Desde el sur llegan noticias

Liliana Cardona

A la Feria del libro de Pereira llegan expositores de muchas partes del país, pero este año tiene un toque especial, es el turno de los escritores de Tumaco, Nariño. Se trata de una familia completa que con su Bicibiblioteca del Saber acercan el color, sabor, ritmo y prosa afrodescendiente al Eje Cafetero. Su presencia en la ciudad se debe a que ganaron un Estímulo denominado Las Letras del Pacífico sur ruedan por los parques de Colombia contando historias.

La familia no optó por un stand al interior de Expofuturo, quieren tener la experiencia directa de la lectura en el picnic instalado en la plazoleta. Algunos de los autores que quieren dar a conocer son: Flover González, autor costumbrista que plasma la tradición oral de historias de miedo, y Piedad Ayora de Quiñones, mujer de letras que inspiró el nombre de la única biblioteca pública del puerto nariñense.

Este grupo de las letras rodantes está compuesto por cuatro miembros: los padres son Jairo García y Viviana Vanegas; las hijas, Daniela y Amelie García Vanegas, ellos viajaron más de 20 horas para estar aquí. Su Bicibiblioteca tiene un toldo de plástico azúl que se dañó en el viaje y que repararon en la propia plazoleta, el marco de la bici es blanco y cada lado tiene cuatro niveles con divisiones de madera, también azul.

“En Tumaco se baila, se canta, se come sabroso, pero también se escribe y se lee mucho. El Pacífico también es Colombia”, afirma con entusiasmo la madre. Mientras tanto Amelie, la más pequeña del clan da vueltas alrededor de la bici, se muestra algo tímida y a la vez orgullosa de este proyecto que hacen sus padres cotidianamente por las tardes, sin retribución alguna, ya que tienen sus propios empleos en la mañana. Daniela por lo tanto está más apropiada de la situación, atiende el público que llega curioso, organiza los libros que se desordenan en la jornada y aprende constantemente.

Al preguntarle a Viviana por cómo se involucra a toda una familia responde: “el amor, es por el amor a los libros, al conocimiento, por entregar a la comunidad lo que uno ha recibido. El conocimiento no puede ser egoísta, es para compartirlo”.

Tumaco es más conocido por la miseria y la violencia que han sembrado las actividades ilícitas y el conflicto armado, el mensaje que ellos quieren dejar es que lo conozcan y recuerden por las cosas buenas: la cultura, la música, la danza, la tradición oral y su escritura. “La tarea es mostrar lo positivo, las cosas lindas que tenemos en el Pacífico”, puntualiza Vanegas.

Una mujer que atrapa con enseñanzas

Yolanda Reyes es una bumanguesa, periodista, escritora, promotora de lectura, pero ante todo una educadora. Ella también estuvo presente en Expofuturo, ayer mismo, a las 2:14 despegó el vuelo que la llevó de regresó a Bogotá, pero fueron muchas las enseñanzas e inquietudes que dejó entre quienes la escucharon. De su conferencia se sacan tres grandes temas: los niños, las mujeres y obviamente la literatura, cada uno tiene fuerza e importancia y a la vez se complementan, porque son esas mujeres que cuidan niños las primeras protagonistas en la educación, con sus propias historias, de lo que se denomina futuro.

“Hablé de esos tres mundos que se tocan en la escritura, porque son los mundos en los que yo transito; las mujeres que tenemos niños y contamos historias podemos cambiar muchas de las historias en las que crecimos y darle significado a otras que nos siguen constituyendo. La infancia está presente en todos los momentos de la vida. Vi a muchas mujeres en la conferencia, ellas se están formando para ser educadoras”, comenta Yolanda Reyes.

La autora expresa: “No me avergüenza haber tomado varios años y muchas horas de encierro pensando en proyectos que, como ustedes pueden ver, no tiene ideas novedosas ni son libros de última moda, sino que más bien recoge una experiencia sencilla y una suma de esfuerzos cotidianos que durante ‘un tiempo bastante largo’, venimos haciendo muchas personas, en diversos ámbitos, para formar lectores”.  Uno de los asistentes interpeló a Reyes sobre la forma en que los chicos ven y leen el mundo: “los niños no leen lineal de izquierda a derecha como nosotros, ellos escanean y en ese escaneo rápido dan cuenta de más cosas que nosotros”, la conferenciante ante esto dijo que también eso es un riesgo sin la dirección adecuada.

“Esos pequeños que hoy dan pasos inciertos; esos a los que ahora podemos ver en las ecografías, forman parte de lo que genéricamente denominamos la población infantil. Lo que también genéricamente llamamos ‘el futuro’ es un futuro incierto y depende, no sólo de lo que hoy les brindamos a unos pocos consentidos, sino de las oportunidades que a tantos millones les negamos”.

Su más reciente trabajo es El Reino de la posibilidad, son cinco ensayos literarios que atraviesan lo que es más importante para la autora, temas que se ha preguntado desde el lenguaje y desde la escritura en los que piensa y revisita la infancia, el hecho de ser mujer y la historia de este país en tono de reflexión.

¿De quién se alimenta una escritora como usted? 

Me alimento mucho de mujeres, Siri Hustvedt, por supuesto de las colombianas Diana Ospina, Pilar Quintana y de la mexicana Cristina Rivera Garza, ella tiene una novela preciosa sobre el feminicidio de su hermana que fue asesinada hace 20 años y quedó, como la mayoría de los feminicidios, en la impunidad, se llama ‘El invencible verano de Liliana’, es volver a preguntarle a la historia, su reescritura busca justicia desde varias perspectivas, ese es el libro que tengo sobre la mesa de noche.

Acerca de la Feria, Reyes se pronunció: “La invitación es a darse un paseo, preguntar quién va a dar las charlas, exigir que estén los libros de los autores que la visitan, porque con los invitados se hace un contacto chévere, pero ellos se van y es el libro el queda, en los libros se encuentra el sentido de las ferias y de los autores”.

Risaralda hace presencia

Desde la Secretaría de Cultura del departamento, se hace la invitación a visitar el espacio que tienen en Paisaje, Café y Libro. “Son 32 escritores que por convocatoria pública se inscribieron para hacer parte del stand, teníamos cupo para 60, entonces le dimos la oportunidad de que cada uno estuviera dos días, son 12 escritores risaraldenses diarios”, comenta la Secretaria Eliana Carmona.

Quienes lleguen a este lugar van a ver una vitrina con todos los libros que los autores llevaron a la Secretaría para comercializarlos, el único requisito que debían cumplir para estar en la Feria, era que cumplieran con el depósito legal que la Gobernación, como biblioteca departamental, está en la obligación de recoger, al ser patrimonio que hay que preservar.

Compartir