El turismo le apuesta al futuro en medio de la crisis generada por la pandemia

Las apuestas por el turismo antes de la pandemia eran bastante fuertes, según datos del World Travel & Tourism Council se calculaba que la industria iba a crecer anualmente 3,6% año hasta 2029. Solamente, en el período de enero a septiembre de 2019 las llegadas internacionales crecieron 4% a nivel mundial. La aparición del COVID-19 derrumbó muchos de esos pronósticos, pero no venció los pilares del turismo, por lo cual sigue siendo una industria atractiva y será un aliado para la reactivación económica y la generación de empleo.

Ostelea, Escuela de management en Turismo, realizó un informe elaborado por alumnos del Master in Sustainable Tourism Management of Resources and Destinations, en el que se destacan algunas de las medidas que han tomado los gobiernos del mundo, Latinoamérica y Colombia. Se han promulgado restricciones de viaje a nivel global, el distanciamiento social se ha convertido en la nueva norma y el turismo se considera actualmente una actividad imprudente y peligrosa.

Accesibilidad

No obstante, es importante recordar que anteriormente el interés y la accesibilidad a los vi ajes estaba en aumento, siendo un sector prometedor y muy relevante. Aunque es posible que la industria del turismo no pueda cumplir con sus proyecciones originales para 2030, también es factible que vuelva a cobrar protagonismo, especialmente si los profesionales y las empresas crean o siguen nuevos modelos que se basen en patrones post pandémicos y cambios de pensamiento.

Antes del COVID-19, se esperaba que el sector alcanzara los 1.800 millones de llegadas internacionales en todo el mundo para 2030 con un aumento de 3,3% anual entre 2010 y 2030.

“Colombia es un país en el que el turismo se ha convertido en un motor de la economía. Según datos de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), el número de turistas internacionales en Colombia ha tenido un crecimiento promedio del 5% en los últimos 10 años. Esto ha abierto nuevas posibilidades de inversión y apoyo a las comunidades en las diferentes regiones” expresó al respecto, Juan Henao Bradford, uno de los autores del informe y colaborador Iditur de Ostelea.

De hecho, en 2019, Colombia recibió 3.9 millones de turistas, lo que representa $6.6 mil millones de dólares en ingresos como lo informó la Organización Mundial del Turismo este año, eso equivale al 2.1% del PIB. Esta cifra supera los ingresos combinados de las exportaciones de flores, café y banano.

 

Productividad y empleo

Para el experto, el crecimiento turístico del país tiene un gran peso en la economía del país. En cuanto a la estructura productiva, según el Centro de Información Turística de Colombia, en 2018 había 30.008 prestadores de servicios turísticos registrados en el país. Estos incluyeron: agencias de viajes y alojamiento, entre otros; y no contabilizó las empresas de transporte aéreo.

De estos, el 95% eran pequeñas empresas (0-20 empleados), el 4% medianas empresas (21-100 empleados) y solo el 1% eran grandes empresas (más de 100 empleados). Además, había mil quinientos guías turísticos registrados.

MinCit informó que 183.861 personas estaban empleadas directa y formalmente en el turismo. A esto hay que agregar que el sector del transporte aéreo empleó a 71.000 personas en el país prepandémico, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA 2020). Es importante señalar que estas cifras concretas solo muestran los empleos directamente vinculados al sector turístico y no cuentan los empleos indirectos a los que contribuye el sector, que son muchos más.

 

En el período de enero a septiembre de 2019 las llegadas internacionales crecieron 4% a nivel mundial

Compartir