Ventajas de acogerse al Régimen Simple Tributario


La Ley de Inversión Social trajo consigo una serie de posibilidades que contribuyen a la reactivación económica de los micro y pequeños empresarios del país a través del Régimen Simple de Tributación (RST), ya que permite que a partir de este año aquellos empresarios que tengan ingresos inferiores a 100.000 UVT hacer parte del RST. La DIAN fijó el precio de cada Unidad de Valor Tributario para el 2022, en $38.004.

En este aspecto es importante tener en cuenta que si el emprendedor aún no tiene inscripción en el Registro Único Tributario (RUT) puede hacer parte del RST en cualquier momento del año, entre tanto, si el emprendedor o empresario cuenta con el Registro, solo debe actualizarlo para acceder a los beneficios del RST, a través de la aplicación de la DIAN o mediante los sistemas electrónicos de la entidad, entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2022, sin programar cita o necesidad de hacer filas.

Para el pago de los impuestos se amplió la base de 80.000 a 100.000 UVT para que más empresarios formen parte del RST y alcancen otros beneficios económicos. Adicional a ello, para los propietarios de restaurantes y bares, o cuya actividad principal y exclusiva sea el expendio de comidas y bebidas, la normativa presenta un nuevo beneficio con tarifas diferenciales que oscilan entre el 3,4% y el 7%, las cuales se determinan por los ingresos y la actividad económica; tampoco será responsable del Impuesto Nacional al Consumo durante el presente año, ya que ha vuelto a aplicarse. En este mismo sentido las franquicias no serán responsables de IVA durante este mismo periodo.

Para acceder a los beneficios que trae el RST es importante que los responsables del pago tengan en cuenta lo siguiente:

  • Si ya tiene RUT puede consultar el paso a paso en https://www.dian.gov.co/impuestos/RST/Documents/Paso-a-paso-RST.pdf y hacer su inscripción en el RST.
  • Si se inscribió en el RST después del 1 de enero, deberá transferir o adicionar en los recibos electrónicos del SIMPLE, los impuestos generados durante el periodo gravable que no ha concluido a la fecha de la inscripción en el RST, como lo es el Impuesto Nacional al Consumo generado en este periodo.

Las medidas que surgieron a partir de la Ley de Inversión Social proyectan que al fortalecer

el tejido empresarial colombiano, se contribuye a la reactivación económica, la recuperación de la inversión, la generación de empleo formal, y la posibilidad de que los comerciantes, empresarios y emprendedores reinviertan en sus empresas y negocios para ser más competitivos en el mercado, partiendo del ahorro que obtienen a través del Régimen Simple de Tributación.