Mujeres le ponen cara al desempleo en Pereira

Aunque Risaralda ha avanzado en espacios y reconociendo el aporte al desarrollo económico por parte de las mujeres, aún queda una brecha para lograr equidad salarial y la igualdad de oportunidades.

Según datos entregados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, en el 2020, la tasa de desempleo en mujeres en la ciudad de Pereira y su área metropolitana fue de 19,5%, mientras que para los hombres fue de 15,6%. Para el año 2019, estos indicadores alcanzaron una tasa de desocupación de 7,5% y 10,5%, para hombres y mujeres.

Según lo explica la Secretaria de Planeación de Risaralda, Margarita María Álzate Ospina, Secretaria de Planeación de Risaralda, la pandemia agudizó la desigualdad laboral que existe entre hombres y mujeres, sin embargo es una gran oportunidad para fortalecer las políticas que ayuden a mejorar las oportunidades y las condiciones laborales de las mujeres en el departamento. 

“Si bien es cierto en el temas de las brechas en la generación de empleo, con ocasión de la pandemia esa brecha se hizo más amplia, situación en la que hay que poner el foco en promover proyectos de inversión dirigidos a generar empleos en las mujeres”, argumentó la secretaria. 

A esta conclusión llegaron integrantes del Observatorio del Mercado Laboral de Risaralda que iniciaron un ciclo de foros para analizar las condiciones de empleo a propósito de las circunstancias generadas por la pandemia y haciendo énfasis en el impacto directo para las mujeres.

 

Educación

La mayor parte de desocupados son personas con nivel de formación media y universitaria.

En el caso de las mujeres el 81% cuenta con estos niveles de formación; no obstante el mercado laboral ofrece menos oportunidades a las mujeres con más formación comparado con los hombres.

“En tiempos de crisis las posibilidades de ocupación laboral, son muy del trabajo de campo, de construcción, de labores que por tradición son ejecutadas por los hombres, esto no quiere decir que las mujeres no las puedan hacer, si no que se ha venido presentando este fenómeno. Lo que hay que promover es trabajo masivo, donde se pueda brindar oportunidades en este tipo de situaciones a las mujeres”, agregó la funcionaria.

Si bien el sector comercio en el departamento fomenta la diversidad, se adoptan y practican políticas sin sesgos de género, aún queda una ardua tarea para lograr la igualdad de oportunidades, brindando equilibrio, entendiendo que se puede continuar con las funciones del trabajo y de manera simultánea, apoyar el hogar.

En este punto destaca Álzate Ospina, la oferta de empleo también debe contar con un compromiso por parte del sector privado, en donde se puede abrir espacios para mujeres que se encuentran preparadas y con conocimientos para asumir cualquier cargo.

“Cuando aumenta el desempleo, el empleo calificado es de los que más se pierde, por lo que se necesita de un trabajo conjunto, entre sector privado y público para volver a regular la dinámica del mercado laboral lo cual puede tardar, según algunas estimaciones, por lo menos dos años”, explicó la Secretaria de Planeación de Risaralda. 

 

La afectación

Para Victoria Eugenia Echeverri, directora ejecutiva de Fenalco Risaralda, el panorama es preocupante, teniendo en cuenta que el sector comercio, principal generador de empleo en la ciudad, ocupa una gran parte de la población femenina, así como también destaca que en el departamento una de cada tres empresas es propiedad de mujeres, por lo que se obliga a las autoridades y a la sociedad en general a trabajar en medidas que permitan salvaguardar ese tejido empresarial. 

“Cuando aumenta la participación de las mujeres en la fuerza laboral no solo se beneficia a las familias con ingresos económicos, también se genera impacto positivo en el crecimiento económico de la región; cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen con resultados positivos en productividad entre el 5 y el 20 por ciento; mejoran los índices en ambientes de trabajo, estabilidad y retención de personal, colaboración, confianza y trabajo en equipo”, aseguró, Echeverri.

 

Acciones

Las cifras nos permiten dimensionar la realidad y establecer las tareas que se deben emprender desde las regiones, aprovechando además herramientas que promueve el ministerio del Trabajo a través de desarrollos normativos frente a la promoción de los derechos humanos de las mujeres en el mundo del trabajo y el trabajo decente.

A través de la Agencia de Gestión y Colocación de Empleo de Comfamiliar Risaralda, entidad que también hace parte del Observatorio del Mercado Laboral de Risaralda, se informó de la estrategia adoptada en medio de la pandemia, que apunta a fortalecer a las mujeres a través de la formación en habilidades blandas, para potencializar sus capacidades y aportes a la empresa.

Así mismo desde Risaralda se inició el monitoreo y se busca ampliar fronteras gracias a la agenda conjunta que se está definiendo a través de la Región Administrativa y de Planificación RAP Eje Cafetero y Tolima; desde donde se iniciarán unas jornadas de capacitación técnica para que el manejo de las cifras que entrega el DANE a través de la encuesta integrada de hogares, permita generar análisis de microdatos y cruce de información que finalmente es lo que dará luces para tomar decisiones alrededor de la generación de condiciones para el empleo con enfoque de género.

 

Temas priorizados

En el departamento también será priorizados temas como:

  •   Trabajar en políticas públicas que mejoren los índices en las diferencias de género.
  •   Priorizar, con la reactivación económica, el trabajo bien remunerado.
  •   Promover oportunidades con estrategias para población vulnerable y en situación de discapacidad.
  •   Continuar con la promoción de la cultura de trabajo decente.
Compartir