22.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

Don Agustín lleva 30 meses viviendo debajo de un puente

Al llegar al sitio Don Agustín estaba tapado con un plástico protegiéndose del frío que imperó en la mañana de ayer. Muy atento escuchó la intención de la nota y accedió sin reparo alguno a ser filmado y contar parte de su historia.

“La gente me colabora aquí con comidita, por eso vivo aquí, llegué a mediados de agosto del 2018, pero llevo 70 años viviendo en la calle. No es que coma mucho, no me da hambre, a veces me siento agotado”, expresó Don Agustín.

El ciudadano manifestó que salió de casa muy joven sin rumbo fijo y no supo cómo regresar a ella. No volvió a tener contacto con sus familiares.

“Hace algún tiempo cuando tenía alientos, estuve trabajando en Codazzi, Cesar; Girardot, Cundinamarca y Espinal; Tolima, luego llegué a habitar esta zona del Eje Cafetero”, dijo el Agustín Aguirre.

El puente donde habita, sirve como techo y refugio para cubrirse de la lluvia y el sol inclemente, en un espacio reducido tiene un fogón de leña, panes, huevos, bebidas, tiene sus cobijas y hasta almohada. Muchas veces se ahorra la cocinada porque los ciudadanos le regalan alimentos. Aun así Don Agustín presenta serias complicaciones de salud.

“Hace 40 años me empezó a doler el corazón, me vio un médico y me dijo que tenía la presión muy alta y nervios, también me dijo que si sufría del corazón ya me hubiese muerto. Desde la fecha sigo presentando el mismo problema”, indicó el ciudadano.

Don Agustín oriundo del municipio de Chinchiná Caldas habita la calle desde los 17 años y sobrevive de la generosidad de quienes viven cerca o transitan por la Variante La Romelia – El Pollo. Aun así y gracias al regalo que le hizo una ciudadana, tiene claro que el Covid-19 existe, incluso al llegar el sitio, estaba refugiado con el tapabocas puesto e hizo un llamado a la gente.

“He escuchado en la radio que ha muerto mucha gente y hay muchos contagiados, por ello es importante que todos se cuiden para ver si desaparece esta enfermedad”, expresó el habitante en condición de calle.

A los 82 años de vida, este habitante de calle no espera recibir ayudas ni volver a casa, acostumbrado al excesivo ruido por el paso de los vehículos en la zona, Don Agustín solo espera pasar allí sus últimos días de vida.

“No me provoca volver a casa ni encontrar a mi familia, pues a la edad que tengo y con estas enfermedades y arruinado, me siento mal de salud, yo ya voy a durar poquito, voy a ver hasta donde aguanto”, expresó Don Agustín.

Crédito: Fotos Roberto Betancourth

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -