18.8 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

¿Cómo manejar la demencia en perros y gatos?

Mariana Suárez Guarín

Confusión, desorientación en lugares conocidos, defecaciones en cualquier zona de la casa, algunos cambios de conducta, entre otras, son signos del síndrome de disfunción cognitiva o demencia senil, que se puede presentar en perros y gatos.

¿Sabías usted que los ‘peluditos’ también sufren de demencia? Así como en los seres humanos, esta enfermedad puede convertirse en todo un desafío para los cuidadores. Ricardo Garay, médico veterinario de Pereira con 23 años de experiencia, explica en qué consiste esta enfermedad, los síntomas para detectarla y cómo sobrellevarla para mejor la calidad de vida de estos animales de compañía.

“Esta enfermedad se da sobre todo por un envejecimiento por cambios físicos y químicos a nivel de la parte cerebral, también puede estar mediado por la edad, así como por factores genéticos, por tumores, accidentes cerebrales, traumas, caídas o golpes.

Nosotros como médicos profesionales asesoramos al propietario de los perros y gatos, para que identifiquen algunos de esos signos y nos visite para hacer un diagnóstico exhaustivo, revisar la historia clínica ya que es bastante complejo y debemos basarnos tanto en cambios orgánicos como en cambios fisiológicos y patológicos, para comenzar con los exámenes, ecografías, rayos x, exámenes de laboratorio, TAC, resonancia magnética, entre otros, que nos lleve a un buen diagnóstico”, indicó el profesional.

¿Cuáles son los síntomas?

De acuerdo con el médico veterinario, los perros y gatos que padecen síndrome de disfunción cognitiva o demencia senil, comienzan a tener ciertos comportamientos fuera de lo común, los cuidadores deben estar alertas a estos comportamientos.

“Los animalitos comienzan a ser apáticos al medio, cambian su conducta, se vuelven demasiado pasivos después de ser muy activos o agresivos, o por el contrario eran demasiado retraídos y se volvieron muy activos o ansiosos, ellos no recuerdan las rutinas habituales, comienzan a orinarse fuera de su lugar habitual, incluso se les puede olvidar hasta el nombre, se quedan mirando un solo punto por largos periodos de tiempo, deambulan por las noches, entre otros son algunos signos de alerta”.

¿Cómo mejora su calidad de vida?

“Desafortunadamente esta patología no tiene ninguna solución, pero el hecho de que nosotros comencemos a cambiar cosas en su entorno, enriquecerlo con olores, sabores, algunos obstáculos y cosas que puedan generar en ellos una estimulación neurológica, ellos van a tener una ganancia mayor; por ejemplo podemos hacerles juegos cortos que reciban un premio (galleta o dulce que les gusta), a cambio de una actividad muy pequeña, porque ellos olvidan como resolver problemas, como actuar ante cosas que normalmente para ellos eran cotidianas.

Los cuidadores podemos evitarles el estrés indeseado, que no reciban visitas de personas o animales extraños, cambiar las cosas de lugar de la casa, tener una mayor actividad con el propietario si son gatos que no quieren saltar a buscar la comida, o el arenero, dejárselas en lugares más bajos, a su alcance, ayudarlos acicalarse, buscando mejorarles la calidad de vida, con lo que tengamos al alcance”, explicó Ricardo Garay.

Dato

Los perros mayores a 11 años, por lo general tienen un mayor porcentaje de posibilidad en sufrir de esta patología de síndrome de disfunción cognitiva o demencia senil.

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -