19.4 C
Pereira
domingo, febrero 5, 2023

La secretaría de educación y los contratos

Hace dos días se conoció la carta abierta que el líder político Carlos Alfredo Crosthwaite extendió a la ministra de Trabajo Gloria Inés Ramírez, en la que aspira a que la jefe de esta cartera erradique la informalidad, inicie la inspección de la contratación a los vigilantes o conserjes de las instituciones educativas de Pereira y en caso de encontrar irregularidades sancione al municipio por violación al derecho al trabajo digno que consagra la Constitución Política en su artículo 25.

 

“Invito al Ministerio de Trabajo para que investigue, tome acciones concretas y oportunas para que se defiendan los derechos de los ciudadanos que desde hace años y por la figura del contrato de prestación de servicios sirven como conserjes en las diferentes instituciones educativas oficiales de los sectores urbano y rural del municipio de Pereira”, explica Crosthwaite en la misiva.

 

Así funciona hasta ahora

Los diferentes empleados que trabajan para una institución educativa de Pereira sea en vigilancia y en algunos casos de aseo tienen varias modalidades de contratación, en este último hay personal de planta de la alcaldía y hay personas por empresas que se ganaron la licitación. En el caso de los conserjes la vinculación es por prestación de servicios y deben entrar a cubrir a los guardas de las empresas de seguridad privada, como sucedió este año cuando el contrato finalizó el 31 de octubre a la medianoche.

 

Ahí empezó el ‘despelote’ en los colegios, la puerta la atendían unas veces las profesoras, otras las señoras de servicios generales y en algunos turnos las bibliotecarias o hasta el mismo rector y ya para la última semana de clase solo estaba abierta un ala de la puerta de entrada, lo que generaba tumulto, confusión y desespero por parte de padres y conductores de las rutas.

 

¿Por qué se acaba un contrato 15 días antes de terminar el calendario escolar propiamente dicho? ¿Cuando se contrata, esto no se tiene en cuenta? ¿Se presentarán situaciones similares en 2023?

La Secretaría de Educación responde

La secretaria Diana María Ramirez dijo que “Primero, referimos que en este momento por cierre de año fiscal la alcaldía de Pereira se encuentra en proceso de pago de nómina de todo el personal adscrito a la administración municipal, eso involucra al personal de la planta central de la Secretaría de Educación y a los demás contratistas de las instituciones educativas de tal forma que este proceso de pago de nómina se ejecuta para más de cuatro mil personas”.

 

Los contratistas deben estar al día en el reporte de pagos de salud, pensión y ARL, es un requisito necesario para el trámite de pago en el área financiera de la Secretaría de Educación.  

 

“Si el contratista no realiza oportunamente los pagos de seguridad social ni presenta o radica a tiempo el informe de actividades completo, hace que dicho proceso se retrase. También se puede retrasar el proceso de pago si el contratista tiene situaciones personales como embargos de honorarios con entidades financieras por la adquisición de bienes y o servicios con terceros no resueltos a la fecha, como es el caso que presenta actualmente  un contratista que presta apoyo operativo”, concluyó la secretaria.

 

Se abrieron las licitaciones

La Secretaría de Educación ya publicó en el SECOP 2, el proceso licitatorio para obtener la prestación del servicio de vigilancia privada sin armas en los establecimientos educativos oficiales priorizados del municipio para proteger las plantas físicas de los establecimientos educativos los últimos días del 2022 así como para todo el calendario académico 2023. De igual forma lo hizo en la Tienda Virtual del Estado para obtener la prestación del servicio integral de aseo para los 170 establecimientos educativos.

 

En este sentido el señor Crosthwaite, también denuncia que la alcaldía de Pereira contrató hasta el pasado mes de septiembre y con cargo al presupuesto de educación, la vigilancia y seguridad de estos establecimientos con firmas de vigilancia privada, en dichos contratos se les reconocía por mes la suma de $9.000.000 por vigilante, para una jornada de 24 horas y por 30 días. Estos contratos se liquidaron por agotarse los recursos y se decidió que los conserjes asumieran esta función por el mismo valor de su contrato y sin llenar los requisitos, desconociendo que la actividad de vigilancia está reglamentada por ley.

 

Cómo ven la situación desde las centrales obreras

Desde Sintrenal y CUT Risaralda atendió Jaime Alberto Bohorquez, quien de forma espontánea y con un sentido más pedagógico explicó algunos aspectos que se deben tener presentes, como la preocupante tercerización de la contratación, porque las distintas empresas que licitan, por lo general son de otras ciudades y departamentos, y se quedan con los recursos risaraldenses. Muchas veces le cobran al municipio y no le cancelan adecuadamente al trabajador, lo que hace cada vez más necesario que el Estado tenga planta propia de estos empleados.

 

“Hemos venido luchando por evitar al máximo las órdenes de prestación de servicio que es una compra de la mano de obra, pero busca soslayadamente no dejar evidencia de un contrato laboral, que como dice en el Código sea verbal o escrito reúne mínimo tres condiciones: horario, ingreso permanente y subordinación”. 

 

En su concepto, la Nación debe salir rápido a entregar herramientas que le permitan al empleador público que contrate laboralmente a un trabajador, así sea por nómina temporal. 

 

Cifra

910.000 es el número de contratistas de los cuales se pide la formalización. 

 

Los contratos de los conserjes

Son de 10 meses al año, el valor mensual es de $1.401.750, deben cancelar estampillas Procultura y Adulto Mayor, retención de Industria y Comercio, Salud, Pensión y A.R.L. Con estas deducciones quedan $1.054.000, sin pago de horas extras, dominicales, festivos y prestaciones sociales.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -