14.7 C
Pereira
viernes, diciembre 9, 2022

La fiesta de los reclusos desde adentro

Liliana Cardona Marín

En septiembre es popularmente conocida la celebración de la Fiesta de Las Mercedes en todos los centros de reclusión. Los antecedentes de esta advocación llega hasta el año 1218, cuando la Santísima Virgen se dio a conocer como La Merced, ella invitaba a fundar una orden religiosa con el fin principal de redimir a aquellos cristianos cautivos.

La Merced significa (obras de misericordia) para liberar, consolar y proteger a todos los que están presos, a todos los cautivos en el sentido más amplio de la palabra, porque era la misericordia con los cristianos cautivos en manos de los musulmanes que habían ocupado España.

 

Las actividades de esta semana

A la llegada a La 40, se deben pasar varios filtros que esta vez no se hicieron extensos, porque no había tantos visitantes para ingresar, la reconocida viejoteca de un locutor de Pereira que estaba programada no se pudo llevar a cabo por cruce en la agenda con la grabación de un programa para televisión.

 

Pero fiesta es fiesta y el ambiente lo hace cada quien. Entre las otras actividades que se tenían programadas se encontraba ‘Muro familiar’, una actividad liderada por la oficina de trabajo social en la que piensan que lo que ellos necesitan es amor, pegaron en dos metros de papel los mensajes de familiares y el resultado de un bello ejercicio con algunos estudiantes de la ciudad en el que debían escribir un mensaje para privados de la libertad que no conocen, pero que también son seres humanos y muchos no han recibido una visita en seis meses.

Ayer por la tarde la emoción estuvo al rojo vivo con la visita de expertos Stunt de motos (los que hacen acrobacias). Todos los días han rezado la novena que termina el domingo 24 de septiembre, han tenido eucaristía por patios, torneo interno de voleibol y ajedrez, también la visita de los músicos dirigidos por el maestro Ignacio Antonio Ríos.

 

La Banda Sinfónica de Pereira

Este evento sin precedentes marcó un antes y un después en las celebraciones de la penitenciaría de mediana seguridad, los 50 integrantes ingresaron el jueves en la mañana para deleitar por una hora a los privados de la libertad del patio #5, muchos de los cuales nunca había tenido la oportunidad de escuchar una sinfónica en vivo. El director del penal Alexander Zapata resaltó que el comportamiento fue inmejorable.

A la visita de la Banda se sumaron los representantes de la Defensoría del Pueblo y la Personería de Pereira para asuntos penitenciarios Esperanza Acevedo, Yolima Campo, Hugo Ramírez y Mauricio Aguirre. También la profesora Nubia Cañas y sus 15 compañeros del colegio María Dolorosa, quienes les imparten educación intramural.

 

Los patios

Todo reclusorio está dividido en secciones de acuerdo al tipo de delito y pena, por ejemplo en el patio #5, el más grande, conviven 250 internos. Todos perfectamente organizados en sillas a la expectativa de que el locutor invitado leyera su nombre para salir a recibir uno de los mensajes del muro familiar. Llamó poderosamente la atención un detalle en este lugar, el guayabo y el naranjo que sembraron los internos, a los que les cortaron las raíces para evitar el crecimiento normal, pero que están muy bien tenidos en materos grandes desde hace cuatro años.

Al patio #2, la fiesta la llevó la gobernación de Risaralda con los cantapisteros El poeta del sentimiento popular y el sensacional, que les pasaron el micrófono de cuando en cuando para que también cantaran. Hasta uno de los ppl sacó a bailar a una de las funcionarias y les fue muy bien.

 

La emoción máxima corrió por cuenta de los internos del patio #3, allí los juegos tradicionales fueron la locura, todos querían ensartar el aro en las botellas llenas de agua o ensayar la suerte en alguna otra actividad, hacían barra, aplaudían y en ningún momento dejó de percibirse el orden.

Como en toda jornada no podía faltar el momento de reflexión y esta corrió por cuenta de los habitantes del patio #4, que a través de la cámara conectada a las redes sociales le enviaron mensajes a los jóvenes para que nunca desviaran el camino y estudiaran lo que más pudieran. En un momento como esos solo se viene a la mente el trozo de una conocida canción: ‘De rodillas te prometo que al vicio no vuelvo más, yo seré honrado y honesto, me voy a regenerar’.

 

La música y los reclusos

-Virgen de Las Mercedes, Latin Brothers.

-El Preso, Fruko y sus Tesos.

-La cárcel de Sing Sing, Alci Acosta.

-El preso número 9, Alci Acosta.

-El caso de dos mujeres, Darío Gómez.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -