“Los animales no son sujetos de derecho”: Corte

Marcela Arboleda Arias

La decisión tuvo una respuesta el pasado jueves, y la Corte precisó que los animales no son sujetos de derecho, sino objeto de protección constitucional. Por tanto, el mejor lugar para el oso de anteojos llamado ‘Chucho’, es el zoológico, pues toda su vida ha vivido en cautiverio.

Para Santiago Henao Villegas, médico veterinario y Jefe de Posgrados de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES, este tema ha sido polémico desde hace muchos años.

“Tradicionalmente se decía que solamente pueden tener derechos aquellos que tienen deberes, y los animales obviamente por su condición, nunca han tenido deberes pero sí tienen derechos luego de que en 1978, Colombia firmara un pacto con la Unesco, lo cual genera unos compromisos”, dijo el docente de la Universidad CES. Así pues, desde el Código Civil, los animales son considerados como bienes semovientes, es decir, se pueden mover autónomamente, pero la finalidad de los mismos corresponde a los humanos.

Con la ley 1774 de enero de 2016, se estableció que los animales son seres sintientes, la norma determinó que no son cosas, por lo tanto, recibirán especial protección contra el dolor, especialmente la causada de manera directa o indirecta por los humanos. Así mismo determinó sanciones de carácter judicial para quienes los maltraten.

Caso ‘Chucho’

El abogado, Luis Domingo Gómez, interpuso un mecanismo de habeas corpus (libertad), para un oso de anteojos llamado ‘Chucho’, que pasó de una reserva natural en Manizales a un zoológico en Barranquilla. Y aunque inicialmente, el fallo salió a favor de ‘Chucho’ por parte de la Corte Suprema, la Corte Constitucional entró a revisar el caso e indicó que los animales no son sujetos de derecho, son sujetos de protección, eso quiere decir que no son reconocidos como ciudadanos dentro de la definición que hace el Código Civil, pero que sí deben ser protegidos por los seres humanos. De igual forma, el oso al vivir toda su vida en cautiverio, no tenía grandes probabilidades de sobrevivir por su propia cuenta.

“De conformidad con la información que tenemos, ya que aún no ha sido divulgada la sentencia, es importante hacer varias precisiones. Lo primero tiene que ver con el recurso o acción constitucional que usó el abogado defensor, pues el mecanismo del habeas corpus es exclusivamente para los seres humanos”, dijo Jessica Paola Melo Parra, integrante de la Unión para la Protección  Animal y Ambiental (UPA).

Así mismo, Melo explicó que frente a la decisión de la Corte Constitucional, les inquieta la mención que indica que los animales no tienen derechos. Sin embargo, la Corte reiteró que son seres sintientes y que tienen cierto tipo de garantías.

Dato

La ley 1774 de 2016 da las herramientas para que los alcaldes puedan llegar a judicializar a aquellas personas que maltraten a los animales

Subjetividad jurídica

La subjetividad jurídica se define como una categoría ficticia para poder otorgar derechos y obligaciones a situaciones o cosas que no están estipuladas como seres humanos, es decir, dicha posición le puede dar obligaciones y derechos a empresas, esto se hace por medio de una extinción legal para que tengan una personalidad jurídica.

“Vemos como se le otorgan derechos a organismos que ni siquiera están vivos, como es el caso de organizaciones, que no hacen parte de esa categoría de seres humanos. Se ha logrado que los ríos sean sujetos de derecho, caso como el río Atrato y para un caso cercano el río Otún, entre otros. Hemos avanzado en la visión acerca de los derechos que puede tener también la naturaleza, porque ya le otorgamos la subjetividad jurídica”, manifestó la integrante de UPA.

Así pues, a través de este caso se empieza a abrir un camino muy importante en Colombia acerca de las discusiones de fondo sobre los derechos que pueden tener los animales. Es  de recordar, que en la historia del mundo, incluso los seres humanos han sido ‘cosas legales’ (sin derechos), como era el caso de las comunidades afrodescendientes, cuando eran considerados esclavos, o cuando las mujeres eran vistas como personas que no podían pensar ni tomar sus propias decisiones.

“A través de la evolución del derecho los seres humanos que eran señalados como ‘cosas legales’ llegaron a traspasar y son sujetos de derecho, y eso es lo que busca hoy el mundo para los animales”, precisó Melo a El Diario.

Ahora bien, en la audiencia pública sobre el caso ‘Chucho’, llevada a cabo en agosto del año pasado, la magistrada Diana Fajardo, realizó una ponencia positiva a favor de los animales, en este caso del oso en mención. En la audiencia participaron expertos nacionales e internacionales que hicieron referencia a la importancia de otorgarle derechos a los animales y a las acciones constitucionales para los mismos.

Caso Remedios

Remedios es una osa de anteojos  que huyendo con su familia de una tala de árboles, se perdió. Fue encontrada por unos campesinos en el municipio de Remedios (Antioquia), quienes reportaron el caso a las instituciones correspondientes. Las autoridades ambientales decidieron llevar a la osezno al zoológico de Santa Fe de Medellín, con el ánimo de adecuar sus hábitos alimenticios, pues en ese entonces solo tenía dos meses de vida.

No obstante, ya pasaron dos años y la osa sigue en cautiverio, pese a que el mismo abogado del caso de ‘Chucho’, interpuso el mecanismo del habeas corpus. Este caso podría marcar la diferencia, pues la osa es joven y vivió en su hábitat natural, por tanto se le debe garantizar su regreso al mismo. Y es que entre más de demoren en realizar su liberación, disminuye la posibilidad de que sea introducida a su entorno.

“Aquí hay grandes diferencias, porque ‘Chucho’ es un oso de avanzada edad, y la historia demuestra que cuando son animales que han estado tanto tiempo en cautiverio, que han generado una dependencia al ser humano, si son liberados, lo más probable es que mueran, pues no están enseñados a buscar su propio alimento, a defenderse frente a predadores y otras condiciones porque naturalmente no lo hizo, mientras que Remedios tiene esa posibilidad”, explicó Santiago Henao Villegas, médico veterinario y Jefe de Posgrados de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES.

El Tribunal Superior de Medellín le solicitó a Corantioquia, Alcaldía de Medellín, al Zoológico y demás entidades ambientales, realizar un informe preciso sobre el estado de cautiverio de Remedios, para que por medio de argumentos pueda emitir un fallo.

Dato

Con la expedición del Estatuto Nacional de Protección de Animales (ley 84 de 1989), se ha discutido desde entonces que los animales deberían ser sujetos de derechos.