De la Aldea a la Ciudad, recuento de lo que somos

El Diario de Pereira, la Academia de Historia, la Maestría de Historia de la Universidad Tecnológica de Pereira, historiadores y los periodistas de esta casa editorial, dieron vida a este libro que muestra el espíritu y sentimiento cívico que ha logrado crecer y trascender a Pereira.

El encargado de iniciar con el acto de lanzamiento fue el exalcalde e historiador, Jairo Arango Gaviria, quien en su intervención hizo un recuento del contenido del libro. “Este ejemplar expone con amplitud el concepto de Pereiranidad a través de diferentes personas que se han destacado en la vida de la ciudad, bien como dirigentes empresariales, cívicos, deportistas, periodistas académicos, artistas y políticos que a lo largo de su trayectoria han sido consecuentes con Pereira dando lustre al concepto de Pereiranidad”, indicó Arango.

Fue el escritor Miguel Álvarez de los Ríos quién acuñó el término ‘Pereiranidad’, pues interpreta a los pereiranos como seres que aman a su ciudad, pues acudieron al llamado para defender causas cívicas y sociales como: Villa Olímpica, Aeropuerto Matecaña, Estadio Hernán Ramírez Villegas, tranvía, 2.500 lotes con servicios, emisora cultural Remigio Antonio Cañarte, Deportivo Pereira, Juegos Nacionales de 1974, Universidad tecnológica de Pereira, Catedral de Nuestra Señora de la Pobreza, creación del departamento de Risaralda, Sociedad de Mejoras Públicas, Zoológico entre otras obras. Estos son algunos ejemplos de los íconos del civismo y la Pereiranidad, del espíritu y del sentimiento de la gente de la comarca; como dijo Miguel Álvarez: “La Pereiranidad es consustancial al ser pereirano”.

Propósito del libro
Uno de los objetivos del libro es mostrar cómo el civismo incubado por nuestros abuelos (desde su fundación en 1863) ha sido en diferentes épocas el motor de desarrollo de la ciudad; unas veces a través de obras patrimoniales materiales como la apertura de vías, hospitales, campos deportivos. Y otras impulsando el patrimonio inmaterial como el caso de la emisora cultural, la banda del municipio, el himno de Pereira, obras que no sólo han logrado perdurar, sino que con el paso del tiempo funcionan cada vez mejor.

Otro gran propósito del libro es resaltar la participación de la mujer no sólo en las diferentes gestas cívicas, sino en las múltiples temáticas empresariales, educativas, sociales, políticas, culturales, académicas y deportivas insertas en la vida cotidiana de la ciudad. Es quizás la historiadora Jenny Xiomara Tamayo, una de las escritoras que con mayor acierto ha logrado visibilizar a la mujer en el desarrollo cívico de la ciudad.

El civismo no ha mutado en pereiranidad porque su ADN es el mismo: amor y sentimiento. El pereirano es voluntarioso y desprendido cuando de ayudar se trata, ese espíritu de solidaridad seguro lo heredó de personas como Jorge Roa, Santiago Londoño, Gilma Gómez, el Presbítero José Antonio Valencia, Francisco Polanco, Jaime Cortés, entre otros que con capacidad de amor a la ciudad lo dieron todo sin pedir nada a cambio

Esfuerzo colectivo
Luis Carlos Ramírez Múnera, director del periódico El Diario, explicó cómo la ciudad logró desarrollarse a través de los convites. “Pereira ha sido resultado de un esfuerzo colectivo sin más ambición que ver convertido en realidades tangibles los sueños de muchos años y los anhelos de los hombres y mujeres que han ido forjando a punta de trabajo, sacrificio y esfuerzo comunes el porvenir de todo un pueblo”, precisó Ramírez en su intervención.

Así pues, desde muy temprano, los primeros pobladores entendieron que su futuro como poblado dependía exclusivamente de su esfuerzo e iniciativa, pues no podían quedarse esperando la ayuda estatal.

El 23 de octubre de 1964, un año después de que el Presbítero, Remigio Antonio Cañarte oficiara la primera misa como testimonio de la fundación de la naciente aldea, la organización municipal convocó a todos los pobladores para trabajar en convites y así construir la casa oficial, constituyéndose según los historiadores como el primer aporte solidario de los moradores iniciando con esto un largo proceso de esfuerzo colectivo que a la postre le ha entregado innumerables y positivos réditos a la ciudad y el país.

Un tiempo después y siendo tal vez el segundo hecho histórico de envergadura de asociación y de trabajo comunitario y desinteresado, convocaron a la comunidad para la construcción de un templo, gracias al entusiasmo del padre Ismael Valencia y los pobladores de la época se inició con la construcción de la iglesia hoy convertida en catedral.

Otras

El hospital San Jorge fue otra obra que convocó a todos los pereiranos. Aparece una persona generosa que dona el lote, otra asignó recursos y otras más entregaron sus donativos e hicieron posible la construcción de una pequeña sala de atención de urgencias y luego una unidad para recibir a las personas que necesitaban la atención médica profesional.

Por otro lado, ante la posibilidad y el anhelo de ser la sede de los juegos nacionales en 1964, el 20 de julio de 1962, más de 50.000 personas de todas las denominaciones sociales desfilaron hacia el sitio escogido y con pico y pala en mano, banquearon el terreno, sacaron piedra del río Consota y pusieron los primeros mojones para la obra en una nueva demostración de civismo.

El gobernador Sigifredo Salazar Osorio y el alcalde Juan Pablo Gallo Maya, recibieron por parte del director del periódico El Diario, Luis Carlos Ramírez Múnera, el libro “De la Aldea a la Ciudad”.

El evento contó con la participación musical de La Iguana, quienes interpretaron la canción Las Acacias.

4 comentarios en “De la Aldea a la Ciudad, recuento de lo que somos”

    • si ud es politiquero (no politico),o trabaja en un periodico,oes rector de algun garaje se lo regalan. anoto los mencionados lo reciben gratis, y este seguro que no lo leen, porque por estar pegados de los celulares politiquiando no les queda tiempo y ademas no les gusta leer.

      • Otro desocupado, tipico amargado que solo le ve lo negativo a todo y justifica su mediocridada buscando culpables, en este caso les toco a los politicos. por eso estamos como estamos, necesitamos gente que aporte buenas ideas gente constructiva. yo tambien tengo «una opinion»

        • parece que te dolió.siéntese en el inodoro bote lo que quiera botar y hágase esta pregunta: cuántos libros leí este año? la respuesta le ayudará a aportar lo que llama buenas ideas. ja ja

Los comentarios están cerrados.