Estudiar fuera de casa, reto económico y emocional

Marcela Arboleda Arias

Este lunes 10 de febrero cientos de jóvenes inician o retoman sus estudios universitarios. Y aunque muchos están entusiasmados por el inicio de clases, otros sienten cierto temor, especialmente aquellos que dejan sus hogares para estudiar la profesión de sus sueños. 

Algunas de las razones por las cuales los jóvenes dejan su tierra es porque al escoger la carrera que desean, ésta no es ofrecida por ninguna universidad de su ciudad; uno de los argumentos para vivir en Pereira es el tema económico, pues las carreras son más accesibles y la vida en la ciudad no es tan costosa como en las grandes urbes.

Ahora bien, la decisión de estudiar fuera de casa no es sencilla, ya que esto conlleva a alejarse de la familia y a enfrentarse prácticamente solo a un lugar desconocido. De igual forma, la situación económica es un factor fundamental a la hora de tomar la decisión, pues a parte del costo de la matrícula y el semestre, hay otras necesidades básicas que los jóvenes deben solventar como la estadía y la alimentación.

Vida y gastos de algunos estudiantes

El Diario recopiló la historia de cuatro estudiantes que ante el deseo de salir adelante partieron de su tierra:

1. Thalía Grisales es una joven que en el mes de marzo cumplirá 19 años. Ella nació en la ciudad de Pereira y su sueño siempre fue estudiar lenguas modernas, carrera que ninguna de las universidades de la ciudad ofrece. Por tanto, la estudiante decidió vivir en Armenia, pues en la Universidad del Quindío ofrecen dicha profesión y queda muy cerca a Pereira, además logró pasar el examen de admisión.

Thalía no viaja todos los día de Pereira a Armenia, pues en términos económicos, el ‘pasajearse’ le saldría mucho más costoso, por tanto vive en un apartaestudio por el que paga mes a mes $ 550.000. Ahora bien, cómo estudia en una universidad pública, este semestre pagó $ 700.000 y gasta semanalmente $ 50.000 en alimentación. Adicionalmente, en algunas ocasione viaja los viernes, para pasar tiempo con su familia; el transporte tanto de ida como de regreso tiene un valor de $ 8.200, el taxi de Armenia le cuesta $ 9000 y el de Pereira $ 5000 (del terminal a su casa). 

En cuanto al tema emocional, Thalía indica que ha sido un proceso complicado vivir sola, especialmente por lo cercana que es a su familia, pues en algunos momentos se siente sola. Así mismo, cuenta que uno de los retos más grandes ha sido ser más responsable con sus gastos y el manejo del dinero que sus padres le dan. 

“Ha sido difícil acostumbrarme a estar sola en una ciudad desconocida, sin un familiar o un amigo. Sin embargo, en la universidad he tenido la oportunidad de socializar y conocer a nuevas personas, con las cuales comparto tiempo, además mantengo en constante comunicación con mis hermanas y padres por medio de video llamadas o chat, lo que hace la situación más llevadera”.

Gracias a este cambio, la estudiante que iniciará su segundo semestre, indica que ha crecido como persona, es más consciente, responsable e independiente con el dinero y ha dejado miedos atrás, valorando el gran esfuerzo de sus padres para tener una vida universitaria más cómoda.

2. Juan David Polanía Martínez, vive en un pequeño pueblo del Valle del Cauca. Decidió  estudiar en Pereira, ya que en Cali no encontró la carrera que escogió (optometría), aunque tenía varias opciones en otras ciudades, optó por ingresar a la Fundación Universitaria del Área Andina en Pereira, pues no le queda tan retirado de su hogar.

El joven quien comenzará su segundo semestre, pagó aproximadamente $ 4.3000.000, obtuvo un descuento por ser hijo de egresado, pero debe mantener un promedio de 4,1 para seguir con dicho beneficio. El joven vive en un apartaestudio ubicado al frente de su universidad por el que paga cada mes $600.000 y gasta cerca de $ 60.000 a la semana en alimentación.

Con respecto al tema de la soledad, Juan David indica que ha sido complicado estar alejado de su familia, pues siempre han sido muy unidos, pero hacer parte del equipo de fútbol ha hecho que su vida sea más fácil, pues la actividad física lo mantiene ocupado.

3. Jorge Alban Araujo tiene 23 años de edad, viene de la ciudad de Cali e ingresa a sexto semestre de enfermería. El joven indica que el semestre tuvo un costo de 4.800.000 aproximadamente. Por otro lado, paga $ 320.000 por un apartaestudio y se gasta al mes cerca de $ 300.000 en alimentación (debido a la falta de tiempo, a veces come por fuera).

Ahora bien, aunque el joven se ha acostumbrado a vivir lejos de su hogar, ha sido complicado separarse de su hijo que tiene dos años de edad. “Con el tema del estudio es difícil ir a verlo, lo cual desanima, pero cuento con un grupo de compañeros que también son de otras ciudades quienes me alientan. Pereira me parece una ciudad muy limpia, segura y queda cerca de todo, eso me ha gustado”, mencionó Jorge, quien a su vez precisó que vino a estudiar a Pereira, ya que no logró ingresar a diversas universidades de Cali.

4. Angie Vanessa Moreno González de 19 años de edad, vive en Melgar (Tolima), e ingresa a sexto semestre de odontología en la Andina. 

Para Angie ha sido muy difícil alejarse de su familia pero sabe que es la única manera que tiene para cumplir sus sueños, por tanto y debido a su situación económica solo ve a sus padres y a sus tres hermanos cuando sale a vacaciones. De igual forma, con el ánimo de minimizar los gastos de sus padres, la joven trabaja algunos turnos en una heladería, pero expresa que es muy complicado el que alguien la contrate por horas.

Angie decidió estudiar en Pereira, pues al ser deportista (juega baloncesto desde los siete años), obtiene un buen porcentaje de descuento, este semestre pagó cerca de $ 6.500.000. De igual forma paga $ 340.000 por una habitación en una casa de estudiantes, donde puede hacer uso de la cocina para sus desayunos y comidas, por tanto debe invertir dinero extra para el almuerzo, dicha situación hace que su alimentación tenga un costo mensual de $ 250.000.

Con respecto a cómo le ha parecido la ciudad, la joven indica que Pereira es muy acogedora y le parece muy grande, pues ella viene de un pequeño pueblo, además ha conocido a gente maravillosa que trata de ayudarla.

Ventajas de estudiar fuera de casa

– Una de las grandes ventajas que trae consigo el estudiar fuera de casa, es escoger precisamente esa carrera con la que siempre el joven se ha visualizado. De esta manera la motivación será un punto a favor a la hora de iniciar.

– Obtener experiencia al ser independiente y responsable con los gastos

– Oportunidad de conocer y hacer nuevos amigos

Desventajas de estudiar fuera de casa

– Uno de los principales inconvenientes es el aspecto económico, la mayoría de los padres de familia contribuyen en gran parte o en la totalidad de los gastos. Algunos jóvenes optan por trabajar en sus ratos libres con el ánimo de contribuir a sus estudios.

– Hay una ruptura del vínculo familiar debido al distanciamiento. Sin embargo, la tecnología ha solventado de a poco dicha situación.

– Algunos se estresan por conocer una ciudad nueva.