La calidad del espacio público en Pereira, deja mucho que desear

Aunque en los últimos años se han construido algunos parques y plazoletas, todavía los pereiranos se sienten insatisfechos con el espacio público que tiene la localidad. Esta situación se ratificó con los resultados de la encuesta de percepción ciudadana, los cuales muestran que la satisfacción con parques, zonas verdes, andenes, plazoletas y plazas, no alcanza ni el 50 %.

A la pregunta ¿qué tan satisfecho está con la calidad de los parques y áreas verdes de la ciudad? el 38 % señaló sentirse satisfecho, mientras que la insatisfacción alcanzó el 35 %.

A estas zonas se les conoce como espacio público efectivo, el cual es escaso en Pereira, sobretodo si se tiene en cuenta la recomendación de los organismos mundiales. Y es que en la ciudad en promedio hay alrededor de 2 metros cuadrados (mt2) de espacio público efectivo por habitante, mientras la sugerencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla de 15 mt2.

Teniendo en cuenta esta situación, muchos pereiranos se esperanzaron hace unos años, con el posible traslado del batallón San Mateo a La Virginia, lo que liberaría alrededor de 90 hectáreas, las cuales podrían ser destinados para concretar el ´sueño’ de muchos, el Gran Parque San Mateo. Sí este proyecto se vuelve realidad, podría mitigar en gran parte el déficit mencionado, sin embargo del traslado no se vuelto a saber nada y las últimas informaciones que se tienen, dan a entender que el éxodo de la guarnición militar esta lejos, muy lejos, de concretarse.

 

Andenes y plazas se rajan

Pero si la situación con los parques y zonas verdes es preocupante en Pereira, en lo que respecta a la satisfacción con los andenes, plazas y plazoletas, es aún más alarmante.

Y es que solo 1 de cada 3 (33 %) pereiranos, manifestó sentirse satisfecho con la calidad de estos lugares en la ciudad, mientras que la insatisfacción llegó al 44 %.

En algunas zonas de Pereira, especialmente en las carreras 7ª. y 8ª. en pleno centro de la ciudad, la invasión de los andenes, por cuenta de los vendedores informales y algunos establecimientos formales, es inmensa y creciente. A esto hay que sumarle que en los sectores donde hay talleres y concesionarios de autos y motos, también se registra una grave ocupación indebida de las aceras.

La invasión de los andenes y las plazas de la capital risaraldense, no es la única razón por la que las personas se sienten insatisfechos con el espacio público, también esta la ausencia de estos lugares en los diferentes barrios, especialmente para las personas con movilidad reducida.

Hace unas semanas la Alcaldía adjudicó un proyecto, para la construcción de andenes en diferentes zonas de la ciudad, pero para solucionar la problemática de la invasión de las aceras en la zona céntrica, parece no haber acciones contundentes, porque pasan y pasan los años y cada vez son menos los espacios para caminar.

Asociaciones de personas en condición de discapacidad, han denunciado en múltiples ocasiones, el riesgo que representa para ellos la ocupación indebida de los andenes, peatonales y plazas, ya que en muchos casos deben circular por las vías vehiculares con el peligro que eso representa.

Compartir