Nuevas propuestas ante el retiro de la reforma tributaria

Aunque la reforma tributaria fue retirada después de que se estuviera debatiendo en el Congreso de la República, para algunos analistas y expertos en el tema, la implementación de este tipo de medidas es necesaria para la recuperación económica del país. Sin embargo la discusión ahora se centra en la elaboración del nuevo documento y que tipo de reforma se presentaría que no termine impactando a la clase media trabajadora y pequeñas empresas, las cuales han sido los más impactados con la pandemia.

Según lo anunció el Presidente de la República, Iván Duque, al anunciar el retiro del documento, en la construcción del nuevo proyecto se espera entablar un diálogo con las diferente bancadas y sectores económicos del país, que permita definir puntos claves para la recuperación económica del país de manera justa y equitativa.

Por su parte, para el economista, Jhonier Cardona Salazar, la nueva reforma no puede focalizarse únicamente en el factor social, más aún cuando se desconoce la realidad de las condiciones socioeconómicas de cada población. 

“Hay una gran diferencia entre sentirse pobre y ser pobre, que es lo que está pasando actualmente con el aumento de la pobreza, muchas personas se sienten pobres porque sus ingresos se vieron realmente afectados y no tiene acceso a las cosas de antes. Esto es diferente a las personas que realmente viven en la pobreza.  Es por eso que atacar esta crisis con un ingreso solidario permanente, por ejemplo, no es la manera correcta. Hoy lo que las personas reclaman es una intervención en la generación de empleo decente para recuperar los ingresos, pensando que las características que tenemos de gente pobre son las mismas es un error y es una focalización inadecuada de esa inversión social” agregó Cardona Salazar. 

 

Propuesta Andi

Es así como ya están sobre la mesa cinco ejes principales en los cuáles se basará el nuevo proyecto de ley, el cual recoge propuestas de la Asociación Nacional de Industrias (Andi) y el Consejo Gremial.

Desde la entidad lanzan algunas ideas alternativas, de carácter tributario para conjurar la situación fiscal derivada de la pandemia, la cual permitiría al Gobierno Nacional recaudar más de $12 billones, manteniendo en el momento actual, los ingresos y la capacidad de consumo de los hogares colombianos.

“Seguimos creyendo que el crecimiento sostenido de la economía, que irriga el bienestar social, se logra con la libertad de emprendimiento y con la expansión de la capacidad de producir bienes y servicios competitivos en calidad y precio, tanto a nivel nacional, como internacional. Colombia no desvía su rumbo al atender esta contingencia. Por el contrario, lo refuerza al buscar salidas rápidas a la crisis” expresó el presidente de la Andi, Bruce Mac Master.

Las iniciativas

La primera propuesta que hace el gremio es suspender la medida de descuento del Impuesto de Industria y Comercio (ICA) en el Impuesto sobre la Renta, durante el período necesario según los resultados que indique el marco fiscal de mediano plazo. Actualmente el descuento es del 50% del valor pagado por ICA y a partir del 2022 sería del 100%.

Así mismo otra de las alternativas que plantea la entidad es la de aplazar la reducción de la tarifa general del Impuesto sobre la Renta de acuerdo con los resultados que indique en marco fiscal de mediano plazo. La tarifa general de Renta actualmente es del 31% y a partir del 2022 sería del 30%.

Otro punto es el de establecer por dos años el impuesto al patrimonio para personas naturales. Sería un impuesto transitorio que recaería exclusivamente sobre las personas naturales que tengan un patrimonio líquido superior a $5.000 millones, con una tarifa del 1%.

Finalmente los empresarios proponen adelantar la enajenación de activos de la nación, que en su conjunto pudieran otorgar hasta $15 billones, para ser utilizados en el fondeo inmediato de programas como Ingreso Solidario y PAEF, al igual que necesidades de servicio de la deuda a corto plazo.

La propuesta implica un importante sacrificio en materia de competitividad y un aumento en la tarifa efectiva de tributación del sector empresarial, por ello, la misma tiene carácter transitorio y solo deberá estar vigente mientras subsistan las condiciones de emergencia sanitaria, derivada de la pandemia. 

De esta manera, será necesario retornar, en los próximos dos años, a los estándares corporativos de tributación como: tarifa de renta del 30% y descuento del ICA al 100%.

Otros aspectos

El sector empresarial también considera que esta propuesta debe acompañarse de algunas medidas complementarias, con el fin de garantizar los recursos necesarios. Entre las que se encuentran: Hacer un esfuerzo extraordinario por parte del Gobierno para contrarrestar la evasión tributaria, establecer un plan ambicioso de austeridad estatal, obtener recursos por enajenación y venta de activos de la nación, que permitan reducir el déficit fiscal y atender la emergencia sanitaria y social y gravar con IVA algunos bienes y servicios de lujo o suntuarios.

 

En desacuerdo

Por su parte, desde la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), advierten que la decisión de retirar la reforma es un duro revés para el país, propiciado por diversos políticos que, desde un principio, sin ningún debate serio y constructivo, se opusieron con el objetivo de obtener réditos electorales.

“Más allá que el texto radicado tuviera elementos que generaran debate o temas que se pudieran mejorar, la realidad es que perdimos una oportunidad para avanzar en la corrección de los diversos problemas de nuestro Estatuto Tributario”, argumentan desde la asociación.

Según las estimaciones de la entidad, al anterior proyecto proponía cambios estructurales que permitían al Gobierno Nacional tener un sistema tributario con mayor recaudo, más progresivo y eficiente y sentaba unas bases sólidas para una política social de acuerdo con las necesidades del país, necesidades que se han visto recrudecidas por los efectos de la pandemia.

“Adicionalmente, una reforma es necesaria para contener el incremento de la deuda, que ya ronda el 65% del PIB, deuda que pagaremos, en todo caso, los colombianos de esta y siguientes generaciones”, puntualizan desde Anif.

Compartir

Deja un comentario