19.4 C
Pereira
jueves, febrero 2, 2023

El negocio de dejar de estar vivo

Cada que se escucha una noticia de las competencias entre ambulancias privadas por trasladar a los heridos y cobrar el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), hay toda clase de sentimientos encontrados sobre cómo se puede tener la sangre tan fría para solo pensar en el negocio. Pues bien, no muy lejos se encuentran las empresas exequiales, todas sin distingo alguno.

Mucho se ha especulado sobre el tema de qué pasa con los ataúdes cuando una persona es llevada a cremación, porque se sabe que mientras un receptáculo de estos se incinera puede tardar tiempo y aumenta considerablemente el cúmulo de cenizas. Ahora, morirse en Colombia, es un asunto que puede llegar a complicarse por las siguientes razones.

 

Sin información clara

A menos de que usted entre a una de estas compañías empapado en llanto o en estado de angustia, la información completa sobre los precios estará un tanto complicada, a razón de que todos alegan que no pueden entregar valores dada la competencia existente en el mercado y que por $1.000 pueden perder un cliente o se pueden marchar para las ‘funerarias de garaje’ en donde les cumplirán con muy poco de lo que ofrecen.

 

Entrar a las páginas web es un proceso demorado de entender con semejantes portafolios en los que hablan de centenares de sedes y por millones de afiliados, pero el usuario finalmente no sabrá en cuánto incrementó el servicio o por qué razón es esta o aquella tarifa. Es así como se vuelve casi obligatorio estar afiliado a un plan familiar, en el que según el bolsillo del afiliado tendrá una que otra ventaja, como sedes o convenios.

 

¿Cuánto cuesta morirse?

Eso depende de con cuánto dinero contó antes de la hora final. Si usted es una persona poco precavida y no adquirió uno de los planes bastante conocidos, en los que se paga mensualmente entre $6.000 y $15.000, aportes que se hacen para un grupo familiar por lo general de cinco miembros por tiempo indeterminado para la prestación de los servicios funerarios, ármese de valor para encontrar la mejor solución.

 

En el caso contrario, por 20 años de afiliación usted habrá pagado, algunas veces sin notarlo, dos muertes a precio de hoy. Por eso es que es tan común encontrar una colecta de emergencia en veredas y barrios de escasos recursos, porque un servicio exequial de urgencia en la mayoría de los casos que va con ceremonia religiosa católica vale $145.000, según el arancel eclesiástico de la Diócesis de Pereira para 2023.

 

Hacer un trámite por escasez de recursos ante esta situación en las alcaldías toma tiempo y eso precisamente es lo que no tiene un cadáver sin la debida preparación y por lo que también se paga en los planes. Los dolientes deben empezar a discriminar ciertos lujos por así llamarlos, como sería el bus, el arreglo floral o la sala de velación y por ello deben acudir a la Inspección de Policía para un permiso de velación en casa. En este punto es importante recordar que la cremación es la opción más económica, pero que si fue muerte accidental o violenta, los cuerpos solo pueden quedar en bóveda o tierra, la sola bóveda puede estar alrededor de los $2 millones . Entonces, de la forma más sencilla, los precios para cremación oscilan entre $2 y $3 millones 700 mil. 

 

El destino final 

El arraigo popular hace pensar que tener como sitio de descanso el Cementerio San Camilo, se debe a falta de recursos, pero esto es solo un imaginario, porque allí hay mausoleos enormes y costosos por sus acabados. En Pereira este lugar que es propiedad de la Diócesis, es administrado por una fundación que obra como cualquier otra empresa exequial, pero que de cuando en cuando y atendiendo al principio del servir a los otros, como Jesús sirvió, es la tabla de salvación por ejemplo, para los ancianos de las Hermanas de la Madre Teresa de Calcuta.

Las lápidas son un aliciente para las familias cuando van a visitar el lugar donde reposa el ser querido.

En la mayoría de las municipalidades del departamento, el parque cementerio sí es administrado por la parroquia principal y con cada muerte llegará su propia singularidad. ¿Usted se ha detenido a mirar que hay bóvedas sin lápida, solo con las marcas que se hicieron sobre la mezcla fresca el día del entierro? Eso se debe a que una lápida sencilla cuesta $300.000, las que tienen detalles pedidos por los familiares entre $600 y $900 mil, pero una lápida para tumba en tierra vale $1.200.000, mientras que las de los osarios son de $170.000. Haga cuentas desde ya y no espere a que la muerte lo sorprenda.

 

De aquellos lujitos

Los difuntos son los que menos se enteran de cómo estuvo su despedida, es la familia, la que ante los prejuicios sociales llenan de flores una sala de velación sin dejar por dónde caminar, se fijan en el tipo de madera del cofre, que haya libro de registro, que la carroza fúnebre parezca limusina de Hollywood y hasta músicos en la iglesia. Todo esto también se lo pueden ofrecer las empresas, desde que usted escoja qué pagar.

 

Dato

En todos los planes consultados los dolientes pueden acceder a la opción de bóveda, lote o cremación, para la inhumación también hay lotes en arrendamiento en cementerio local y cremación según la posibilidad del municipio.

 

Cifra

30 a 210 Salarios Mínimos Legales Diarios Vigentes (SMLDV). Puede pagar usted según su gusto por un paquete que lo exima de pagar mensual e indefinidamente.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -