Rumbo de las mipymes luego de un año de pandemia

La emergencia global tuvo un fuerte impacto en las empresas de Colombia, siendo las pymes uno de los segmentos más afectados en sus ingresos y composición laboral. No obstante, este escenario permitió el desarrollo de aspectos como el uso de la tecnología y modernización de operaciones. Tras los desafíos que enfrentaron en 2020, las pymes se acercan a un proceso de recuperación, que se evidencia en sus planes de inversión y contratación.

De acuerdo con la encuesta Visión Pymes, realizada por Brother International Corporation, se evidenció que durante el primer semestre del 2020 la crisis global impactó de forma negativa en ocho de cada 10 pequeños y medianos negocios en el país. Solo un 15% de los encuestados dijeron que esta situación tuvo poco o casi nada de impacto en sus negocios.

El principal aspecto donde se evidencia el impacto de este acontecimiento inesperado fue en los resultados económicos de las empresas. Dos tercios de las pymes señalaron que sus ingresos disminuyeron el año pasado. Las empresas de hotelería y turismo el 95% de las empresas, inmobiliaria y construcción con el 87%, restauración con el 78% y servicios profesionales con el 77% fueron las más afectadas.

Pese a estos indicadores, hubo sectores que se comportaron ligeramente mejor durante el año pasado. El 33% de las empresas del sector de la salud, al igual que el 17% de los negocios del sector tecnológico, afirmaron que sus resultados mejoraron en este período.

 

Estudio 

Bajo este panorama Caty Di Maggio, Vicepresidente Regional de Ventas y Mercadeo de Brother International Corporation, asegura que el año pasado fue un período desafiante para los pequeños y medianos negocios, quienes, en medio de este complejo entorno, dieron un gran salto hacia la transformación digital y se convirtieron en un ejemplo de resiliencia y reactivación económica.

“Un gran número de empresas aprovecharon esta coyuntura para reinventar sus modelos de negocio y modernizar sus operaciones. Las pymes se proyectan como un potente catalizador de desarrollo económico e innovación empresarial. Esto se refleja en que al menos ocho de cada 10 negocios encuestados planean invertir en tecnología de oficina durante este año”, señaló Di Maggio.

 

Sector financiero 

Durante el escenario complejo que se vivió en 2020, las instituciones gubernamentales, financieras y ONGs apoyaron a las empresas de manera sustancial, para que mantengan activas sus operaciones. El presente estudio identificó que las entidades financieras fueron un gran apoyo para las pymes.

Un tercio de los encuestados señalaron que hubo un considerable apoyo por parte de los bancos, mientras que una cuarta parte señaló que recibieron apoyo del gobierno. Además, un 13% de los emprendedores consultados reconocieron el respaldo de organizaciones empresariales, como las Cámaras de Comercio.

No obstante, un 35% de entrevistados cuestionaron no haber recibido ningún apoyo, un hecho que sugiere que todavía existen necesidades que no han sido atendidas, según precisan algunas pymes colombianas.

 

Entorno laboral 

El 2020 implicó cambios profundos en materia laboral. El 52% de las pequeñas y medianas empresas han reducido el tamaño de su nómina en el último año, con ligeras variaciones según la dimensión de las empresas. El impacto fue mayor en la nómina de las pequeñas empresas (entre 10 y 49 empleados) con un 57% que confirmaron haber reducido su personal, mientras que en las medianas empresas (entre 50 y 200 empleados) el 43% despidió colaboradores.

Las expectativas de recontratación todavía son bajas. Solo el 26% de empresas colombianas tiene previsto contratar nuevos trabajadores este año, mientras que el 10% quiere reducir su nómina aún más. Los sectores con mayor probabilidad de incrementar su nómina son Salud (44%), Logística (39%) y Tecnología (38%).

Pese a estos indicadores, el trabajo remoto se consolida como una alternativa laboral entre las pymes. A inicios del 2020, el 44% de las pequeñas y medianas empresas en Colombia contaban con trabajadores remotos en su nómina. Hoy en día, el 74% de los negocios tiene en su personal colaboradores a distancia.

“Este pausado proceso de recuperación laboral obedece a la percepción que tienen los empleadores acerca de temas como la productividad. Casi la mitad de los encuestados cree que el rendimiento disminuyó, como consecuencia de los cambios que implicó la emergencia de salud a escala global. Solo dos de cada diez empresas aseguran que la operatividad aumentó”, agregó la vocera de Brother International Corporation.

 

Inversión

Pese a las presiones financieras, la inversión en tecnología de oficina creció. Más de la mitad de las pymes incrementaron su inversión en este rubro en 2020, mientras que el 83% de los encuestados confirmó que este año destinará recursos para adquirir tecnología de oficina. Este hecho ratifica la importancia que tiene el factor tecnológico en la actualidad, para el desarrollo de los negocios.

Como resultado de esta coyuntura, el 55% de las empresas ha tenido que habilitar oficinas en casa para sus empleados, con una ligera variación según el tamaño de las empresas. El 50% de las pequeñas empresas efectuó esta acción, frente al 65% de las medianas empresas.

Los dispositivos más demandados por las pymes son las computadoras y los servidores, seguidos de las tecnologías móviles y Wifi. Además, muchas empresas tienen previsto invertir este año en software de ciberseguridad, servicios en la nube y herramientas de teletrabajo, como aplicaciones de videoconferencia.

“En este momento, es crucial que las empresas trabajemos al lado de las pymes de la región. Se deben diseñar estrategias con los actores empresariales que ayuden a comprender la realidad de este sector y reflexionar sobre su importancia como motor de crecimiento y desarrollo económico, luego de un año tan complejo como lo fue el 2020”, concluye Caty Di Maggio.

Compartir