¿Podrán las empresas con el peso de esta reforma?

 

Después de dar a conocer los puntos que se radicarán dentro de la reforma tributaria el próximo 20 de julio, quedó sobre la mesa el compromiso tan grande que los empresarios tienen desde el 2022, cuando los aportes de mayores ingresos tributarios por parte las empresas será uno de las estrategias que más recaude dineros para cumplir con el financiamiento de la inversión social; dentro de estos gremios aunque dicen están de acuerdo con el consenso realizado a nivel nacional para poder tomar estas determinaciones, hay incertidumbre por los empresarios quienes esperan que estas medidas no produzcan afectaciones mayores, además de las pequeñas empresas que piden una diferenciación a la hora del alza de impuestos que se avecina.

 

El Diario consultó a varias agremiaciones sobre esta propuesta de reforma tributaria que recaudará, de los 15 billones de pesos que se esperan, 10 billones de aportes por parte de las empresas, entre ellos está el Director Ejecutivo de Acopi Centro Occidente, Iván Muñoz, quien dice celebrar la aceptación de esta propuesta de reforma tributaria, la cual se construyó gracias a un gran trabajo realizado en poco tiempo recogiendo las inquietudes de diferentes sectores; desde Acopi, expresa Muñoz, plantearon no afectar la canasta familiar, ni la clase media del país, sin embargo, dejan a consideración la oportunidad de introducir en esta propuesta una tarifa diferencial de renta para las micro y pequeñas empresas, es decir, darle un alivio o una carga menos onerosa a esta parte tributaria.

 

Por otro lado, Victoria Eugenia Echeverri, directora ejecutiva de Fenalco Risaralda comenta que el proyecto que se presentará apunta de manera positiva a los programas sociales y considera que los tributos que se van a incrementar recae sobre los más pudientes, además considera que el esfuerzo de austeridad por parte del gobierno es muy importante; Echeverri termina diciendo que se debe estar muy pendiente del trámite que tenrá este proyecto en el congreso para su aprobación.

 

Por su parte, Víctor Baza Tafur, gerente regional de Camacol, Risaralda nos habla de 3 aspectos importantes que se manejan dentro de esta reforma, primero se refiere al aspecto social de la reforma donde la continuidad de los programas sociales de atención prioritaria tendrán un alcance fundamental; en el aspecto económico aduce que los esfuerzos de austeridad y del gasto público, además de la evasión de impuestos serán claves para la financiación del Estado; por último Baza se refirió al aspecto fiscal reconoce la necesidad de inversión del país que llevaría a reducir el déficit fiscal, lo que garantiza la sostenibilidad de las finanzas públicas que también estarán basadas en el gran aporte por parte del tejido empresarial; también hay un compromiso por parte del sector privado con la recuperación del  empleo y la dinámica económica.

  

La necesidad de reactivar la economía en el país llevó a que en tiempo récord se estructurará esta ley, sencilla, corta, desarrollada en 35 artículos y que a diferencia de la reforma tributaria, que fue desestimada en el congreso en meses pasados, no está tocando los intereses de las clases sociales más aporreadas en esta situación de crisis sanitaria, El Diario consultó los pro y contra de esta nueva reforma a la profesora Durley Helena Huertas, quien es contadora pública y profesora del programa de Contaduría Pública de la Fundación Universitaria Andina, aunque está de acuerdo con lo positivo que trae este texto que será estudiado en el congreso para ella no es posible dejar a un lado las posibles consecuencias de este proyecto de ley, pues considera que hay puntos que son preocupantes a largo plazo, factores como la generación de empleo, la competitividad y en la inversión extranjera, “lo que implica esta nueva propuesta para las empresas resulta en un importante sacrificio en materia de competitividad y en un aumento en la tarifa efectiva de tributación, pues se pasaría a una tarifa del 35% a partir del año 2022 y en ese sentido ya se desestima entonces una reducción en la tarifa como se había planteado en reformas anteriores”; por último Huertas aduce que se debe tener en cuenta que esta propuesta es de carácter transitorio y solo deberá estar vigente mientras subsistan las condiciones de emergencia sanitaria derivadas de la pandemia, hay que esperar el resultado que surta de la discusión en el congreso sobre este proyecto.

Compartir

Deja un comentario