1.380 estudiantes aprenden a programar en Risaralda

Según la Fiscalía General de la Nación, durante el 2018 se reportaron más de 20.000 denuncias por delitos informáticos en Colombia. Los ataques más recurrentes proceden de códigos maliciosos o malware, suplantación de identidad y de sitios web, con el fin de adquirir información financiera.
Actualmente, el sector financiero es la industria más afectada en el ciberespacio.

Sin embargo, no existe una discriminación entre públicos o sectores para el ciberdelito, incluso en ocasiones los envíos de malware son masivos y afectan computadores tanto de grandes empresarios como de personas del común. En un mundo digitalizado la seguridad es un factor clave para la conservación de la información, sobre todo en una era donde la principal tendencia es migrar hacia la nube.

Es por esto, que la transformación digital debe ir de la mano con todas las garantías para no ser víctima del sistema. Si bien, tiene múltiples beneficios y es una necesidad demandante del mercado y los negocios, al mismo tiempo trae consigo una constante exposición a riesgos que deben ser mitigados para evitar los impactos negativos que genera un incidente de este tipo en términos económicos, de privacidad de información, confidencialidad y
reputación de los afectados.

Según la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), Colombia está catalogada como el país que tiene más secuestros de datos en Latinoamérica, además, los ciberataques son la séptima causa de mayor impacto económico en el mundo, por lo que deben ser tratados con precaución.

De acuerdo con Javier Díaz, director global de Ventas de A3Sec, multinacional experta en ciberseguridad: “En el proceso de protección de la información, las capacidades de detección y respuesta han evolucionado, creando la necesidad de desarrollar nuevas habilidades en cacería de amenazas, validación de la efectividad, establecimiento de nuevos modelos de respuesta a incidentes e implementación de herramientas de inteligencia artificial.”

Estar a la vanguardia en temas de transformación digital, no significa solamente desarrollar habilidades en el campo tecnológico, es necesario trabajar de manera conjunta con herramientas inteligentes que permitan anticiparse a las posibles situaciones fraudulentas a las que están expuestas las industrias en la nube. Lo anterior, permitirá ser más efectivos en los procesos de detección y respuesta oportuna ante cualquier incidente.

“Dadas las características del negocio y el manejo de información sensible, es importante recurrir a una empresa experta en la materia que se encargue de supervisar y controlar todas las acciones de seguridad pertinentes para evitar ser víctima de un ataque. Es claro que la necesidad de un mundo interconectado implica también su acompañamiento y custodia”, afirmó, Javier Díaz.
Durante el evento en el que se hizo un reconocimiento a las 13 instituciones educativas que están capacitando a sus estudiantes en lenguajes de programación en Risaralda, la ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), Sylvia Constaín, anunció que el próximo año se multiplicará por cuatro el número de menores beneficiados con el proyecto de Programación para Niños y Niñas.

“En solo 15 meses capacitamos 760 profesores de colegios públicos y 15.600 niños y niñas en lenguajes de programación. Para el próximo año multiplicaremos esta cifra, pues entrenaremos a 300 maestros adicionales, permitiendo que más de 63.000 estudiantes puedan aprender a programar de una manera sencilla gracias a la metodología del British Council con el procesador ‘micro:bit’. De esta manera, estamos abriendo una puerta para que los jóvenes entren al mundo digital”, explicó la ministra Constaín.

Programación para Niños y Niñas es un proyecto del Ministerio de las TIC, el British Council y Computadores para Educar (CPE), que busca fortalecer las habilidades digitales de los más pequeños a través de una tarjeta de programación digital del tamaño de una cédula, denominada “micro:bit”, con la que a través del juego y la creatividad se les enseña la lógica detrás de la computación.

“Programar es un idioma tan esencial como el español. Es algo que todos los niños y niñas deberían aprender, porque es una forma de comunicarse que nos sirve globalmente. Estos dispositivos tienen muchísimo que enseñar para que los estudiantes empiecen desde edades muy tempranas a programar, a tener un pensamiento lógico que les va a servir toda la vida. Así no se vuelvan programadores, lo que aprenden va a hacer que en su futuro tengan más oportunidades”, dijo la ministra TIC.

1.380 estudiantes aprenden a programar en Risaralda

El anuncio de la ministra Constaín se realizó desde la Institución Educativa La Julita de Pereira, donde hizo un reconocimiento a los 23 docentes que están formando en programación a 1.380 estudiantes de Risaralda con esta metodología, que además enseña habilidades blandas como el trabajo en equipo, el pensamiento creativo, la resolución de problemas, etc.

Además, la funcionaria oficializó la entrega de 558 procesadores “micro:bit” para estas instituciones educativas ubicadas en los municipios de Pereira, Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal.

De otro lado, la jefa de la cartera TIC entregó 30 equipos de Computadores para Educar para beneficiar a los estudiantes del complejo educativo La Julita, los cuales tienen contenidos precargados para facilitar el aprendizaje de diferentes materias en las aulas de clase. En el gobierno del presidente Iván Duque se han entregado 235 equipos, entre computadores portátiles y tabletas, en el departamento de Risaralda.