20.4 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

No hay sueldo que alcance con el costo de vida que tiene el país

Familias de los estratos 1, 2 y 3 luchan por subsistir frente al elevado costo de vida que hoy enfrenta el país que de acuerdo a datos del Dane para agosto registró por segundo mes consecutivo la cifra más alta en lo que va del siglo.

En agosto y por segundo mes consecutivo la inflación en Colombia registró la cifra más alta de los últimos 22 años al ubicarse en 10,84%, en el caso de Pereira el costo de vida se ubicó en 51 puntos básicos por encima de la variación nacional con una inflación del 11,33%.

Teniendo en cuenta esta cifra con respecto al incremento del salario mínimo legal mensual vigente para el 2022, que el Gobierno Nacional fijó en 10,07%, es evidente que dicho aumentó continua en saldo negativo, es decir en -0,77%, así entonces el poder adquisitivo de los colombianos sigue cayendo.

Productos como el huevo, la carne de res, pollo, algunas verduras y frutas, continúan hoy al alza en el país, poniendo al ciudadano de a pie entre la espada y la pared; hoy miles de colombianos se ven obligados a renunciar a diversos alimentos de su canasta familiar y subsistir apenas con lo básico, ya es imposible comprar la misma cantidad que se adquiría hace un año atrás.

Los afectados con el costo de vida de hoy no son solo los trabajadores que devengan un salario mínimo de $1.033.000, pues para quienes se ganan la vida en la informalidad, hoy luchan contra una dura realidad, si tienen para desayunar, no les alcanza para almorzar.

Historias
Es el caso de Esther Julia García Galvis, una adulta mayor de estrado 1, habitante del barrio El Remanso de la comuna Villasantana de Pereira; ella de manera sagrada desde las 4:00 a.m. cada día sale a la esquina de su casa a vender arepas, logrando solo recolectar $10.000 diarios, escaso dinero que le debe rendir para comprar maíz para las arepas del día siguiente, llevar alimento a su casa para ella, su esposo y su hija quien está sin empleo, y garantizar el transporte hasta el hospital de su pareja quien está enfermo de la próstata.

“Más o menos en el mes se gasta $300 mil en comida y eso no rinde sino para 15 días, merco lo esencial, aseguramos la papa, la panela, el arroz, el aceite, el jabón rey, chocolate y mantequilla, la carne no la probamos, ya no hay forma, compramos algo de huevos que siempre se usan cuando hay para el almuerzo”, manifestó a este medio Esther.

La adulta mayor aseveró que un desayuno es un café y cuando alcanza una arepa, para el almuerzo consumen una sopa de fideos con tortilla y en algunos casos no consumen la última comida del día. “Es el pan diario para mi y para mis vecinos algunos de ellos con hijos pequeños”, agregó García.

Pero si en los estratos 1 y 2 llueve, para el estrato 3 no escampa, Enayibi Zapata Valencia, una madre cabeza de hogar con dos hijos menores de edad, habitante del barrio El Progreso en Dosquebradas, y trabajadora independiente, se ve obligada hacer “maromas”, para que los $900.000 que ingresan a su hogar mensual le alcancen para el arriendo, la comida, el pago de servicios públicos, y la recreación de sus pequeños.


“Debo pagar arriendo por $550.000, la energía me ha tocado financiarla varias veces, el agua no baja de precio, pago $78.000, el gas, entre otros, en promedio gasto para mi y mis hijos $400.000 en mercado que se van entre granos, verduras e implementos de aseo que es lo más costos, las loncheras son gastos adicionales que hay ver como suplir, he dejado de comprar carne, atún, algunos implementos como la loción, incluso he tenido que reducir los refrigerios de mis hijos, la plata no alcanza, incluso la recreación ya se volvió un lujo, ya no se puede”, manifestó la microempresaria quien tiene salón de belleza y realiza masajes y a quien por los costos de los productos para su negocio ha tenido que subir los precios, perdiendo más de la mitad de su clientela.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -