24.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

Cuando el dolor “quema, pica u hormiguea”

Existen dolor más y menos intensos, se considera que cuando un dolor supera cierto límite de tiempo se está hablando de dolor crónico, y precisamente una de las premisas de la medicina es que los pacientes no tienen por qué sentir dolor todo el tiempo, para el caso del dolor el dolor neuropático localizado, el cual es un tipo de dolor crónico que se presenta como producto de una lesión del sistema nervioso central y periférico afectando un área corporal no mayor al tamaño de una hoja carta se encuentra que es difícil que los médicos lleguen a la conclusión de que se trata de este tipo de dolor, esto sucede, en parte, porque el paciente no logra explicar claramente lo que siente.

La Dra. Luisa Fernanda Gutiérrez, especialista en medicina física y rehabilitación, indica que este tipo de dolor puede generar sensaciones que no suelen considerarse como dolorosas tradicionalmente e incluso se manifiestan con la pérdida de sensibilidad, motivo por el cual los pacientes tienen dificultad para describirlo y, en consecuencia, los médicos para diagnosticarlo. Por otra parte, cabe tener en cuenta que el sistema de salud y el esquema para las consultas con médicos generales no da mucho tiempo para que el médico haga una entrevista a profundidad que permita entender mejor la condición del paciente.

“Cuando hablamos de dolor neuropático localizado hablamos de una amplia gama de síntomas, los más comunes son, ardor, hormigueo, corrientazos, dolor al roce de ropa o cobijas, sensación de frío doloroso.”, comentó. 

De acuerdo con la Dra. Gutiérrez, los médicos cuentan con escalas de valoración y pueden realizar exploraciones físicas que les permitirán comprender mejor la situación, sin embargo, “es importante que un profesional evalúe de cerca el caso para hacer un diagnóstico certero e indicar un tratamiento acuerdo a las necesidades de cada paciente. Si se tiene un diagnóstico definitivo es importante realizar un tratamiento según el caso y por supuesto intervenir la causa para mitigar el dolor”. 

La educación médica continua en dolor es fundamental para el manejo de estos casos. “El alivio del dolor es un derecho de cualquier persona, vivir con dolor deteriora la calidad de vida y la funcionalidad, es por esto que entre más médicos conozcan acerca del dolor neuropático localizado, más pacientes se verán beneficiados de su tratamiento.” Concluye Gutiérrez. 

Diagnóstico y tratamiento

Para casos como el de Pereira, se han llevado a cabo investigaciones como la adelantada por el grupo de investigación de Audifarma cuyo estudio concluye que “los pacientes con dolor neuropático se diagnostican en promedio 90 días después de su consulta inicial” este equipo tiene en cuenta que para lograr un diagnóstico adecuado se requiere desde imágenes diagnosticas hasta atención médica general y diferentes especialidades. 

la dificultad para describir los síntomas dificulta el diagnóstico

Igualmente la investigación adelanta bajo el nombre de “Evaluation of Treatment Patterns and Direct Costs Associated with the Management of Neuropathic Pain” indica que “estos pacientes son tratados inicialmente con fármacos que no se consideran de primera línea para este tipo de dolor de acuerdo con las guías de práctica clínica y se prescriben en dosis inferiores a las recomendadas durante períodos relativamente cortos, con múltiples suspensiones y sustituciones con nuevos medicamentos durante un seguimiento de dos años” lo cual, cae anotar no es lo ideal según los expertos, por otra parte este equipo informa que “los resultados sugieren que hacer el diagnóstico y emprender y mantener una terapia adecuada es difícil, y por lo tanto, se necesita hacer un esfuerzo para asegurar que los responsables de la asistencia sanitaria toman medidas para garantizar la oportunidad y calidad del servicio”. 

El dolor neuropático y las enfermedades relacionadas

La prevalencia de dolor neuropático se estima alrededor del 2% a nivel Latinoamérica, lo cual también es aplicable en Colombia. Según la doctora Gutiérrez, el 60% del dolor neuropático es dolor neuropático localizado. Acerca de su origen, la especialista señala que puede estar relacionado a ciertas enfermedades, como el herpes zoster y la diabetes principalmente. “Todas las enfermedades que afectan los nervios más pequeños del cuerpo, pueden asociarse a dolor neuropático localizado, como por ejemplo las polineuropatías producto de enfermedades como la diabetes mellitus, los síndromes de atrapamiento nerviosos, las enfermedades oncológicas e infecciosas, entre otras”. 

El panorama indica que dolores tan fuertes y de difícil diagnóstico como el dolor neoropático son todo un reto para el sistema de salud colombiano.

Recomendaciones para identificar si su dolor es neuropático

  • Identifique las sensaciones que está experimentando. ¿Lo que siente es ardor, quemazón, punzadas, comezón, entre otros? ¿La sensación se parece a un calambre, un hormigueo, un toque eléctrico o a qué? Estas preguntas pueden ayudarle a describir su experiencia dolorosa o incómoda.
  • Describa lo que siente de la forma más detallada posible. Así considere que es una sensación muy rara, es importante que se lo mencione a su médico. No se limite en expresar lo que siente.
  • Si ha superado una enfermedad o cirugía y aún siente dolor, busque ayuda médica. El dolor neuropático puede ser la secuela de una enfermedad (como la diabetes) o una cirugía previa (como una mastectomía), por lo que necesitará de tratamiento específico.
  • Si experimenta alguna sensación anormal, acuda al médico para verificar el origen y evitar la cronificación del dolor. “El diagnóstico temprano puede facilitar la toma de decisiones centradas en mejorar la calidad de vida del paciente y evitar su sufrimiento innecesario”

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -