18.4 C
Pereira
martes, agosto 9, 2022

“Esta labor que realizamos es el sustento que tenemos para sobrevivir”: vendedores ambulantes

Es tendencia

- Advertisement -

Transitar por el centro de la ciudad de Pereira, lugares aledaños, entre otros, es toda una odisea que parece que la pandemia y los nuevos hábitos no cambió, excepto por el uso del tapabocas; la cantidad de gente y de vehículos, sumado a los espacio tomados por los vendedores ambulantes, se ha convertido en un paisaje diario donde reina el caos.

Cada persona en su afán, necesidad o por distracción, se concentra en ciertos lugares donde difícilmente se puede sostener el distanciamiento y el mismo agite de las mañanas y tardes llevan a que se genere congestión vehicular y peatonal. Convirtiendo a ciertos lugares y espacios en “un cultivo de coronavirus”, complejo de controlar.

Siguiendo con la línea del virus Covid-19, y como parte de la reactivación económica, empresarial y comercial en la que se encuentra el país y la ciudad, todo parece normal; pues cada ciudadano o familia hace todo su esfuerzo y trabajo para conseguir recursos para alimentarse, hospedarse y vestirse. Como es el caso de los vendedores ambulantes, quienes han incrementado recientemente en diversos puntos estratégicos principalmente en el centro de La Perla del Otún. Estos esperan a clientes y compradores para que les colaboren llevando algunos de los productos que ofrecen, los cuales en su mayoría son verduras y frutas. Algunos se sitúan en lugares específicos, otros se movilizan dando vueltas a las manzanas.

Las quejas

Es constante que conductores y peatones expresen su inconformidad con la invasión del espacio en ciertas zonas lo cual no permite fluidez al transitar, llevando a generar trancones y malos ratos queriendo transcurrir libremente, un hecho que no es nuevo pero que últimamente ha incrementado considerablemente debido a la cantidad de vendedores ambulantes, sumado a la poca conciencia que tienen dueños de carros y motos, que estacionan los automotores donde les convenga, lo cual genera más caos.

Es evidente, como se puede ver sobe la carrera 9a, el exceso de carretillas en la vía principal que obstaculizan el paso de personas quienes tienen que sortear entre los andenes y la avenida para caminar con libertad, lo mismo que sucede con los conductores quienes deben transitar, en ocasiones, por un solo carril, pues no hay por donde pasar; lo que lleva a cierta congestión en horarios específicos. Y aunque no tarda largos periodos, se vuelve incomodo para un porcentaje determinado de personas.

Al momento de consultar a la administración municipal sobre las acciones a implementar para re ubicar a estos trabajadores y habilitar el espacio público, no se obtuvo respuesta.

Los vendedores se manifestaron

Quienes laboran vendiendo todo tipo de comestibles y artículos se unen en una sola voz al manifestar que si no practican este trabajo no pueden sobrevivir, es el sustento diario que les permite comer, transportarse, entre otras necesidades básicas que tiene todas las personas.

“Esta es la forma como me sostengo, desde las 7:00 a.m. hasta las 6:00 p.m. me dedico a vender en este punto frutas y verduras en buen estado y de buena calidad. Hace 45 años me dedico a esta labor de venta lo que me ha permitido salir adelante. La gente nos colabora mucho y en todo, tengo buena clientela porque atiendo bien a la gente”, dijo María.

Por su parte Cristian David expresó, “aquí me va bien gracias a Dios, entro a trabajar a las 4:00 a.m. y salgo a las 7 de la noche, inicié en esto porque es muy maluco trabajarle a otras personas. Hay días bueno y días malos, como todo en esta vida. Con este sustento que tengo pago arriendo, servicios, todo”.

Finalmente Rodrigo, señaló: “esta es mi forma de vivir, de llevar alimento a la familia, como soy mayor de edad es el trabajo más cómodo que puedo tener porque no me dan empleo en otras cosas. Puedo decir que toda la vida me he dedicado a esto. No tengo horario fijo de trabajo y me desplazo por diferentes lugares del centro de la ciudad”.

Reporte nacional de informalidad

Vale la pena mencionar las cifras más recientes las cuales concluyen en el aumento de la informalidad en medio de esta reactivación producto de la pandemia. Según último estudio del Reporte de Mercado Laboral del Banco de la República, “el aumento en la tasa de informalidad a nivel nacional es, en parte, resultado de que la recuperación del empleo es liderada por sectores de composición predominantemente informal, como comercio, los cuales se caracterizaban por sus altas tasas de informalidad incluso en el período prepandemia”.

El informe precisa en que la recomposición del empleo durante la recuperación ha llevado a que la tasa de informalidad continúe aumentando. A febrero la tasa de informalidad urbana, en trimestre móvil, se sitúa 1,3 pp por encima de los niveles observados antes de la pandemia. Dado que del total de empleos asalariados el 82% son empleos formales, la subida de la tasa de informalidad está en concordancia con el comportamiento del empleo no asalariado que, como se comentó, jalona el incremento de los últimos tres meses del empleo total.

Como data en el estudio, “en los primeros meses de 2021 la recuperación del empleo ha mermado su ritmo. Si bien la ocupación mantiene una tendencia creciente, su expansión se da a una menor velocidad que la registrada en el segundo semestre de 2020”.

Vale mencionar, que la tasa de informalidad es la relación porcentual de la población ocupada informal y el número de personas que integran la población ocupada total.

Instancia local

La informalidad genera una reducción en las ventas comerciales organizadas, por lo que la confianza de los empresarios de la ciudad y las expectativas de contratación se ven opacadas . En Pereira el sector perdió alrededor 6.000 puestos de trabajo desde el mes de septiembre de 2020 hasta el mes de enero 2021.

En las zonas urbanas, preocupa que casi todo el empleo que se perdió en el trimestre móvil noviembre-enero es de los trabajadores del sector formal de la economía; en la capital de Risaralda la tasa de informalidad llegó al 46%, en donde el trabajo por cuenta propia tiene 88.867 personas, por su parte la modalidad de obrero o empleado particular cuenta con 147.000 ocupados y registró una pérdida de al menos 2.000 puestos de trabajo.

Reacciones en las redes sociales

Las opiniones están divididas entre los seguidores de las redes sociales de este medio de comunicación que conocen la situación en la ciudad.

Arelis Murillo Machado: “Estoy de acuerdo que estas personas vendan, para que quienes pasamos cerca a ellos les compremos y sigan vendiendo y sosteniendo a sus familiares sin tener que salir a robar”.

Pablo Aguirre: “El problema no es que ocupen el espacio público para trabajar (todos tenemos derecho), el problema es que se ubiquen sobre los pasos peatonales en esquinas y que utilicen megáfono”.

David López: “Ante la ausencia del Estado, el ser humano debe buscar métodos de subsistencia, bien por ellos, que en lugar de esperar morir de hambre, se la luchan por sus familias”.

Issabel Avilez Villan: “Me parece muy bien que los dejen trabajar en esta situación tan difícil para todos. Que se ubiquen donde crean y que pueden vender sus productos”.

María Zapata: “Son personas que no tienen otra oportunidad de trabajo, son luchadores que trabajan honestamente, esa fue la suerte que les tocó no como a las ratas de cuello blanco que se la ganan facilito a punta de robo y exprimiendo a los pobres que trabajan de sol a sol gracias a los bandidos corruptos que nos gobiernan”.

Iván Garnica Rodríguez: “Estos vendedores estorban mucho, no pagan impuestos, ocultan a los ladrones: pero tienen 3 concejales, el gobierno les da plata por tener hijos, les da casa, estudio gratis; hasta bueno el parche”.

Cristian Gaviria: “Les toca buscarse la papita así por falta de oportunidades de empleo, ya que los políticos que tenemos sirven para lo que sirven las tetillas de nosotros los hombres”.

Yoana Bolívar: “Les toca sobrevivir y fuera de eso venden fresco, bastante y barato, y yo les compro de todo cuando puedo apoyarlos, de eso se trata, bendiciones para todos”.

Carlos Pérez: “Excelente percepción tengo de los vendedores ambulantes, gente honrada y trabajadora, hay que apoyarlos, comprando lo que venden, muchos no tienen ni seguro, y trabajan al sol y al agua, bendiciones para todos los vendedores informales, ojalá este alcalde los apoye y colabore”.

Mauricio Piedrahita: “El espacio que ocupan le pertenece a los transeúntes. El Gobierno debería crear puestos de trabajo para todos ellos, porque el centro de la ciudad ya es una galería.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -