Juan Pablo Culasso, el hombre que ve a las aves con sus oídos

Para disfrutar del avistamiento de aves no es necesario tener la facultad de la visión, este hermoso mundo se puede conocer a través del bello sonido que producen estos seres voladores.

Precisamente eso es lo que hace Juan Pablo Culasso, un uruguayo que es capaz de identificar más de 1000 especies de aves, solo escuchando el cantar de estos animales.

Este don no solo lo ha convertido en uno de los expertos más consultados en materia de aves, también le ha permitido obtener importantes reconocimientos a nivel mundial, tal vez el más representativo haber sido elegido como el SuperCerebro de la National Geographic en el 2014.

Ya son más de 15 años en los que Juan Pablo registra y divulga los sonidos grabados en la naturaleza. Este trabajo lo ha llevado por diferentes países del mundo, en los que realiza conferencias mostrando su talento y buscando que las personas se enamoren del sonido de la naturaleza.

En Pereira
Recientemente Culasso estuvo en Pereira, participando del lanzamiento del Risaralda Bird Festival, donde no solo sorprendió a los asistentes con su magia auditiva, también enseñó sobre la belleza del canto de las aves.

En diálogo con El Diario, Juan Pablo afirmó que “Colombia es mi segunda casa, ya son muchos años que vengo a este hermoso país. Es la segunda vez que vengo al Risaralda Bird Festival, realizando conferencias en auditorios, con niños, en centros comerciales, porque mi propósito es divulgar las aves más allá de los pajareros, hacer que las personas se enamoren de la observación de aves”.

El talento de este SuperCerebro no solo se centra en la identificación de las aves, también se extiende a otros sonidos. Es capaz de reconocer más de 3000 sonidos diferentes de la naturaleza.

“La identificación de los sonidos de la naturaleza, no es algo que caiga del cielo, se necesita mucho estudio, uno tiene que estar practicando todo el tiempo, escuchando, escuchando, escuchando, es una tarea muy bonita que requiere un esfuerzo bastante fuerte”.

Al consultarle cuáles han sido los sonidos que más lo han cautivado, Juan Pablo recuerda la oportunidad que tuvo de escuchar al cucarachero flautista, una hermosa ave cuyo canto enamoró a este hombre.

Culasso señaló que la melodía de esta ave la pudo oír en Risaralda, exactamente en el Santuario de Flora y Fauna Otún Quimbaya.