18.4 C
Pereira
lunes, enero 30, 2023

Así se alimenta el futuro

Liliana Cardona Marín

¿Sabía usted que un niño que deja de comer pierde el 14% de la capacidad de aprendizaje y que no se vuelve a recuperar? Lo más doloroso es que esta pérdida de aprestamiento hacia el aprendizaje, se suma a los factores que aumentan la brecha social, como vivienda, salud y educación superior.

 

En atención a una situación que un día cualquiera le expuso el rector de la I. E. Sur Oriental le hizo al párroco de la iglesia san Nicolás de Tolentino, sobre los incidentes que se presentaban con estudiantes entre 5 y 11 años que debían compartir un huevo para cuatro o que llegaban a estudiar sin desayunar, el presbítero se puso manos a la obra.

El 24 de octubre de este año (día de san Antonio María Claret) seis voluntarios y el padre Jhon Fredy Araque sirvieron los primeros ‘desayunos saludables’, como nombraron a estas jornadas en las que a diario se alimentan a 120 niños de los barrios: La Curva, Rocío alto y bajo, La Unidad, San Luis, La Florida y algunos de Travesuras.

 

El hambre no conoce de religiones

“Hemos normalizado tristemente escuchar que los niños se mueren de hambre en La Guajira. En esta ciudad la comida pulula, pero nadie se pone a pensar si hay pereiranitos en esa condición”, explica el padre Araque. Cuando los niños llegan al comedor, nadie les pregunta si asistieron a misa o si son católicos, porque lo único que ellos quieren es desayunar. 

 

La mayoría de los niños son hijos de madres cabeza de hogar, por esta razón ahora que salieron a vacaciones escolares el número de comensales ha disminuido, porque ellas salen muy temprano a trabajar y no los pueden llevar a la iglesia, contrario a lo que sucede cuando están en el colegio, porque desayunan y entran a clase de una vez.

padre Jhon Ferney Araque

El padre Araque tuvo un encuentro con el presidente de la Cámara de Comercio para vincular de una forma global al comercio con este tipo de actividades y está a la espera de la respuesta definitiva.

 

La caridad hay que hacerla organizada

La comida que se les sirve a los pequeños también proviene del Banco de Alimentos de la Diócesis que pertenece a la institución eclesial de orden mundial que se llama Cáritas Internacional.

 

Para Cáritas Diocesana, el director es el padre Araque. En Colombia el grupo de bancos de alimentos se llama Ábaco (Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia).  “Son dos objetivos primordiales: luchar contra el hambre y buscar el cero desperdicio de alimentos”, comenta el sacerdote.

 

Quien también afirma: “El tema no es repartir por repartir, o repartir para que nos vean. La caridad debe ser organizada, con humanidad y responsabilidad”. El Banco de Alimentos local funciona en La Badea, pero la tarea es de todos, no se debería quedar un solo arroz en el plato, no se debería dañar la comida en la nevera y el campesino debería poder sacar todos los alimentos, para que no se le pierdan sin salir al mercado.

Cifra

800 mil toneladas de comida se desperdician en Risaralda, al sumar lo de las centrales de abasto, hipermercados y restaurantes.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -