Polémica por licencia de construcción en el denominado Bosque de Álamos

La construcción de un edificio en dicha zona, llevó a que varios ciudadanos se unieran para oponerse al desarrollo de este proyecto, debido a los supuestos daños ambientales que esto podría generar en este sector de Pereira. La iniciativa ciudadana se denomina Zentinelas del Bosque de Álamos.

Aunque en dos ocasiones el proyecto fue radicado ante la Curaduría Dos de Pereira, por diferentes situaciones no se otorgó la licencia de construcción, sin embargo, a finales de diciembre del año pasado, se radicó por tercera vez el proyecto y el pasado 24 de enero se expidió la licencia.

Ante esta determinación, Zentinelas del Bosque de Álamos enviaron al Curador # 2 de Pereira, así como a la Personería y la Procuraduría Ambiental y Agraria de Pereira, las objeciones al proyecto.

Aseguran desde el colectivo ciudadano que en el predio donde se va a construir el proyecto Zenti, se encuentran tres categorías de protección –determinantes ambientales- a saber: suelo para la protección del recurso hídrico por la presencia de un drenaje continuo-permanente que nace a 200 metros arriba del bosque y desemboca en la quebrada La Dulcera, áreas forestales protectoras con pendientes superiores al 70% y suelos de protección de la biodiversidad.

Teniendo en cuenta estas situaciones, las objeciones de Zentinelas del Bosque de Álamos son: Derecho a un ambiente sano, participación ciudadana y deber del Estado en la protección ambiental; irregularidades en la divulgación y en el proceso de licenciamiento; desconocimiento de los elementos constitutivos naturales; desconocimiento del área protegida, su delimitación y restricciones; configuración de escenarios de riesgo; desconocimiento de los determinantes ambientales; detrimento del espacio público efectivo y impacto ambiental.

Ya que las objeciones de Zentinelas del Bosque de Álamos fueron enviadas a la Personería, en diálogo con este medio de comunicación, la personera, Sandra Cárdenas, señaló que efectuará unas mesas de trabajo con los distintos actores, para analizar la situación del otorgamiento de la licencia y las situaciones ambientales del proyecto.

Versión del Curador
En entrevista con El Diario, el Curador Dos de Pereira, Luis Fernando Montes Posada, manifestó que “a principios del 2019 la empresa Coldecon solicitó una licencia de construcción para edificar un edificio en un predio que esta ubicado en el sector de Álamos. Es un predio que tiene varias restricciones, básicamente tres desde el punto de vista ambiental y de espacio público. La primera restricción es que allí hay una zona susceptible a riesgos de remoción en masa porque tiene una pendiente superior al 60 %. Otra es que allí hay un suelo de protección que es parte del componente ambiental del Plan de Ordenamiento Territorial (POT). La tercera es que hay una zona de espacio público efectivo”.

Como se mencionó anteriormente, el constructor radicó tres veces el proyecto para la obtención de la licencia. Las primeras dos veces no hubo expedición, no obstante, en la tercera ocasión sí, después de subsanar las observaciones hechas por la Curaduría, especialmente en lo relacionado al área donde se puede construir.

“El constructor hizo una tercera radicación el 23 de diciembre del año pasado. En esta sí presentó el proyecto con todo, es decir con las fichas catastrales que corresponden, con las certificaciones requeridas, con los planos arquitectónicos y urbanísticos ajustados al área donde se podía desarrollar la obra y respetando todos los suelos de protección establecidos en el POT. Desde la Curaduría no estamos negando que el predio tiene tres suelos de protección, lo que nosotros hacemos es que esos suelos se respeten y que solo se desarrollen trabajos en el área donde se pueden llevar a cabo, ni un centímetro más ni un centímetro menos”, acotó Montes Posada.

¿Licencia exprés?

Una de las situaciones manifestadas por los Zentinelas del Bosque de Álamos, es que la expedición de la licencia se hizo de manera exprés. Señalan que “no sólo se expide la licencia, sino que se hace de manera exprés, pues el constructor radica la solicitud de licencia el día 23 de diciembre de 2019, sólo el 8 de enero de 2020 fue instalada la valla anunciando públicamente el trámite administrativo, y el día 24 de enero de 2020 se otorga la licencia”.

Sobre este aspecto, el Curador Dos de Pereira, Luis Fernando Montes, manifestó que “por Ley nosotros tenemos mínimo 10 días hábiles para pronunciarnos sobre una solicitud de licencia y un máximo de 45 días. Me tomé como 20 días hábiles en esta tercera radicación, por eso no se puede hablar de una licencia exprés”.