17.5 C
Pereira
viernes, diciembre 2, 2022

Padre e hijo volvieron a la base

Liliana Cardona Marín

Ayer fue el primer día de esta segunda y muy anunciada ola invernal, en que la ciudad amaneció literalmente derretida. Con este panorama se presentaron muy puntuales a la cita en el colegio, el doctor Juan Manuel Mejía Ariza y su padre, el exprofesor de matemáticas entre 1977 y 1987, en el Deogracias Cardona, Federico Antonio Mejía Pardo.

 

La menuda lluvia de las 8:00 de la mañana, no fue impedimento para que la agenda se cumpliera a cabalidad y los estudiantes hicieran calle de honor para los invitados. Los estudiantes del Deogracias están acostumbrados a que lleguen personalidades, pues cabe recordar que de allí son exalumnos también los señores Juan Pablo Gallo y Carlos Alberto Maya alcalde de Pereira, de la promoción 1995.

 

A manera de recorderis

El doctor Juan Manuel fue entrevistado por este periódico en julio, cuando una visita suya por el terruño no estaba en los planes, pero la nutrida agenda que tuvo el encuentro de egresados de la UTP, le hizo darse un paseito por la Querendona.

Mejía es experto en compuestos avanzados del laboratorio JPL de la NASA, llegar allí fue posible tras meterle toda la energía a la oportunidad de estudiar y vivir en Estados Unidos, porque, como él mismo Mejía explica: “Yo no nací siendo alguien excepcional, hasta mal estudiante era aquí en Pereira, pero los obstáculos que pone la vida hace que uno piense las cosas diferente”. Debe ser en nombre de este aprendizaje que la flor de loto hace parte de las charlas que imparte.

 

 

El homenaje en el colegio

Cuando Juan Manuel Mejía salió del área administrativa del Deogracias, soportaba con las dos manos una bandeja plateada y sobre ella la bandera de la Institución educativa. Los estudiantes ya se encontraban organizados en las gradas del coliseo y en el centro de la cancha había una mesa organizada con flores y agua.

Después de entonar el himno nacional con timidez y de cantar el del colegio viendo en la pantalla del celular del rector, Mejía se sentó en el centro de la mesa principal, acto seguido les presentaron a los estudiantes las hojas de vida de los invitados y empezaron las presentaciones artísticas, muy colombianas por cierto, de parte de estudiantes de diferentes grados, después llegó el momento de los discursos, cortos pero eficientes.

 

Un mensaje claro y contundente

La sencillez y timidez del experto no ha cambiado para nada, así lo recuerda la señora Miriam Urrego, secretaria académica del colegio durante 40 años, que estaba como invitada especial al evento. “Recuerdo mucho más al papá, todo un señor y muy buen maestro, del niño tengo más bien un recuerdo de su cara y de la timidez”, dijo la señora.

‘Vive como si fueras a morir mañana, pero aprende, como si fueras a vivir eternamente’, con esta frase de Mahatma Ghandi empezó Mejía su intervención, les dijo a los muchachos que él trata de seguir esta máxima a diario en todo lo que hace.

El científico les recalcó en la charla dos cosas: que estos pelados son su esperanza y sobre todo que las niñas son el futuro de la humanidad e hizo un aparte para la hermana, quien al ser menor que él, hoy tiene un posdoctorado y trabaja en el desarrollo de nanotecnología en investigación contra el cáncer. Terminó por decirles que las mujeres pueden llegar más lejos que los hombres si se lo proponen, que hay que trabajar muy duro para conseguir objetivos, pero que cuando se hace lo que a uno le gusta, todo puede ser un pasatiempo.

 

Ciencia y rock

En las imágenes que acompañan las charlas de Juan Manuel, empiezan a aparecer astronautas que tocan guitarra mientras flotan en la nave, integrantes de Queen, y hasta videos de Elton John y Juanes. Con estas herramientas les ilustró que la carrera espacial es como la canción ‘Don’t stop me now’ (no me detengas) y que el trabajo en la NASA es el resultado de un ejército de personas, pero el común de las personas solo reconoce a los astronautas que son los héroes y que a propósito, son 30 de estos héroes los que sobre todo al inicio en los años 60 entregaron la vida al tratar de llegar al espacio, como el tema ‘Rocket man’.

 

El Profesor Mejía

Acerca del homenaje que recibieron él y su hijo expresó: “Estoy súper emocionado, realmente no esperaba tanta acogida, me trae unos recuerdos increíbles”. Quiso dejar el mensaje que cuando una persona está joven no piensa que puede llegar muy lejos, que la vida da muchas sorpresas, pero que cuando una persona tiene muchos obstáculos le deben servir como retos, porque el mundo tiene sentido si las cosas son difíciles y utilizó la frase: ‘Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada’. 

 

Un amigo de aquellos años

El profesor Javier Ruiz Meza, el próximo 2 de noviembre cumplirá 45 años dedicado a la enseñanza, se inició en 1977 al lado de Federico Mejía, por lo que comentó: “El colegio nos ha dado muchas satisfacciones, otro exalumno de apellido Moncada, promoción del 79, también estuvo 17 años en la NASA. A Juan le di clase de dibujo técnico y lo recuerdo como buen estudiante. Ellos son esa semilla que sembramos hace mucho tiempo”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -