El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios

Por Mariana Suárez Guarín

 

La Fundación ‘Hogar de los Muchachos’, nació el 14 de enero de 1995, hoy está ubicada en el corregimiento de Altagracia, es un lugar que cuenta con una comunidad terapéutica y profesional, ayudando en el tratamiento de adicciones a la población risaraldense que lo necesita. Esta entidad es dirigida por Óscar Hernández, quien relata detalles de este aniversario y sus proyectos.

¿Qué es?

“La Fundación Hogar de los Muchachos es una comunidad terapéutica para el tratamiento de adicciones en todas sus manifestaciones y sus problemáticas conexas al consumo de sustancias psicoactivas por diversas dinámicas sociales. La razón de ser de nuestra institución es brindar una estrategia de tratamiento y prevención a la problemática de las adicciones, en el eje cafetero y en el país en general, atender a personas con problemas de adicción, así como a familias sometidas a este flagelo, en el tema de tratamiento y programas de prevención y promoción para instituciones educativas, colegios, universidades, empresas y todas aquellas organizaciones que busquen de nuestros servicios”.

Actividades y programas

“Actualmente tenemos internas 20 personas, con edades entre los 18 y 57 años de edad. Las actividades que se ofrecen en la Fundación son encaminadas a la formación de la personalidad, la estructuración del carácter, la re significación de la vida, un proceso de sanación interior que hacen los muchachos con toda su historia de vida, inicialmente hacemos unas valoraciones, de psiquiatría, terapia ocupacional, nutricional, odontológica, psicológica, familiar y otros exámenes médicos, así llegan las familias por el voz a voz y recomendaciones de otras personas que han pasado por este programa y que sentimos que nos falta mucha difusión todavía, en estos 27 años muchas personas nos conocen pero hay otras que no conoce de nuestros servicios. El proceso de tratamiento dura aproximadamente entre 12, 15, 18 meses, o más todo depende de la problemática. Hay personas de todas las edades con adicciones, hemos tenido desde los 15 años, hasta los 60 años de edad. La recuperación es un proceso gradual y lento, las personas realizan su proceso pasando por diferentes fases, la primera se denomina ‘acogida y orientación’, donde se les enseña todas las normas y pautas del programa, la filosofía institucional que es basada en unos constructos psicológicos basados en la personalidad, después pasa a una etapa que se denomina ‘compromiso existencial’, donde la persona se compromete a esforzarse, a aceptar el programa y apropiarse de las pautas del programa, es un compromiso con su vida, a luchar a no desfallecer, a utilizar los compromisos, alternativas, todo lo que le ofrece la comunidad; posteriormente pasa a una etapa de que dura dos meses, de ‘identificación de las problemáticas’ que lo llevaron al consumo mediante unos trabajos y valoraciones, luego sigue la etapa de ‘intervención profunda’ con procesos de crecimiento y sanación con una duración de dos meses también. Estos procesos están bajo supervisión de profesionales en psicología, psiquiatría, trabajadora de familia y otros profesionales que intervienen. En la siguiente etapa la persona entra en un proceso de ‘elaboración de su proyecto de vida’, metas a corto, mediano y largo plazo, una reestructuración en sus valores, luego de esto pasa a una ‘etapa de consolidación’, y luego a la etapa de ‘servicio social’ donde ellos comienzan a practicar sus enseñanzas, comienza a servir a la comunidad, lo pueden aplicar en esta institución o en otras. Finalmente, las personas del proceso pasan a una etapa de ‘seguimiento’ donde deben reportarse una vez al mes, por tiempo indefinido”.

Dato

El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios
El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios

“Muchos de los egresados de nuestro programa trabajan en diferentes instituciones de la ciudad, del eje cafetero y en el país, en programas de bienestar familiar, en programas de menores, ya que nos solicitan operadores terapéuticos”, indicó el director de la fundación.

Personas beneficiadas

“Miles de personas han sido egresadas de esta Fundación, llegamos a tener y atender en algún momento hasta 125 individuos de los cuales también recibían atención sus familias. Así mismo hemos realizado programas de prevención a los estudiantes de los colegios privados y públicos de la ciudad bajo el lema ‘Una terapia de realidad’; la fundación también sirve como sede de práctica en servicio profesional y social para algunas universidades e instituciones educativas de la ciudad. En el municipio de Belén de Umbría hemos trabajado en una estrategia denominada “En los pies del otro”, donde llevamos entre 7 y 10 años de trabajo continuo y hemos realizado otras jornadas de prevención del departamento como Mistrató, Dosquebradas, Santa Rosa de Cabal, La Virginia, Pereira, Santuario, Marsella, y de igual manera atendiendo a toda la población que necesite nuestros servicios”.

Los proyectos para este año 2022

“El proyecto en una sede que fue entregada por extinción de dominio que tenemos desde 1997, donde deseamos montar un programa de rehabilitación para mujeres, es un proyecto de puertas abiertas, estamos buscando apoyo a la sociedad, a la empresa pública y privada y a personas de buen corazón que nos quieran apoyar, parte de este es montar un programa agrícola, tenemos un cultivo de plátano y banano para comenzar a generar recursos para sostener la institución. Otro proyecto en alianza con algunos empresarios que ofrecen los medios y recursos, para comenzar a capacitar jóvenes para que tengan una oportunidad laborar en el mercado, en diferentes emprendimientos, así como a madres cabeza de hogar. En la Fundación tenemos cursos de cocina, panadería, sistemas, e invitamos a la comunidad de Altagracia a que participen, lo cual ha sido un impacto muy positivo, ya que actualmente existen tres casos exitosos de negocios como resultado de estas capacitaciones y la idea es ampliar las capacitaciones a todas las personas del sector y otras veredas. De otro lado también tenemos el proyecto de la creación de una escuela de fútbol con Víctor Javier Cardona, exfutbolista del Deportivo Pereira; y seguir fortaleciendo el programa de cultivos y huertas con el apoyo de la Alcaldía de Pereira”.

Profesionales al servicio

“La fundación cuenta con un buen equipo de profesionales, profesor de música, profesora de yoga, profesional en deportes, un psiquiatra, trabajadora social, de familia, psicólogo, operadores terapéuticos, profesionales del SENA y algunos profesionales de la Alcaldía de Pereira en recreación y deportes”.

El sostenimiento

“Las familias realizan un aporte para el tratamiento de su ser querido y recibimos también todo tipo de donaciones. Actualmente estamos en un proceso de habilitación y la idea es continuar avanzando con las adecuaciones estructurales que nos exigen la norma de salud para poder cumplir la habilitación y poder contratar con EPS y el Estado. Este es un sueño que con la ayuda de Dios va fortaleciéndose ya que muchas personas han logrado recurarse con nosotros”.

Testimonios

El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios
El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios

 

Yerlin Parra Marín. “Fueron muchos amaneceres de tristeza, y dolor, donde se había perdido el futuro, donde la droga era quien tenía en control de mi vida, gracias a mi amigo, y el entonces contralor departamental Juan Guillermo Salazar, quién me ayudó a vincularme al Hogar de los Muchachos dirigida por Óscar Hernández, logré regresar de ese infierno dantesco y devastador del mundo de las drogas; gracias a la fundación, hace 22 años volví a ser un hombre útil a Dios, a mí mismo, a mi familia y a la sociedad”.

 

El Hogar de los Muchachos celebra 27 años de servicios

Mario Zambrano, de 62 años de edad, consumió drogas durante 27 años, ingresó al Hogar de los Muchachos el 8 de diciembre del año 2.000, a la edad de 40 años, donde permaneció por un año y otros 4 años de seguimiento en su proceso de rehabilitación. “Llevo actualmente 22 años en sobriedad, el hogar brinda un 10%, el residente aporta el resto, durante el proceso nos ayudan a fortalecer el carácter, el compromiso con nosotros mismos, los valores, acercarnos a Dios y fortalecer más la parte espiritual”.

Compartir

Deja un comentario