La batalla que trasciende la primera línea: Médico relata su lucha contra el Covid-19

Por: Mariana Suárez Guarín

Los médicos y personal de la salud, continúan su lucha diaria para salvar vidas, siempre han tenido un papel fundamental y más en estos tiempos donde están en la primera línea contra la pandemia. Muchos de ellos han sido contagiados y han fallecido cumpliendo con su labor, a pesar de ser señalados y discriminados por una sociedad confundida, que siente miedo. Juan Camilo Galvis Mejía, pereirano por adopción relata su historia, drama y lucha personal al haber adquirido el Covid-19, prestando sus servicios y cumpliendo con su deber en una clínica de la ciudad.

Soy médico intensivista, tengo 41 años de edad, nací en la ciudad de Bogotá pero llevo 25 años viviendo en la capital risaraldense. Me gradué de la Universidad del Rosario hace 16 años, soy especialista en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo de la Universidad Tecnológica de Pereira hace 6 años. Actualmente curso una maestría en Educación con la Universidad Tecnológica de Pereira.

¿Alguna vez se imaginó vivir una emergencia sanitaria de esta magnitud?

Realmente no.

¿Cuando llegó el virus a Colombia y después a Pereira y a la Clínica Los Rosales, que pasó por su mente? ¿Sintió temor, angustia o desespero?

Cuando el virus llego a Colombia pensé que íbamos a tener mucho, mucho trabajo; desde un principio empezamos con revisión de la literatura al respecto, nos empezamos a preparar con protocolos de tratamiento y por supuesto de bioseguridad. Claro que sentí miedo al saber que cerca del 10% de todos los infectados son personal de salud, pero nos enfocamos en tener los protocolos, hacer simulacros, capacitaciones para estar bien preparados y poco a poco el miedo se fue controlando.

¿Algún día se ha arrepentido de haber estudiado esta profesión y haber querido estudiar y ejercer otra carrera?

Hay muchos días difíciles, trabajar en medicina tiene su sabor agridulce, hay momentos agrios como cuando las IPS/EPS no pagan, las familias demandan milagros, los pacientes fallecen a pesar de los tratamientos, no estas con tu familia en fechas especiales o la dejas de cuidar para ir a atender a otros, pero la mayor parte del tiempo, ser médico vale la pena. No me arrepiento, ni me arrepentiré de ser médico. Claro que hubiese querido además ser piloto de Rally o Formula 1.

Cuando recibió el resultado de positivo para coronavirus, ¿que pasó por su mente, cómo fue su reacción, la de su familia, la de sus jefes, sus compañeros colegas? ¿Cómo afrontaron esta situación y cómo lo han hecho hasta el momento?

Cuando recibí el resultado ya llevaba varios días aislado, estaba seguro que tenía la infección, por que tenia los síntomas y muchos de mis compañeros de trabajo había recibido ya el reporte positivo.  Primero sentí miedo de pensar que mi familia se hubiera contagiado, ellos no deberían correr riesgos por mi profesión, sentí pánico que mi cuerpo o el de ellas no pudieran contra la infección, sentí temor de haber contagiado a alguien más en ese periodo de portador asintomático, luego me sentí muy frustrado, toda nuestra preparación y la de las instituciones donde trabajo, todo en riesgo, ¡fue muy difícil!

Gracias a Dios he sentido el respaldo incondicional de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros de trabajo y por supuesto de las directivas de las Clínicas donde trabajo, eso ha permitido que el trasegar de las horas sean un poco más tranquilas.

¿Cómo cree que se contagió?

El virus es un enemigo invisible, es muy difícil establecer dónde, cómo y cuando. Lo importante es que hay que extremar las medidas de prevención como el uso de Equipo de Protección Personal o EPP, el lavado de manos, de superficies y el distanciamiento físico.

¿Con este virus en su organismo y cómo médico se ha desesperado, o por el contrario se llena de mucho valor con su nuevo diario vivir?

Mis síntomas han sido leves, mi familia esta asintomática y sus pruebas han salido negativas, eso me ha llenado de tranquilidad y esperanza. Tengo fe que todo va a salir bien.

*¿Cree como profesional de la salud, que este virus fue creado en laboratorio, o es como muchos dicen: la naturaleza dando un mensaje a la humanidad?

Me debo acoger a la evidencia científica hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud ha sido enfática en afirmar que el virus es de origen animal;  desde hace muchos años existen alertas de científicos de todo el mundo respecto al contagio de enfermedades transmitidas por animales salvajes, el cambio climático y la deforestación han permitido que el ser humano entre en contacto con muchas  especies y la posibilidad de adquirir nuevas enfermedades es una realidad.

¿Qué situaciones puede relatar de otros pacientes que llegaron afectados por el coronavirus a la clínica, que fallecieron o que ya no tienen el virus, cómo los están manejando?

Tuve la posibilidad de manejar un solo paciente covid en condición crítica, a él se le brindó toda la atención y tratamientos disponibles acorde con los protocolos del Ministerio de Salud y las sociedades científicas del país, afortunadamente el paciente tuvo un desenlace favorable y ya fue dado de alta.

¿Qué opinión tiene sobre los mensajes negativos, despectivos y de rechazo hacia los médicos? ¿Usted ha sufrido alguno de éstos? ¿Cuál fue su reacción?  ¿Qué decirles a las personas que los imparten? 

Son realmente preocupantes, ya no sólo son mensajes y actitudes, hay varios casos de agresiones físicas al personal de salud y sus familias.

Queremos ser parte de la solución y no del problema, el personal de salud no es una amenaza, trabajamos día a día dando lo mejor de nosotros por el bienestar de los demás.

La discriminación afecta nuestra confianza y nuestro desempeño, el estrés generado por la pandemia asociado al estrés de lidiar con este tipo de situaciones nocivas imponen una carga emocional muy grande al personal de salud, ¡no es justo! es una manifestación más de una sociedad enferma donde la violencia impera sobre la razón.

¿Cuándo regresará a sus labores? 

Debo esperar que las pruebas de control sean negativas. Pueden pasar de 14 a 28 días, quizá más.

¿Qué indicaciones o recomendaciones les han dado en la clínica para protegerlos, algunas campañas de prevención… etc.?

Las amenazas deben convertirse en oportunidades, como mencioné anteriormente, existen protocolos de bioseguridad y se han redoblado esfuerzos para su cumplimiento. Todos estamos comprometidos en evitar nuevos contagios y en cuidar a nuestros pacientes.

Desde su experiencia conviviendo con este virus, ¿Cuál es la reflexión que le deja para su vida?

Soy afortunado, amo lo que hago, tengo una familia maravillosa, unos amigos invaluables, un equipo de trabajo excepcional y muchas personas que valoran lo que hago día a día. Espero tener mucho mas tiempo para dedicarlo a ellos.

El mensaje del profesional en medicina

El virus es real, esta aquí y va estarlo por mucho tiempo, la única solución es una vacuna y falta un tiempo para tenerla. Todas las medidas de protección son necesarias, usar adecuadamente el tapabocas, lavarse las manos con mucha frecuencia y el distanciamiento físico, sin este último las demás no sirven de nada.

Que no se avergüencen si tienen síntomas, reporten a su EPS y aíslense hasta que se descarte que tienen el virus, es una responsabilidad con su familia, sus seres queridos y la sociedad, esas medidas pueden salvar muchas vidas.