Mujeres siguen buscando su lugar en el mercado laboral

Actualmente la tasa de desempleo en mujeres en la ciudad de Pereira y su área metropolitana es de 15,5%, siendo esta la población más afectada con la crisis en el mercado laboral que ha dejado la pandemia del Covid-19. 

Dentro de las estadísticas que presenta el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) la brecha laboral entre hombres y mujeres se ha profundizado y mientras para el mes de enero 2021 de desempleo en el país fue de 17.26%, la desocupación en mujeres 22.7%; por cada hombre que perdió su empleo dejaron de trabajar cuatro mujeres. 

Para Ana María Vinasco Reyes, vicepresidente del segmento corporativo e institucional del Banco de Occidente, uno de los retos que han venido enfrentando las mujeres es, en gran parte, el acceso al mercado laboral; quienes logran hacer parte de este, gozan de mayor independencia y tienen el control sobre su propia vida. Así mismo otra barrera que se presenta es al momento de ocupar cargos de alta jerarquía, en donde muchas veces es reducido su salario o su capacidad para afrontar dichas funciones.

Esa barrera invisible que no permite a las mujeres seguir avanzando en su carrera laboral hacia posiciones de mayor jerarquía, es una realidad. Que las mujeres sean las principales y en algunas ocasiones las únicas responsables de sacar adelante a sus hijos y de las tareas domésticas es una limitante para su ascenso”, argumenta la funcionaria. 

En Colombia el 40% de los hogares están en cabeza de una mujer y aún en caso de tener pareja estas tareas siguen incomprensible e inexplicablemente estando exclusivamente a su cargo. 

 

Salario

Se trata de otra brecha que ha afectado a las mujeres, según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), la brecha salarial entre hombres y mujeres es de 12.9% a pesar de desempeñar el mismo cargo y tener las mismas responsabilidades. 

Las mujeres de zonas rurales ganan 34.5% menos que los hombres y en zonas urbanas ganan 17.3% menos que los hombres. La igualdad de oportunidades y de salario, independientemente del sexo, se debe continuar trabajando desde el sector público y privado para que exista mayor equidad.

“La decisión entre promoción laboral o maternidad, en lugar de ser complementaria, termina siendo una enorme disyuntiva. De ahí la importancia de continuar trabajando por valorar con imparcialidad las capacidades y conocimientos de cada persona para desarrollar diferentes roles, independientemente del sexo”, advierte la vocera del Banco de Occidente.

 

Trabajo y hogar

Por otra parte Vinasco explica que las compañías juegan un papel fundamental en en brindarle a sus trabajadoras la confianza y el empoderamiento que permitan tener un buen clima laboral. Así como también enfocarse en aportar a sus colaboradoras para liderar en una sociedad en la que se tienen que cumplir múltiples roles, así mismo por parte de los demás trabajadores se deben fomentar el respeto por los derechos laborales asociados a la maternidad. Finalmente la empresa deberá facilitar horarios flexibles, cuida del bienestar del talento humano y confía en su capacidad  para manejar el tiempo y equilibrar sus cargas laborales y del hogar.

“Estas son acciones que cada vez más se están implementando en las empresas, quienes se interesan por conocer más a fondo sus empleados y su situación personal y familiar, lo que permite tener más empatía al momento que se presenten este tipo de situaciones”, puntualizó Vinasco. 

De acuerdo con el último informe Asobancaria, las mujeres representan el 60% del talento humano en el sector financiero; en cargos de primer y segundo nivel el 53% son mujeres y de los cargos de tercer y cuarto nivel el 56% está en manos femeninas. Aunque el avance en el sector financiero es destacable, todavía hace falta mucho por trabajar a nivel país.

Compartir