21.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

¿Quién tiene la razón?

Liliana Cardona Marín

El auto de la jueza Ángela Viviana López Bermúdez, sobre el desacato a una Acción de Tutela interpuesta por un ciudadano residente en el Rocío bajo determinó que el director de la Diger Alexander Galindo, el secretario de Infraestructura Juan Carlos Restrepo y el alcalde Carlos Maya, debían pasar seis días en detención y pagar una multa.

 

El antecedente de esta decisión no es otro que las históricas pérdidas materiales y afectaciones en la salud corporal y emocional de las personas que durante más de 30 años sufren a causa de las arremetidas del río Consota a sus viviendas.

 

La opción legal de los demandados

Desde la Secretaría Jurídica de la alcaldía, la abogada Claudia Andrea García en calidad de encargada de este despacho dijo que “Se va a estructurar la defensa jurídica técnica para demostrarle al superior jerárquico del despacho en grado de consulta, que la entidad sí ha desplegado todas las acciones y que no existe una responsabilidad subjetiva por parte de la administración, que no hemos sido renuentes al cumplimiento del fallo, que al demandante se le han brindado todas las garantías y que él tampoco ha sido colaborador por lo que existe una corresponsabilidad también en aceptar unos subsidios de arrendamiento mientras se brinda una atención integral, seguimos en el debate jurídico y será el superior quien decida si se confirma o no la sanción interpuesta”.

 

 

Declaraciones desde Gestión del Riesgo 

Por parte del director de la Diger, el director entregó  las siguientes declaraciones: «Es necesario mencionar los antecedentes. Todas las viviendas que se encuentran en este sector del río Consota, se encuentran en condición de riesgo no mitigable,  lo que hace que no exista una obra que se pueda realizar diferente a la relocalización teniendo en cuenta que están sobre la margen de protección del río y que el proceso de todas estas viviendas ha sido por invasión”.

 

El juez ordenó la reconstrucción de un gavión que había fallado por incidencia del río, condición que según el director es normal en la zona, porque el río busca recuperar los espacios que le corresponden y en ese orden de ideas hicieron la mesa de trabajo correspondiente para la construcción del muro, como lo establece la Tutela con Aguas y Aguas, Carder, Secretaría de Infraestructura y Diger.

 

“La Corporación Autónoma que es el ente que da la viabilidad técnica para el desarrollo de estas obras de mitigación, estableció que no se permite la construcción nuevamente de este tipo de infraestructuras y para ello requería que se hiciera una consultoría que determinara qué obra de mitigación se pudiese desarrollar en la zona. La Secretaría de Infraestructura atendiendo el requerimiento de la Corporación contrató los estudios que nos fueron entregados el martes 1 de noviembre», aseguró Galindo.

 

El funcionario no aclaró sobre los resultados de esta consultoría, pero dijo que hay que precisar que al peticionario se le han ofrecido en múltiples ocasiones el subsidio de arriendo temporal con el fin de salvaguardar la condición más importante que es la vida y se ha negado, de esta reacción se tienen evidencias.

 

Lo que piensa el accionante 

Al consultar al señor Arenas, demandante sobre el tema, él consideró importante aclarar: “Llegué al Rocío bajo cuando tenía 10 años, llevamos 50 años viviendo allá, no aparecimos hace dos años y la tutela la pusimos para el beneficio de todos los vecinos, no solo los de la casa 135”.

 

¿Cuál es la razón para no aceptar el subsidio?

“Si recibimos el subsidio que son seis meses, lo de siempre, durante esos seis meses ¿qué va a pasar? ¿Cuánto llevamos que ganamos la tutela y no pasa nada? qué tal aceptar esos seis meses, sería que nos dijeran que siguiéramos viviendo de arriendo y nunca nos solucionarían nada, si estando en la casa no nos han solucionado, estando por fuera mucho peor”.

 

¿El problema es el pedazo de concreto que se desprendió del Vergel?

“Totalmente, eso fue cuando llegaron a tomar fotos que se les mostró que el muro se iba a venir y no hicieron caso, se vino el muro con mucha fuerza, luego la creciente y se inundaron la mayoría de casas. Pedimos protección, porque eso toca al dejar asentar a la gente y eso que yo compré al pasar los años. Cuando llegamos al Rocío, ni siquiera energía había allá, ahí crié a mis hijos, se levantaron y estudiaron”.

 

¿Cuál es el problema con los gaviones?

“Los culpables de que los gaviones que nos protegían se los haya llevado el río, son los de Aguas y Aguas, porque metieron alcantarillado al Rocío bajo, la pregunta es ¿por qué hicieron eso si estamos en zona de riesgo? ¿por qué la alcaldía los autorizó? Está bien que no quisieran que vertiéramos las aguas al río, pero entonces quién controla lo que sucede más arriba. Debilitaron los gaviones con esa tubería, ya quedó tierra movida que el río se ha llevado”.

 

El señor Arenas comenta que llevaban adelantado un proceso de huertas en algunos lotes de personas que habían sido reubicadas, pero llegó la Pandemia y todos esos espacios fueron ocupados por extranjeros y ahí también se colaron los del Forec de 1999 que volvieron de nuevo, al no poder sostenerse en el otro lugar.

 

Además, recuerda que por ese entonces bajando de la casa 135 a mano derecha no había casas y ahora el panorama es muy diferente. Tanto así que cuando se buscó ayer la dirección para la entrevista, la nomenclatura cambia en un tramo largo y continua donde había quedado metros atrás, lo que indica que el testimonio es cierto.

 

Dato

Ya no son solo las 25 casas que originalmente componían el Rocío bajo, ahora es un amplio sector que ha crecido arriba hasta casi unirse con Buenos Aires y hacia la parte de abajo también está inmenso.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -