19.4 C
Pereira
viernes, diciembre 2, 2022

Las zonas más susceptibles ante los sismos

Llenos antrópicos y construcciones sin las normas de sismorresistencia, hacen que algunos lugares de Pereira sean más susceptibles a los movimientos telúricos.

Siempre se ha dicho que Pereira es una ciudad ubicada en una zona de alta sismicidad, lo que pone en riesgo a toda la localidad, sin embargo hay unos lugares al interior del municipio que son más vulnerables ante un temblor.

Hay que tener en cuenta que el terremoto de 1999, la mayoría de las muertes y los daños a la infraestructura en la ciudad, tuvieron lugar en inmediaciones a lo que se conoce como Egoyá.

Es preciso señalar que hasta el momento no hay forma de predecir la ocurrencia de sismo, por eso la importancia de que se tenga ciertos conocimientos de qué hacer en el momento de que esto ocurra.

Variables

La mayor vulnerabilidad de una zona a un sismo depende de dos variables. En entrevista con El Diario Alexander Galindo, director de la Diger Pereira manifestó “tenemos unos lugares que son más susceptibles a sufrir afectaciones por un movimiento sísmico. Hay mayor riesgo dependiendo de la composición del suelo, por ejemplo, donde hay llenos antrópicos es donde se puede registrar más peligro. La segunda variable es la forma en que se construyeron las viviendas”.

En el caso de los llenos antrópicos, en la capital risaraldense hay zonas como el trayecto del colector Egoyá, en cercanías a la avenida Juan B Gutiérrez y los barrios alrededor del Aeropuerto Internacional Matecaña.

Para lo que corresponde a la vulnerabilidad por las características de las construcciones, por toda la ciudad hay construcciones que se hicieron sin licencias y por eso no cuentan con las normas de sismorresistencia.

No obstante hay algunos sitios donde este tipo de viviendas son más frecuentes. Por ejemplo, Samaria, 2500 lotes, varios sitios de Villa Santana, entre otros.

Simulacro de evacuación

Este martes 25 de octubre a las 10:00 a.m. se llevará a cabo un simulacro de evacuación local y departamental. Con este tipo de ejercicio se pretende mirar el tiempo y efectividad de respuesta ante un sismo de las autoridades oficiales, las empresas y la ciudadanía en general. Igualmente se busca generar conocimientos a través de la repetición de qué hacer ante un movimiento sísmico.

La participación en el evento es voluntaria, pero las empresas, instituciones o entidades que participen obtendrán un certificado por parte de la Diger. Se espera la participación de por lo menos 60.000 personas.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -