienes la usan, también puede ocasionar muertes por sobredosis.

A pesar de estas situaciones, las acciones para frenar el crecimiento del número de consumidores y mejorar la atención de los denominados heroinómanos, todavía no han tenido los resultados esperados.

El consumo de heroína en el departamento comienza a más temprana edad, inclusive desde el Observatorio de Drogas del Eje Cafetero, se ha identificado el caso de un niño de ocho años de edad que ya estaba utilizando esta droga ilícita.

Se habla de que Risaralda es uno de los departamentos más afectados con esta problemática, especialmente en los municipios de Pereira y Dosquebradas, localidades donde se concentra la gran mayoría de los consumidores en la región.

Para combatir esta situación, se han generado diferentes estrategias de prevención, atención, reducción de riesgos, entre otras. Por ejemplo, el programa de entrega de material higiénico para evitar el préstamo de jeringas y así evitar la propagación de enfermedades como el sida o la hepatitis.

Hospital mental
Uno de los sitios públicos donde se atienden a los consumidores de sustancias psicoactivas, es el Hospital Mental Universitario de Risaralda.

En diálogo con El Diario, Zacarías Mosquera Lara, gerente de dicha entidad, señaló que “el Hospital Mental además de atender los problemas de salud mental en general, también tiene un manejo y un enfoque especial hacia las personas que consumen sustancias psicoactivas. Por eso existe en nuestro hospital el Cadri que es el Centro de Atención a Drogodependientes de Risaralda. Allí tenemos diferentes programas para la atención de los consumidores de psicoactivos, entre los que se destaca el programa de mantenimiento con metadona o sustitutivo de opiáceos que esta dirigido especialmente y enfocado para los consumidores de heroína que es la droga que tiene el efecto más deletéreo (que causa o puede causar la muerte por envenenamiento) sobre el ser humano, que además causa los mayores daños y que es muy difícil sustraer, del hábito y de la adicción, a los consumidores”. Hay que tener en cuenta que la metadona también es una droga, pero, de un menor efecto adictivo que la heroína y que genera menor daño.

Dicha sustancia impide que los heroinómanos sufran el síndrome de abstinencia y lo que se hace desde el Hospital Mental, además de suministrar dicha droga, es hacer toda una atención integral con el apoyo de psiquiatras y psicólogos, para poder ir sacando a los consumidores de heroína de ese ‘mundo’.

Más de 200 pacientes
Aunque el programa de mantenimiento con metadona es conocido en el departamento, inclusive ya son 214 pacientes que hacen parte del mismo, se han identificado problemas en la aplicación de este.

“Tenemos muchos pacientes que abandonan el programa debido a la falta de apoyo familiar o porque no cuentan con los recursos económicos. Hay pacientes que no cuentan con el dinero para pagar el pasaje hasta el Hospital Mental una vez al día para recibir la metadona”, acotó Mosquera Lara.

Y es que la metadona se entrega de forma controlada, el paciente debe ir hasta dicho centro de salud para recibir y tomar la droga mencionada, así lo debe hacer todos los días durante 6 meses aproximadamente.

No se pudo concretar

Teniendo en cuenta que muchos de los pacientes del tramiento con metadona, manifestaron no contar con los recursos económicos para ir todos los días hasta las instalaciones del Hospital Mental, el gerente de dicha entidad, planteo la posibilidad de llevar los servicios del Cadri hasta el hospital Santa Mónica en Dosquebradas, sin embargo, esto no se pudo concretar.

Falta rigurosidad en las cifras

Por el voz a voz entre los consumidores de heroína, además por algunos estudios efectuados desde el Observatorio de Drogas del Eje Cafetero, se ha detectado que varias personas en Risaralda han muerto por sobredosis de esta sustacia psicoactiva, no se cuenta con un registro claro claro al respecto, ya que las autoridades de salud muestran muertes por paros cardiorespiratorios, pero no lo que causó dicha afectación, la cual pudo ser provacada por el abuso de la heroína.