Mipymes siguen fortaleciendo reinvención de su modelo de negocio

La supervivencia de las pequeñas y medianas empresas es fundamental para la recuperación económica ante los impactos producidos por la pandemia del Covid-19. No en vano éstas representan más de 90% del sector productivo y generan el 35% del PIB y el 80% del empleo, según las cifras del DANE.

Ante el decrecimiento de la actividad económica experimentado en 2020, una cantidad considerable de Mipymes han realizado importantes transformaciones para mantener sus negocios a flote. Un reciente estudio comisionado por Microsoft Colombia demostró cómo 8 de cada 10 realizaron un cambio en su negocio ante el impacto de la crisis sanitaria y que, dentro de estos cambios, la adopción de tecnología ha jugado un rol fundamental.

“Para una reactivación económica inclusiva y para poder aprovechar las oportunidades de una economía cada vez más digital, es fundamental potenciar las habilidades tecnológicas de la fuerza laboral y muy particularmente la de las mipymes, que son el motor de la economía y el sustento de millones de trabajadores” expresó Jaime Galviz, Gerente General de Microsoft Colombia 

 

Aceleración transformación

Aunque muchas de las herramientas tecnológicas están disponibles desde tiempo atrás y las mipymes ya las habían ido incorporando progresivamente en sus operaciones, la pandemia ha creado una aceleración significativa. 

De hecho, el 49% de las empresarias de este sector productivo considera que la adopción de nuevas tecnologías se aceleró con la pandemia de Covid-19 y más del 30% restante afirma que ya habían consolidado esta transformación antes. Sin embargo, para todas ellas, la crisis detonó la reinvención de sus objetivos y estrategias de negocio. 

El cambio más importante durante Covid fue la adopción del trabajo remoto, 1 de cada 2 negocios adoptó el trabajo remoto a partir de la pandemia. El impacto de esta transformación varió según su tamaño, mientras el 72% de las empresas con más de 150 trabajadores lo adoptó, sólo el 29% de las microempresas lo hizo. En todo caso, los efectos positivos parecen haber superado a las disrupciones que esto implicó, el 54% de las pymes señaló que el principal efecto que ha tenido el trabajo remoto ha sido la mejora de la calidad de vida de los empleados.

 

Mayores cambios

Los cambios más relevantes para el segmento mipyme en materia de adopción de tecnologías fue la adquisición de software para video llamadas y colaboración remota, donde el 68% de las empresas lo aplicaron. En segundo lugar, con 61%, destaca la compra de equipos de cómputo portátil. El tercer lugar lo ocupó el almacenamiento en la nube, una modalidad adoptada por 54% de los empresarios. Entre las empresas de mayor tamaño también sobresalen el robustecimiento de sus sistemas de ciberseguridad.

En medio del distanciamiento social, una de las necesidades más apremiantes para leste sector empresarial fue encontrar maneras alternativas de conectar con sus clientes y abrir nuevos mercados gracias a las herramientas de marketing digital. en este sentido el 65% de estas empresas considera que éste fue uno de los aspectos que la empresa cambió de manera más significativa. El 82% de las Pymes que realizaron estos cambios los centraron en su comunicación a través de redes sociales y su sitio web. Las empresas de mayor envergadura concentraron mayores esfuerzos con inversión publicitaria en medios digitales. 

En materia de recursos humanos, las políticas de trabajo remoto, con el 65% de las empresas, así como la capacitación en tecnologías y habilidades digitales, para el 55% de los negocios,  representaron los mayores cambios para las micro, pequeños y medianos empresarios. Por su parte, las microempresas fueron las que más cambiaron su modalidad de contratación. Las empresas de mayor tamaño orientaron sus esfuerzos en el empoderamiento de sus empleados a través de nuevas tecnologías. 

 

Camino por recorrer

En su trayectoria de transformación digital, las mipymes consideran tener un avance entre el 50 y el 70%, siendo las de mayor tamaño las que consideran tener mayor avance. Y si bien 66% de los empresarios dicen sentirse preparados para la adopción de nuevas tecnologías, su conocimiento para aprovechar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial está aún en proceso de consolidación.

Sin embargo, lo cierto es que una de las consecuencias positivas que trajo esta transformación digital impulsada por el COVID, fue un interés redoblado en la adquisición de conocimiento

Compartir