21.4 C
Pereira
domingo, octubre 2, 2022

La colcha de retazos se rompió

Liliana Cardona Marín

Para nadie es un secreto que la capa asfáltica que se extiende entre San Joaquín y el corregimiento de Altagracia, ya cumplió su vida útil.

Los esfuerzos momentáneos por reparchar lo más urgente, solo queda en buenas intenciones y la carretera cada vez se asemeja más a una colcha de retazos vieja y mal tendida.

Existe un proyecto para levantar por completo el asfalto existente, pero ante lo largo del tramo, no se puede con recursos propios sino con regalías, como estaba proyectado con el gobierno del expresidente Duque, para ese entonces se necesitaban alrededor de $15 mil millones de pesos, porque esa intervención no solo es vía; también necesita andenes para una extensa población que hace muchos de sus trayectos a pie y red de alcantarillado para que el trabajo que se haga no se pierda a causa de las lluvias.

Lo anterior quiere decir que esa solución se demora, porque el proyecto existente deberá ser evaluado por el nuevo gobierno y socializado con la comunidad verdaderamente, porque los habitantes de Altagracia dicen que la vida se les ha ido de reunión en reunión y de ahí no pasa. Así sucedió con el último intento de socialización, que según una de las asistentes se truncó por malentendidos entre los asistentes.

Los datos de un destino turístico

Lo que no se entiende es cómo desde la administración municipal se piensa en un mirador, que a todas luces ha resultado exitoso para propios y visitantes, pero no se piensa cómo van a hacer los turistas para llegar a él.

Alrededor de 500 ciclistas buscan esta ruta por la exigencia deportiva que ofrece y el hermoso Paisaje Cultural Cafetero que impresiona cuando se asoma el vasto plan que anuncia una parte del Quindío y otra del Valle del Cauca.

Solamente al mirador llegan en un solo día entre 1.200 a 1.400 visitantes. La gratuidad de la entrada compensa el tortuoso camino de llegada. Altagracia día a día se posiciona como centro gastronómico por la excelente presentación y sabor de la comida, sobre todo la carne. También por la experiencia en café, que le ha permitido a productores locales tostar y vender su propio café servido en acogedores ambientes.

Los turistas emocionados buscan el destino no solo al mirador, sino a las fincas de alquiler para eventos como quince años y matrimonios o al río Barbas. Altagracia también cuenta ahora con atracciones para los niños y hasta un hotel como tal. Todos parten emocionados, pero en el trayecto se les vuelve un calvario llegar.

Población, despensa y tarea

El arraigo y orgullo por una tierra buena que da frutos hace que aunque haya que padecer el camino, los habitantes permanezcan y luchen por una solución ojalá en el corto plazo. Es de ponerse a pensar en las miles de personas que conforman las comunidades de San Joaquín, Birmania, Tinajas, El Cardal, Gibraltar, Santa Clara, Guadalcanal, vereda Cañaveral, conjunto Villa de Leyva, Trocaderos, Curva de cajones, Folobonito, El Recreo y como tal Altagracia con sus barrios Arenales, Margaritas, Buenos Aires y La Virgen.

Este corregimiento no solo produce café, le ofrece a Pereira, plátano, banano, aguacate, yuca, maíz, cítricos y leche. La vía también comunica con Armenia, Morelia, Ulloa, Quimbaya y Filandia.

Todas esas personas cuentan con servicio frecuente de alimentadores y las busetas de Arabia, pero nada se ganan si estas no pueden andar a más de 20 kilómetros por hora o pueden verse involucradas en un accidente de esos que nadie se explica cómo no han ocurrido. Queda la tarea para los congresistas de agilizar el proyecto y las regalías que se necesitan para el mismo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -