17.5 C
Pereira
viernes, diciembre 2, 2022

Diálogos regionales vinculantes; iniciativas de los movimientos sociales

Mayra Marrufo.

El foro “Enfoque territorial del trabajo en el marco de la justicia económica” fue una iniciativa de los movimientos sociales y del Gobierno nacional en búsqueda de la participación de la ciudadanía que se organizó para hacer un diagnóstico de los problemas que se presentan en el mercado laboral y de la misma manera dar posibles soluciones.

Lina Maria Montilla Díaz, presidenta CUT Risaralda, manifestó:
“Distintos actores del mundo del trabajo tenemos propuestas e iniciativas que buscan mejores beneficios y cambiar las condiciones laborales en nuestro territorio. Necesitas conocer estas propuestas, escucharlas y socializarlas, en este momento tan importante como es la construcción y el plan nacional de desarrollo; el actual gobierno promueve la construcción del Plan Nacional de Desarrollo por medio de los diálogos vinculantes y desde la mesa de trabajo quisimos hacer un espacio para lograr este foro en el que las distintas expresiones pueden decir cuáles son sus propuestas y sus diagnósticos, por eso es que hemos convocado a empresarios y a la academia que por medio de su eje van a presentar ponencias, el observatorio del mercado laboral, también está presente Comfamiliar Risaralda, el Sena, las organizaciones sindicales, la Central Unitaria de Trabajadores, entre otros”.

También dijo que durante el estallido social exigieron trabajo y condiciones de vida digna.
“Entendemos el cambio de vocación económica y de las condiciones de empleabilidad. Tenemos una amplia agenda de transformación del trabajo en nuestra región. El Plan Nacional de Desarrollo es sólo un inicio, si nos unimos encontraremos las soluciones”.
Asimismo, aclaró que la ciudadanía en general que tenga propuestas e iniciativas con el objetivo de mejorar las condiciones de empleo en Risaralda son bienvenidos.
“Esperamos que por medio del observatorio del mercado laboral nos den una visión de como ha sido el movimiento en el mercado laboral en Risaralda y como puede mejorar en función de construir propuestas para el plan nacional de desarrollo”, finalizó Lina María Montilla.

En el evento estuvieron presentes sindicatos, empresarios, gremios, academia, gobiernos y ciudadanía, donde compartieron información y propuestas en el ámbito laboral:
“Tenemos el reto de materializar el Estatuto del Trabajo que resuelva y reglamente temas históricos del sector, para fortalecer la protección a los derechos fundamentales del trabajo y mejorar las relaciones laborales, ayudando a consolidar las empresas, sin precarización laboral, entendiendo que el factor de productividad es indispensable para la determinación de buenos salarios y bienestar colectivo de la sociedad. En el marco de un concepto integral de seguridad humana, el reto es llegar del estado de derecho, a un efectivo estado social, de Derecho”, expresó Bernardo Jaramillo Zapata, director territorial del Ministerio de Trabajo.

De igual manera, Alejandro Martínez, del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario, declaró:

“Es momento de dar un paso histórico para que, alejándonos del sectarismo y del amiguismo, las decisiones políticas del mundo del trabajo sean beneficiosas para todos”
William Gaviria Ocampo, del Observatorio Financiero Unión Nacional de Empleados Bancarios, aseguró que existe una situación crítica de pequeños y medianos empresarios en todos los sectores que componen el 80 % del aparato productivo.
“Un modelo de comercializadores sin producción, mientras el sistema financiero acumula ganancias, apoyado en una normatividad neoliberal. Por ello, el Plan Nacional de Desarrollo debe hacer efectiva la reestructuración del sistema financiero, promoviendo la asociatividad para una recuperación de la economía a partir de las propuestas de trabajadores, pequeños y medianos empresarios. La Banca Solidaria debe ser pilar de la reconstrucción económica del país”.

Por su parte, Óscar Arango, del Observatorio Regional del Mercado de Trabajo, UTP expresó:

“En el área metropolitana, entre 2001 y 2021 la población económicamente activa pasó solo de 236.000 a 270.000, mientras la población económicamente inactiva (quienes no buscan empleo) pasó de 147.000 a 225.000. En estos 20 años el empleo agropecuario se ha reducido a la mitad y la industria, en lugar de crecer, pasó de 48.000 a 35.000 trabajadores. Solo han crecido, comercio, transporte y “otras actividades”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -