La Plaza de Bolívar escenario para la agricultura

En el marco de la celebración de amor y amistad, ayer se realizó otra jornada de Mercatón, la apuesta de la Alcaldía de Pereira por llevar a diferentes lugares de la ciudad productos del campo a precios favorables.

Para esta ocasión los organizadores decidieron llegar a la Plaza, a petición de varias personas que les hacían referencia al hecho de que antaño el mercado se hacía en ese lugar.

La Mercatón tiene varios actores principales que la conforman. En primer lugar está el productor campesino que ofrece cosechas de muy buena calidad; le sigue la administración local, que compra esos alimentos a agricultores de las zonas más alejadas del Municipio a precios que evitan los intermediarios y los costos de transporte, y por último se busca favorecer al consumidor que es el protagonista final de la cadena.

Jorge Iván Rivera, coordinador logístico del evento indicó: “Este es un espacio donde nos ayudamos entre todos, es financiado por la Alcaldía de Pereira y operado por el Comité de Cafeteros, establecemos el proceso logístico y hacemos presencia en todas las comunas con un grupo de promotores preparados para ofrecer los productos”.

Son alrededor de 28 a 30 productos que conforman la oferta de este programa. Los campesinos no hacen presencia en la Mercatón por dos razones: la primera es que a ellos ya se les hizo el pago por sus frutas o verduras y la segunda, los productos pasan por un proceso de limpieza y presentación que los hacen más atractivos a los compradores.

Este espacio genera un aproximado de 40 empleos directos, sin contar los transportadores y los encargados de la publicidad. Proceso que va de la mano con la dinámica económica de reactivación propuesta por el Gobierno nacional.

Sebastián Carrasquilla, es estudiante de octavo semestre de ingeniería industrial en la Universidad Tecnológica de Pereira. Es uno de los jóvenes que hacen parte del grupo promotor de los productos y así habla de la experiencia: “No es la primera vez que trabajo en este proyecto, llevo cuatro meses asistiendo cada ocho días a diferentes sectores de la ciudad. Me parece que es un gran beneficio que nos da impulso a nuestra economía, nuestros estudios y necesidades”.

Hay barrios en los que el grupo de logística cree que no van a tener acogida y por el contrario se forman largas filas. Con la presencia en la Plaza de Bolívar, por primera vez, se quiere medir el impacto de la propuesta en un lugar poco común, conocer a los clientes que por ser población flotante son más difíciles de fidelizar.

Carrasquilla también contó que en los barrios comúnmente les preguntan ¿cuándo vuelven? o les dicen que deberían ir más seguido.

Compartir