Nuevos objetivos en documento Conpes; producción de café debe ayudar a reducir niveles de pobreza

El café en Colombia es uno de los productos que más genera riquezas en el país, mueve la economía del mismo y genera cientos de empleos en zonas rurales y urbanas, por eso es importante que se desarrollen estrategias que permitan disminuir la pobreza que existe en diferentes zonas del campo donde, a pesar de la producción del café aún se han desarrollado los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fundamentales para la finalidad de una población, la cual es vivir con dignidad y en paz.

Por esta razón y desde hace algún tiempo se venían desarrollando lineamientos que ahora el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) plasmó y aprobó en un documento pensado en la sostenibilidad de la caficultura colombiana en el que se establecen líneas estratégicas de trabajo entre diferentes entidades del sector público para enfrentar los retos que presenta esta actividad en sus dimensiones económica, ambiental y social.

Entre los desafíos se encuentran la alta incertidumbre en los ingresos de los caficultores, la susceptibilidad de la producción y calidad del café respecto a factores climáticos, además de la vulnerabilidad de los hogares cafeteros al depender de programas sociales y transferencias monetarias del Gobierno.

Ante este panorama, el documento señala cuatro objetivos de trabajo de varias entidades, incluyendo los ministerios de Hacienda y Crédito Público, Agricultura y Desarrollo Rural, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Transporte, y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, entre otras, deberán desarrollar articuladamente en un periodo de nueve años con el fin de garantizar el desarrollo de la actividad en el largo plazo.

Desde la Federación Nacional de Cafeteros, José Leibovich, el director de investigaciones económicas le dijo a El Diario  estos lineamientos son importantes porque definen una hoja de ruta de la polìtica pùblica para apoyar la sostenibilidad de este sector, “el sector cafeteros sigue siendo importante desde el punto de vista de generación de empleos, en la ruralidad colombiana, además que está presente en màs de 600 municipios”, para Leibovich este sector productivo es una fuente de ingreso que se distribuye a una gran masa de la población, la cual está involucrada en distintas tareas de la actividad productiva, “el sector tiene unos retos para lograr ser más competitivos y poder superar las dificultades que tiene, pues tiene indicadores en materia social con unos niveles de pobreza importantes”.

Los lineamientos

El primero de los objetivos es fomentar el acceso a activos productivos para incrementar la productividad, esto consiste en reducir y flexibilizar los costos de producción, aumentar la infraestructura para el manejo de la post cosecha, estabilizar los procesos de renovación a nivel de finca cafetera, mejorar la eficiencia en la gestión de recursos hídricos y ampliar el conocimiento de la reglamentación para el manejo de sombríos forestales en fincas cafeteras.

Estabilizar el ingreso del caficultor para reducir el impacto de factores externos que influyen en el precio y la producción de café, es el segundo objetivo propuesto en el documento Conpes. Este se basa en fomentar el acceso a herramientas que reduzcan la incertidumbre y promuevan la gestión de riesgos agropecuarios y la capacidad de ahorro del productor.

Impulsar la comercialización interna y externa de café verde y transformado, de acuerdo con la calidad del producto es el tercer objetivo, el cual consiste en impulsar la exportación de café con mayor valor agregado, además de garantizar el acceso a mercados en cumplimiento de nuevas exigencias sanitarias y de inocuidad.

El cuarto y último objetivo consiste en fortalecer la oferta de bienes públicos en los eslabones de la cadena del café para hacer más competitiva la actividad cafetera a través de la reducción de los altos costos de transporte y exportación y un aumento de la conectividad digital en zonas cafeteras.

Luis Miguel Ramírez, representante de Risaralda ante la Federación Nacional de Cafeteros comenta que estos puntos estratégicos fomentan herramientas que pueden reducir la incertidumbre mediante nuevos mecanismos de venta de café, “es impulsar a la industria cafetera para que dé un paso adelante, ya no solo que el productor se concentre en la producción si no que experimente nuevos mercados y le pueda entregar al cliente final un producto transformado.”

Incremento en la producción

Es de importancia que las agremiaciones y las entidades gubernamentales inviertan en mejorar las condiciones en este sector productivo, puesto que debido a diferentes factores la producción cafetera ha venido creciendo y los precios del café han aumentado el doble de los precios históricos conocidos.

En septiembre, la producción de café de Colombia, mayor productor mundial de arábigo suave lavado, superó los 1,2 millones de sacos de 60 kg de café verde, 22% más frente a los 995.000 sacos registrados en septiembre de 2020.

En lo corrido del año (enero-septiembre), la producción supera los 9 millones de sacos, 5% menos frente a los más de 9,5 millones de sacos producidos en el mismo periodo anterior.

Y en los últimos 12 meses, que coinciden con el año cafetero (octubre 2020-septiembre 2021), la producción cayó 5% a casi 13,4 millones de sacos de 60 kg desde los 14,1 millones de sacos del mismo periodo anterior.

Frente a las exportaciones este también ha sido un buen año, pues crecieron un 23% en septiembre a casi 1,1 millones de sacos de 60 kg de café verde frente a los 887.000 sacos exportados en el mismo mes de 2020.

Existen varios factores por los cuales el café colombiano está en un buen momento, entre ellos las heladas de brasil que comenzaron en el mes de julio en las ciudades donde más café producen, se trata de los estados de São Paulo y Minas Gerais, según informes del departamento de agricultura del gobierno brasileño, los cuales se han dado a conocer por medios de comunicación del país, la cosecha va en 70% para el año de cosecha 2021/22 y las pérdidas de producción estimada sigue aumentando, analistas del mercado aducen que esta podría ser la peor helada desde 1994.

Otro de los factores es la tasa de cambio que ha venido en un proceso de devaluación frente al dólar también, factor positivo para el alza de los precios en el café.

De igual manera, el aumento del precio diferencial en las exportaciones también ha sido importante en la comercialización y producción del grano de café.

Retos de la caficultura colombiana

– Afrontar la dependencia de los hogares colombianos a programas sociales del Gobierno. A diciembre de 2020, el 63,9 % de los hogares cafeteros eran beneficiarios de, al menos, un programa de transferencias del Estado.

– Entre enero de 2008 y diciembre de 2020, la volatilidad promedio mensual del precio de referencia por una carga de café pergamino seco fue del 21 % y la de la producción fue del 29 % para ese mismo periodo.

– El fenómeno de La Niña entre 2010 y 2011 generó una caída en la cosecha en un 32 % de la producción, mientras que el fenómeno de El Niño aumentó el número de frutos defectuosos, hecho que incidió en su calidad y sabor.

Compartir

Deja un comentario