15.5 C
Pereira
sábado, abril 1, 2023

¿No más celibato para los sacerdotes en la Iglesia católica?

Papa Francisco asegura que no hay ninguna contradicción para que un sacerdote se pueda casar
El obispo de Roma en una reciente entrevista con un medio argentino, que recoge información para Europa, en la que fue entrevistado por la posibilidad de revisarse el celibato, el Papa Francisco explicó que el celibato en la Iglesia occidental es una “prescripción temporal”.
 
PONE EN MANIFIESTO
Que “El celibato en la Iglesia occidental es una prescripción temporal: no sé si se resuelve de un modo o de otro, pero es provisoria en este sentido; no es eterna como la ordenación sacerdotal, que es para siempre, te guste o no te guste. Que dejes o no dejes es otro tema, pero es para siempre. En cambio, el celibato es una disciplina”.
Es un tema debatido que en la historia ha sido motivo de escándalos por juzgamientos que a pesar de presentarse casos importante de relaciones personales de los sacerdotes en coyunturas no deseables ni permitidas socialmente ni para las autoridades eclesiales, así entonces se oponen.
 
EL PAPA SUBRAYA    
Recordó que los sacerdotes de la Iglesia oriental están casados y tienen hijos, al tiempo que no hay “ninguna contradicción para que un sacerdote se pueda casar”. Además, apunta que el celibato puede “llevar a un machismo”.
El santo pontífice expresa “Todos los de la Iglesia oriental están casados, o los que quieren. Ahí hacen una opción antes de la ordenación por casarse o por ser célibes”, señaló.
“Acá en la Curia tenemos uno, hoy mismo me lo crucé, que tiene su señora, su hijo” añade.
No obstante, se muestra indiferente ante la posibilidad de que anulando la obligación del celibato crezcan las vocaciones de sacerdotes.
Detalla en que “a veces el celibato puede llevar a un machismo” y criticó que haya algunos curas que no saben “trabajar con las mujeres” porque les “falta algo” tras constatar que el Vaticano en el pasado “era muy machista”.
En el Vaticano trabajan 1.165 mujeres, frente a las 846 en el inicio de su pontificado en 2013, por lo que el porcentaje aumentó del 19,2 % al 23,4 % actual.
El celibato sacerdotal es cuando esta elección se hace a cambio de una dedicación total a los servicios religiosos, por medio de la ordenación presbiteral, es una dedicación total de la persona al servicio de Dios y de la comunidad, según la historia.
Se vincula a la vocación virginal, pero no es exactamente lo mismo. Religiosos que no ejercen la función sacerdotal también pueden mantener la vocación virginal. Las personas casadas, que por lo tanto no pueden ser célibes, pueden asumir en un cierto momento de la vida un voto virginal, manteniéndose unidos pero sin tener más relaciones sexuales.
La virginidad es la condición de aquel que nunca tuvo relaciones sexuales, pero la vocación virginal es la renuncia de la vida sexual activa, o sea no hay que ser virgen para escogerla. En este caso la persona renuncia a una vida sexual activa para canalizar toda su energía y toda su persona en su relación con Dios.
LOS PEREIRANOS REACCIONAN
El especialista Guillermo Valencia, psicologo Clinica explica y opina: “Dentro de sus liberalidades había introducido esa posibilidad de considerar el celibato al interior del sacerdocio catolico  es algo interesante que toca a toda la comunidad católica a nivel mundial  y sobre eso todos sabemos que ha habido puntos de vista desde hace mucho tiempo muy divergentes que pasan algunos por explicar la justificación que todo este tipo de escandalos de tipo sexual, peidofilia, homosexualidad y heterosexuales.
Lo que quiero expresar con eso es que muchísimos sacerdotes, la elección de la virginidad espiritual que es lo que conciben ellos, es muy difícil de mantener, ahora hay que tener en cuenta una cosa el celibato no es una cuestión que sea un mandato de la iglesia, eso no está dentro de los parámetros y dogmas de fe en la iglesia, no es una obligación.
De las religiones judeo cristianas solamente dos práctica el celibato que son los católicos y ortodoxos y en dos religiones orientales como son el hinduismo y budismo, en las demás religiones antiguas y modernas el celibato no existe, así que desde el punto de vista psicológico mi opinión es que si bien es cierto es una elección que se hace porque ser sacerdote es una renuncia que se hace a muchas cosa pero esa renuncia tiene que incorporar toma la mundanidad de todo el ser humano que es el sujeto sacerdotal, yo diría no, que eso lo entienden muchas religiones.
Sería mucho mejor, más rentables psicológicamente y socialmente que se permitiera a los sacerdotes tener una vida además de monarcal una vida que pudiera ser compatible con lo marital, esto contribuiría enormemente a la salud mental y sexual de la iglesia católica que precisamente a mayor grado de frustración de una sociedad tan como es la moderna, erotizada a morir es hedonista y ha expuesto a los sacerdotes a esta situación, así que me adhiero a esa línea de personas que pueden estar de acuerdo con el papa en una eventualidad y creo que ayudaría y beneficiaría mucho a la institución eclesial, en la medida en que no veo que sea incompatible que un buen sacerdocio sea también llevado a cabo con una vida marital espiritual y familiar muy profunda”.
REACCIONES
NORALDO FAJARDO

“Yo creo que si puede ser porque como los pastores evangélicos, se casan y tienen hijos, y son más consagrados que los católicos, estoy de acuerdo lo qu esino pueden es tener amantes pero casado sí”
 
ROSALBA PERÉZ
Eso lo veo muy normal, mientras no abandonen el sacerdocio que sea lo que ellos decidan, tener su esposa o tener sus hijos, no le veo problema, sigue siendo un sacerdote, cumplliendo con los deberes en la iglesia”
MARIO LÓPEZ

“Es justo que un hombre que se consagra a lo catolico, tenga derecho también a su propia vida conyugal, tener su esposa, conformar un hogar, siempre y cuando lo sepa llevar. No deja de ser hombre, es un ser humano, además uno va a la iglesia a creer en la palabra personal de ellos, sino en la de Dios, él sólo predica la palabra”.
PADRE ANIBAL HURTADO

“Lo que el Papa ha dicho es cierto, la procedencia del celibato viene del Concilio de Letrán en 1139, se dice que fue en los inicios cuando se impuso el celibato para los sacerdotes en la iglesia occidental, aunque algunos hablan del siglo IV. De todas maneras la prohibición del celibato es eclesiástica, no es de ley divina; por tanto el Papa puede en la iglesia abolir la ley del celibato”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -

Te puede interesar

- publicidad -