Las brechas salariales, la piedra en el zapato de las mujeres

Una de las situaciones que expuso aún más y agudizó la pandemia, fue la brecha de género que hay en el mercado laboral entre hombres y mujeres. La llegada de las clases virtuales, el trabajo en casa, aumentaron la carga laboral no remunerada para esta población y en algunos casos fue su trabajo el que tuvo que ser sacrificado para atender las labores del hogar, mientras el hombre es quien se encarga de salir a buscar el sustento.

De acuerdo con esto, desde el Departamento Nacional de Estadística (Dane), presentó el panorama general de las brechas de género en el mercado laboral en el país, para lo cual se tuvo en cuenta los resultados de la Gran Encuesta Integrada de Hogares, 2019. A través de estos resultados  esperan se plateen propuestas o políticas públicas que ayuden a cerrar estas brechas y darle más participación a las mujeres en el mercado laboral, teniendo igualdad de condiciones con los hombres.

“En este sentido, en 2019 las personas ocupadas consideradas para el presente cálculo fueron 21,45 millones, siendo el 59,5% hombres (12,85 personas) y el 40,5% mujeres (8,69 millones). La brecha salarial de género busca evidenciar las diferencias entre la remuneración laboral recibida por los hombres y las mujeres ocupadas” expresó Juan Daniel Oviedo, director del Dane en al panel de presentación de los resultados.

 

La brecha salarial

De acuerdo con los datos entregados por la entidad en el país, la brecha salarial general entre hombres y mujeres, según la media, es de 12,9% para el año 2019, esto indica que por cada $100 que recibe un hombre por concepto de ingresos laborales totales, una mujer gana %87,1. En este sentido, los hombres ocupados recibieron un ingreso laboral mensual de $1,23 millones, mientras que las mujeres recibieron $1,07 millones.

Sin embargo, la dirección de la brecha cambia al calcular la brecha salarial promedio por hora de trabajo. La brecha salarial de género promedio por hora para 2019 es de -2,3%, es decir que, por hora, en promedio las mujeres ganan 2,3% más que los hombres por una hora de trabajo. En este sentido, es posible decir que el ingreso laboral total de las mujeres es menor debido a que invierten menos horas al trabajo remunerado. Las mujeres invierten 41 horas semanales al trabajo remunerado en comparación con 49 horas semanales que invierten los hombres, es decir que, en promedio los hombres invierten alrededor de 8 horas más a la semana que las mujeres en el trabajo remunerado.

De acuerdo con  la consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, Ana María Tribín Uribe este tipo de investigaciones han logrado elevar la conversación sobre las diferencias entre hombres y mujeres, así mismo argumenta que estos resultados dejan grandes preocupaciones para ciertos grupos poblacionales de mujeres ocupadas.

«Si bien las mujeres ganan menos, porque trabajan menos, en este punto es preocupante para grupos, por ejemplo como las madres solteras. Colombia sobresale por tener un alto porcentaje de mujeres en esta condición  y las brechas salariales afectan más a mujeres con hijos y se incrementa con el número de hijos. Esto una vez más demuestra que las brechas están en contra de las mujeres” expresa la consejera.

En acuerdo con esta apreciación, la información entregada por el Dane, demuestra que las desigualdades de género no son homogéneas y se profundizan en ciertos grupos de población. Según características poblacionales como dominio geográfico, grupo etario, el nivel educativo estado civil, tenencia de hijas e hijos, número de hijas e hijos y autorreconocimiento étnico, se evidenció que los hombres ganan más que las mujeres en todos los casos, excepto en el grupo de las personas solteras: para este subgrupo, las mujeres ganan 8,4% más que los hombres.

 

Actividad económica

Según lo expresa por Tribín Uribe, otro gran inconveniente es la segregación por profesión ocupación, en donde las mujeres están ubicadas en sectores de baja productividad, esto debido a la carga de trabajo no remunerada, que hace que las mujeres se autoseleccionen en ocupaciones que les permitan balancear sus trabajo y el cuidado del hogar y por lo general este tipo de profesiones tiene menos ingresos.

Cuando se observan los resultados del Dane, se evidencian amplias brechas en el ingreso laboral mensual promedio en contra de las mujeres en todas las ramas, excepto en aquellas ramas en que las mujeres tienen más baja participación.

“Esta no es decisión del todo de las mujeres, también es un tema cultural. Desde pequeñas se les incentiva a escoger un tipo de carrera especifico, por ejemplo, si un niño y una niña son buenos en matemáticas, se le dice al niño que se incline por una ingeniería y a la niña que puede estudiar contaduría y esto hace que se segreguen ciertas profesiones” agrega la vocera la consejería de la presidencia para la igualdad de género.

La brecha más amplia, en donde los hombres ganan más que las mujeres, se presenta en las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler donde la brecha salarial es de 39,5%, donde el 50,9% de las personas ocupadas en esta rama son mujeres.

A esta rama la sigue servicios comunales, sociales y personales, en donde las mujeres ganan 34,4% menos que los hombres en el ingreso promedio mensual y 28% menos en el ingreso por hora, y representan el 65,7% de las personas ocupadas. Una rama con alto nivel de remuneración a nivel comparativo es la intermedicación financiera, en donde las mujeres representan el 56,5% de las personas ocupadas y ganan 25,5% menos que los hombres en el ingreso promedio mensual.

 

Estrategias

Dentro de las recomendaciones de política pública que realizó la Consejera, se deben basar en unos temas, el primero de ellos es establecer una licencia de paternidad más amplia, una discusión que ya está dando actualmente. Según lo argumenta Tribín Uribe, está sería una alternativa para tener un redistribución de la carga no remunerada en el hogar y que desde el primer día que nace el bebé, los dos padres se comprometan con el cuidado de su hijo “Esto va a hacer que cambien los estereotipos de los roles de género” agrega la funcionaria.

Otro punto que se debe tener en cuenta en la elaboración de esta política es repensar la educación con una perspectiva de género, de esta manera se puede evitar una segregación en términos de ocupación y remuneración salarial. Así pensar se debe repensar el funcionamiento del mercado laboral, para la consejera este debe funcionar en un ambiente en donde existe la familia también y lograr un balance entre trabajo y hogar.

 

Brecha salarial en Pereira

En la ciudad de Pereira y su área metropolitana, la brecha de ingreso laboral promedio es de 13,9%, en donde los hombres devengan un salario mensual promedio de $1,2 millones, mientras que el ingreso para las mujeres es de $1 millón aproximadamente. De acuerdo con la Gran Encuesta Integrada de Hogares, en el 2019, los ocupados en Pereira sumaron un total de 292.700 personas, de los cuales el 43,3% correspondía a mujeres.

Compartir