17.4 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

La interdicción y los centros de rehabilitación

En días recientes se conoció del sellamiento que la Secretaría de Salud le hizo al Centro para la Recuperación del Bienestar Delfina ‘Recuperando Sueños’, que estaba ubicado en la carrera 10 #50 – 47, por no contar con el registro de habilitación como IPS.

Este lugar ya había sido noticia en el periódico, al haber sido escenario de la autoeliminación de un joven quindiano en abril de este año.

Ahora esta fundación se encuentra en la misma calle, pero en la casa de enfrente, al cambiar de ubicación las directivas tienen un tiempo otorgado por la normatividad para adecuar el lugar y solicitar de nuevo la visita de la Secretaría de Salud y Bomberos.

Voluntad para quedarse

Las familias colombianas que entre sus miembros tenían a alguien con problemas mentales o de drogadicción acudían a la declaratoria de interdicción, para poder internarlos en centros especializados o realizar trámites legales en su nombre, pero esto fue abolido por la Ley 1996 de 2019, que en su lugar implementó los llamados acuerdos de apoyo para la celebración de actos jurídicos.

En el país ya no existen Interdictos, sino personas en situación de discapacidad, a los cuales la ley les concede todos los derechos y les presume su capacidad legal, respetando siempre la voluntad y preferencias.

Es así como en la Fundación Delfina pasaron de tener 30 individuos a contar con solo 15, porque algunas personas que aducían estar ahí en contra de su voluntad se fueron, los que eran menores de edad el ICBF tomó control de la situación. Lo que deja en manos de la Fiscalía algunas denuncias por la alimentación y determinados procedimientos terapéuticos poco ortodoxos.

La lista de los derechos de los usuarios consagrada en la Resolución 196 de 2002 de Minsalud, es muy amplia, pero para este caso se extrae que los pacientes pueden terminar la participación en el programa en cualquier momento, sin ser sometido a amenazas o presiones físicas o emocionales; deben estar protegidos contra castigos corporales, reales o amenazados, contra el abuso físico, emocional o sexual y contra restricciones físicas. Además, deben estar provistos de comida balanceada y nutritiva, alojamiento adecuado y seguro, ejercicio físico e higiene personal adecuada.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -