14.8 C
Pereira
martes, agosto 9, 2022

Aquí sí pasaron cosas y graves

Es tendencia

- Advertisement -

Ayer se dieron a conocer los hallazgos y las recomendaciones de la Comisión de la Verdad para el Eje Cafetero en dos sesiones. La primera fue en la mañana aquí en Pereira y la segunda fue en Armenia en horas de la tarde, las principales preguntas que se lanzaron a los asistentes fueron ¿Qué hicimos o dónde estábamos? ¿Por qué caminar sobre un charco de sangre? Es que hasta la guerra tiene límites pero en Colombia parece que no fue así por las tantas infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

 

El conversatorio comenzó con la exposición de los ejes que se abordaron en la escucha de las víctimas del conflicto armado y las variables que se tuvieron en cuenta para el análisis de los casos en lo que ellos denominaron como ‘La guerra de muchas guerras’, sobre cómo fue que poco a poco la ilegalidad se asentó en el territorio a la par que el narcotráfico permeaba todos los espacios de la sociedad.

 

Si bien para Caldas el factor diferencial estuvo en las hidroeléctricas, para Quindío en el turismo, se encontró que para la región del alto occidente risaraldense, todavía hoy es la minería la que genera dinámicas de tensión, en el norte y el centro del departamento se focalizó en la agricultura, como forma de explotación a través de los monocultivos y la llegada de las multinacionales; en el perímetro urbano está representada por la criminalidad que por intereses propios se ha valido del Conflicto Armado para poder crecer.

 

La guerra trae actores, porque hay intereses en los territorios, los que se camuflan en otras dinámicas, por ejemplo el Bloque Calima se mimetizó con el narcotráfico y tras esto llegó lo peor que fueron los diferentes tipos de silencio interpuestos o la desaparición para no tener implicados.

 

Números que duelen 

La deshumanización de la guerra no es un problema ajeno, esta región (los tres departamentos) sumaron durante todo el marco del conflicto armado más de 300 mil víctimas. Las cifras que presenta Colombia solo son equiparables con las guerras mundiales o el holocausto Nazi, porque dejó un millón de personas exiliadas, la mayoría no son ciudadanos en el lugar al que llegaron, pues, 16 mil niños reclutados que pueden llegar a ser 30 mil, 450.600 homicidos entre 1985 y 2018, que es casi como ver a toda Pereira muerta al tiempo, pero la cifra puede subir a 800 mil personas asesinadas.

 

El problema del desajuste en cifras radica en que mientras las Comisión tiene 122 bases de datos el gobierno solo tiene 42, de eso también depende la formulación de políticas públicas para resolver el conflicto, lo que es uno de los principales inconvenientes que han encontrado los firmantes de la paz. Los campesinos no se reconocieron como tal en su cultura y forma de vida, se denominaron productores agrarios.

 

El campo, como se sabe llevó la peor parte, se habla de 8 millones de hectáreas de las que entre 1985 y 2013, 537 mil familias fueron despojadas de su tierra, solo multiplicar ese número por 5 o 7 miembros de cada una es doloroso. Los desaparecidos hasta el 2016, van en 121 mil y se estima que suban a 210 mil. Los porcentajes de participación que encontraron fue de 45% paramilitares, 27% guerrilla y 12% agentes del Estado. 

 

“Para una región en la que aparentemente no pasa nada, que se hallaran 7 corredores armados, 13 grupos insurgentes, 14 grupos paramilitares y un gran despliegue de fuerza pública, da cuenta de un lugar que es altamente conflictivo”, explicó el coordinador territorial de la Comisión de la Verdad en el Eje Cafetero Óscar Fernando Martínez Herrera. 

 

En Risaralda

“No se cuenta de la toma al corregimiento Santa Ana en Guática, donde por seis horas los campesinos soportaron el embate de las FARC. No se habla del poco progreso de Santuario, después de que se desmovilizaran los Mártires y Héroes de Guática, se echaron al olvido los asesinatos del alcalde Clímaco Navarro y del líder de derechos humanos Nelson Andrés Trujillo”, comenta Orbilio Maya Ballesteros integrante de la Mesa Departamental del Víctimas.

 

Cifra

30 mil personas entrevistadas y 17 mil relatos transcritos quedaron consignados en las 6 mil páginas del Informe Final, porque no se podían dejar por fuera datos tan valiosos. 

 

Dato

Lo que oyó la Comisión no se puede pasar a la Justicia Especial para la Paz (JEP), son procesos diferentes y por eso se invita a los ciudadanos a que visiten la transmedia del informe y que cada ciudadano se apropie, sobre todo los jóvenes.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -