19.1 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

Inflación y salario mínimo: ¿Qué debe cambiar en esta discusión?

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística el año 2020 cerró con una inflación de 1,61%, la más baja en 55 años, de acuerdo a las estadísticas de la entidad. Esta es una cifra 1,3 puntos porcentuales menor a la pronosticada por el Banco de la República (3%).

Aunque una inflación baja es buena para estimular el consumo y mejorar el poder adquisitivo de los colombianos, para Jahir Gutiérrez Ossa, Docente de Administración de Empresas de la Universidad CES, el punto preocupante en esta situación es que en el país no se aplica con la ortodoxia en la economía, ya que si el incremento salarial se basa en el dato de la inflación, el aumento del salario mínimo, pudo haberse establecido un poco más alto.

“Es decir que en el estado y quienes hacen política económica, son ortodoxos cuando les convienes. Cuando estamos trabajando la inflación para el año que viene, estamos tomando de referencia el año que termina, eso es un factor estacional de rezago y si uno mira que la meta del Banco de la República era del 2,5% y se fue bajando, no se cumple con la premisa de que al bajar un IPC, se estimule un mayor incremento salarial. Lo que se piensa es desde la ortodoxia monetaria, en donde si se baja la inflación lo que hay es mayor capacidad de compra y esto se debe incentivar con mayor incremento salarial” argumentó el docente.

Para Gutiérrez, este tipo de economía es adaptativa y trabaja bajo indicadores pasados, lo cual, según lo argumenta el analista es muy poco probable que una economía mejores su productividad, crecimiento y sus indicadores de desarrollo cuando trabaja con indicadores estacionarios.

 

Estimular consumo

Según lo explica el docente, tener este dato de IPC, era la oportunidad para estimular la demanda a través de un salario mínimo más alto, ya que lo que se encuentra afectado en este momento debido al desempleo, falta de liquidez de los hogares, poco flujo de dinero en las empresas y baja en las compras

“La mejor manera de estimular la economía es con el consumo, que la gente tenga poder adquisitivo para comprar y eso es lo que no hay en este momento, las personas no tienen como, están priorizando sus gastos, en conceptos primarios o necesarios, no están gastando su dinero, por ejemplo, en compra de carro, de vivienda” aseguró Gutiérrez

Igualmente recalcó que, rebajar los impuestos, no es una manera de estimular la economía, ya que las personas tampoco tienen la capacidad de pagarlos.

 

Carga al trabajador

Por otra parte en cuanto a los argumentos que plantean los empresarios al momento de realizar la propuesta para el incremento del salario mínimo, en donde explican que un alza significativa, representa altos costos laborales para los empresarios.

El docente explica que esto atiende a una economía intensiva en el factor trabajo, lo que quiere decir que depende mucho de la productividad de los empleados. Así como también demuestra que las empresas no son intensivas en el factor capital, si no que descargan toda su productividad en el trabajador.

“Esto lo que nos hace entender, desde los argumentos de los empresarios, es que el mismo trabajador no es capaz de pagarse su propia productividad y le toca pagarse vía capital, con equipos, software y maquinaria, es decir lo que sea tecnología o inversión y efectivamente la recompensa del factor capital no es como se cree en las empresas colombianas” agregó el profesor.

 

¿Qué pasaría?

Finalmente el analista asegura que se debe plantear un debate importante en cuanto a los parámetros para el incremento del salario mínimo, ya que si en determinado caso, la inflación llegue a cero, no se va a dar un incremento del salario mínimo.

“Cumplir con el concepto de que al bajar la inflación se va a cumplir la ortodoxia monetaria que dice que, al caer la inflación se tiene mayor poder adquisitivo, es muy pegado a la regla, pero para países que tengan buen equilibrio fiscal, en la balanza comercial lo cual no ocurre en Colombia” puntualizó el docente.

La actual realidad económica del país, explica que se podría estar pasando por una trampa de liquidez, en donde el estado se dedica a ofrecer recursos para el pago de la nómina, para solventar deudas; pero no ofrece capacidad de consumo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -