En 2021 se seguirá navegando en la incertidumbre de la pandemia

Después de varios meses de reapertura por parte del sector productivo, los pronósticos de los expertos en economía auguraban un inicio de año optimista en este sentido. Según el último reporte del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), para el mes de octubre de 2020 el Índice de Seguimiento a la Economía (ISE), presenta un crecimiento de 3,89% respecto al mes de septiembre de 2020, que registró una variación positiva de 3,32% con relación a agosto de 2020.

Sin embargo, los nuevos rebrotes y el aumento de casos en el país y en el mundo, llevaron a los Gobiernos a tomar nuevas medidas para contener el virus, lo cual de manera inevitable, ha terminado afectando el camino de la recuperación económica que se ya se había recorrido.

De acuerdo a lo expresado por Mauricio Cárdenas, economista y exministro de Hacienda, en el foro para periodistas ‘Perspectivas Económicas para el 2021’ organizado por Skandia, el momento actual es interesante y complejo, ya que las proyecciones y el comportamiento de la economía se está desarrollando de una manera distinta a la que se tenía prevista unos meses atrás.

“La visión que se tenía, que la economía estaba en una etapa de recuperación, en donde los datos de noviembre eran buenos, diciembre empezó con buen ritmo, cambió completamente pero llegaron las restricciones y lógicamente esto va a tener un costo en la reactivación que se venía viviendo en el país y que iba a buen ritmo”, agregó el economista.
Cárdenas asegura, que las medidas de aislamiento afecta uno de los principales aspectos que ayuda a mover la dinámica económica, como es el consumo, en donde en el comportamiento de las ventas con tarjeta a lo largo del año hay una relación uno a uno entre la dinámica de las ventas y el tiempo que permanecen las personas en sus hogares guardando el aislamiento social “Entre más tiempo pasan las personas en sus casas, menos consumen, menos se vende y las empresas se van a pique”, afirmó el panelista.

Nueva edición

En cuanto al comienzo de este 2021 y por lo menos los primeros seis meses, el exministro de Hacienda aseguró que será una segunda edición de lo que se vio en los meses de marzo, abril y mayo de 2019, con el inicio de la cuarentena, en donde se pueda presentar nuevamente un decrecimiento de la economía.

“Por el momento es primordial cuidar de la salud, es claro que se deben seguir con las medidas de bioseguridad y eso va hacer que el número de casos comience a ceder y esto va a ir normalizando la situación. No será que tengamos un rebote de la economía, a mi modo de ver estaríamos por un crecimiento más del orden del 4% porque la pandemia no lo está permitiendo”, expresó el analista.

Sin embargo no se atreve a asegurar que esta será la constante durante todo el 2021 ya que la incertidumbre por la evolución del virus y va a seguir hasta que por lo menos se empiece con el proceso de vacunación y se reduzca igualmente el número de contagios, siempre y cuanto no se dificulte este proceso, como ha pasado en otros países en donde se han presentado inconvenientes con el suministro de vacunas y su aplicación, por lo que esto llevaría a que las restricciones estrictas se alarguen durante todo el año y no haya una flexibilización de la actividad económica.

“En las cuarentenas es donde realmente se generan los costos económicos, eso dependerá que si empezamos a bajar el número de casos y volver donde estábamos en noviembre-octubre, cuando la gente salía con más ‘normalidad’, guardando las medidas de bioseguridad. Este será un año complejo nuevamente en donde dependeremos nuevamente de qué tanto se puedan levantar estas restricciones y lo rápido que se empiece con el proceso de vacunación”, agregó Cárdenas.

Reforma

Por otra parte el economista advierte que este nuevo ciclo de la pandemia cambia completamente el panorama frente al paquete de reformas que se tengan previstas para mitigar el impacto del gasto de la pandemia, ya que el 2021 sería en el frente económico muy similar a lo que fue el 2020 en donde se podría dar un déficit fiscal de 7,5%, el más alto de la historia.

“Esto significa desde el punto de vista de reformas que no va a ser el año de reforma fiscal, pero se sembrará la semilla para un ajuste en el 2022 y en la medida en que la economía no muestre una recuperación, el Gobierno dirá que no será el momento de hacer la reforma, con muchos más argumentos. Conclusión, tendremos una economía con estimulo grande al consumidor, que está frenado por la pandemia y un sistema financiero que dice que habrá un sistema de riesgo alto” , aseguró el invitado al foro de Skandia.

Finalmente el experto aseguró que esta será una discusión entre el tren del equipo económico del Gobierno que viene trabajando en una serie de reformas y el tren político que afirma, este no es el momento teniendo en cuenta que será un año de campaña política y que será mejor esperar hasta el 2022 “. En este aspecto la política tiene más ventajas que la economía”, concluyó Cárdenas.

Compartir