La carne sube su precio, pero difícilmente vuelve a bajar

La carne es una proteína importante para muchas familias risaraldenses, por tal razón, el aumento en los precios ha sido un golpe a la hora de comprar este producto.

Existen varios factores por los cuales se ha dado el alza en la carne, Óscar Cubillos Pedraza, director de la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán recordó que es necesario tener en cuenta “que el año pasado los precios no crecieron y muchas veces decrecieron. Entonces, se está recuperando la tendencia de mediano plazo que se afectó por la pandemia y como la base de comparación es 2020, que fue más deprimida en los precios, se nota más la subida”, comentó que este incremento se debe, en buena parte, a que hay un mayor consumo. “Tal vez no es tan cercano al de 2019, pero es circunstancialmente mayor al de 2020”.

Otros factores

La demanda de carne debido a la recuperación económica, el traslado del buen precio del novillo gordo a los consumidores por parte de los intermediarios, el alza de los insumos de producción y las consecuencias del paro son las principales razones que explican el incremento del precio de la carne de res, así lo manifestó la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) fundamentada en las cifras del DANE sobre información sobre del precio del novillo gordo y una comparación entre este último y índice del precio de carne al consumidor.

Johanna Echeverry, Coordinadora Regional para el Eje Cafetero expresa que el incremento del precio está dada por la reactivación económica después de una pandemia y del paro nacional  que ha hecho que la gente tenga más acceso al trabajo, esto hace que la gente consuma más, “otra de las razones por las cuales se ha incrementado el precio es porque el ganado gordo en pie ha tenido un incremento y esto es trasladado al consumidor final, de la misma manera los intermediarios que hacen el proceso de comercialización también han influido en que el precio esté variando y hay especulación de precios; otra de las razones que encontramos es que los insumos agropecuarios que son utilizados para realizar la actividad ganadera han tenido un incremento importante y eso se traslada al final en la comercialización”.

Todos estos aspectos imposibilitan que los precios de esta proteína se reduzcan, el presidente ejecutivo de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera comenta que “la cadena de valor de la carne es asimétrica en la transmisión de precios, es decir, si el precio del novillo gordo sube inmediatamente el precio de la carne al consumidor sube, incluso con mayor proporción; pero si el precio del novillo gordo baja, el precio de la carne al consumidor nunca baja”.; y puntualizó, “un ejemplo claro es el de 2018 con la pérdida del estatus sanitario, el precio del novillo gordo se desplomó en más de $700 por kilo de animal en pie. ¿El precio de la carne al consumidor bajó? Ni un solo peso”. Añadió que, por otra parte, es necesario tener en cuenta que el precio del novillo gordo, en lo que va de 2021, ha repuntado 37,7 % y “como es común, los intermediarios de la cadena terminan trasladando esa variación o al consumidor o al productor recortando el precio. En esta oportunidad se ha dado el primer caso”.

Lafaurie Rivera, precisó que desde junio pasado el precio del novillo gordo ha tenido menores variaciones al alza de su precio, incluso ha tenido un registro negativo en julio, en cambio el precio de la carne crece a mayor ritmo. “Bien vale la pena tener en cuenta que los mayores crecimientos del precio de la carne al consumidor estuvieron en mayo (+8,15%)».

El IPC de las carnes ha repuntado

El director de la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán, reveló que el IPC de todas las carnes ha tenido incrementos importantes durante 2021. El de la carne de res ha sido el de mayor variación en el periodo enero-septiembre de este año. La inflación de otras carnes fue similar en el mismo lapso: pollo 23,7 % y cerdo 16,7 %.

Según Johanna Echeverry, el alza en los precios no solo es en la carne, “en la leche también vemos un incremento en precios pero no para el ganadero, sino en la comercialización y en el consumidor final, según el sistema de información de precios del sector agropecuario del Dane, en mayo de este año, el mayor incremento fue en ese mes, un incremento del 10,35% comparado con el mismo mes del año anterior, no es un fenómeno que afecta solo a la carne bovina sino a la proteína animal de otras especies”.

Compartir

Deja un comentario